Las Brigadas Internacionales en Albacete

Albacete es una provincia famosa por varias cosas, entre ellas sus navajas o por su población, curiosamente mayor que la de la capital de Castilla La Mancha, Toledo; pero, por alguna razón, lo que no es tan conocido es que fue la sede de las Brigadas Internacionales durante la Guerra Civil española.

Las Brigadas Internacionales fueron unidades militares de voluntarios internacionales de más de cincuenta países que participaron en la Guerra Civil en el bando republicano. Se calcula que hubo entre 30 000 y 40 000 brigadistas, la mayoría de organizaciones de la órbita comunista, en aquel momento en conflicto directo con el fascismo (representado especialmente por la Alemania nazi). Participaron en muchas batallas clave del conflicto, como la del Jarama, Belchite, Brunete, Teruel o Aragón, y muchos de ellos fueron apresados por el bando sublevado y llevados a campos de concentración, en especial al de San Pedro de Cardeña, en Burgos, donde los sometieron a los experimentos de Antonio Vallejo-Nájera. Una de las Brigadas más famosas fue el llamado Batallón Lincoln, formado por voluntarios estadounidenses, y en el que se inspiró Ernest Hemingway para escribir Por quien doblan las campanas

En España, la sede de las Brigadas se fijó en la base aérea de Los Llanos, ligeramente al sur de la actual ciudad de Albacete, gracias a su lejanía de los frentes y de las grandes ciudades y a sus buenas comunicaciones, pero muchos de sus cuarteles y oficinas se encontraban en la propia ciudad, y en otras cercanas como Almansa, Chinchilla, La Roda o Tarazona de La Mancha. Gracias al paso de todos estos soldados voluntarios y su acuartelamiento en la provincia, Albacete recibió el sobrenombre de la «Babel de La Mancha». Allí, el líder comunista francés André Marty, secretario general de la Tercera Internacional, coordinó, alojó y entrenó a todos los brigadistas que llegaban a España. En Albacete se formaron cinco brigadas entre octubre de 1936 y enero de 1937. 

Albacete recibe a los brigadistas en 1936. Fuente: Memoria de Albacete/Archivo Fotográfico IEA
Monumento a las Brigadas Internacionales en la Plaza de la Universidad de Albacete. Fuente: Memoria de Albacete.

El 21 de septiembre de 1938, ante el debilitamiento del bando republicano y el fracaso del Comité de No Intervención, el presidente del Gobierno, Juan Negrín, decretó la retirada de las Brigadas Internacionales del país, confiando en que el bando sublevado haría lo mismo – los brigadistas fueron despedidos con honores de diversas ciudades españolas, pero su retirada fue uno de los factores que contribuyeron a la derrota republicana en la Guerra Civil. Albacete fue muy vapuleada durante la Guerra Civil, puesto que fue bombardeada en diversas ocasiones: el 19 de febrero de 1938 por la Legión Cóndor, causando 150 víctimas mortales. Muchos edificios albaceteños todavía conservan las huellas de los proyectiles de los sublevados, pero los brigadistas también dejaron su marca: el Monumento a las Brigadas Internacionales, que se inauguró en 1996 en la Plaza de la Universidad, recuerda los esfuerzos de estos combatientes.

Desfile de las Brigadas por la Calle Ancha de Albacete celebrando su primer aniversario. Fuente: Memoria de Albacete/CEDOBI-UCLM.
Impactos de metralla del bombardeo de la Legión Cóndor en las verjas de la Diputación Provincial de Albacete. Fuente: Blog Vanessa Landete. 
Si te gusta nuestro trabajo, la mejor manera de disfrutarlo de una manera completa es suscribirte. Recibirás en casa nuestra revista en papel acompañada de marcapáginas ilustrados y obtendrás ventajas digitales, como leer la revista en nuestras apps o acceder a todos los contenidos en la página web.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00