La tristeza del último viaje de Machado hacia ninguna parte

Antonio Machado vivió las últimas semanas de su vida hundido en un inmenso dolor, provocado por la amargura de la derrota política y espiritual. Es un dolor que tuvo alojado en el alma y no le abandonó hasta su muerte. La noche que se marchó de Barcelona camino del exilio, supo que esas imágenes de destrucción y muerte que veía por las calles serían las últimas que iba a tener de España, y las llevaría grabadas en su mente, junto al recuerdo de una vida marcada por la poesía, las ciudades en las que habitó, el amor y su sentimiento republicano.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00