Sir Arthur Evans y Cnosos: el descubrimiento de la civilización minoica

Los comienzos de las disciplinas científicas no fueron fáciles y la arqueología no fue ninguna excepción.

El final del siglo XIX y el comienzo del siglo XX se caracterizaron por monumentales hallazgos arqueológicos que revolucionaron el conocimiento e interés por el mundo antiguo: Troya y Micenas, excavadas por Heinrich Schliemann en 1870; la tumba de Tutankamón, descubierta por Howard Carter en 1922; o el descubrimiento de Cnosos, en Creta, por Sir Arthur Evans. Las consideraciones éticas de la arqueología del siglo XIX tenían poco o nada que ver con las actuales y estos arqueólogos pioneros son, en ocasiones, figuras muy polémicas.

Palacio de Cnosos. Fuente: Crete Private Tours. 

Sir Arthur Evans tenía formación en historia, habiéndose graduado en Oxford en 1874, pero sus intereses siempre se centraron en el mundo antiguo. Viajó y excavó extensivamente por toda Europa hasta decidirse a investigar el yacimiento de Cnosos, en la isla de Creta, por aquel entonces bajo control otomano. Cnosos ya había sido identificado como un yacimiento clave en 1878 por Minos Kalokairinos, y Evans se vio atraído por unos sellos de arcilla con unas curiosas inscripciones que parecían ser un desconocido idioma cretense. Las excavaciones se iniciaron en 1901 y superaron todas las expectativas del arqueólogo. 

Lo que Evans descubrió fue un complejo palacial de 14 000 m2 habitado entre los años 1900-1100 a. C. con un laberíntico entramado de calles, patios y estancias en un extraordinario estado de conservación. Evans bautizó esta nueva cultura como ‘minoica’, en honor al mítico rey cretense Minos, que había encerrado al Minotauro en un laberinto bajo su palacio, y dedicó el resto de su vida a estudiar este yacimiento. Muchos de sus esfuerzos contribuyeron a notables avances en la arqueología cretense, como la identificación de los silabarios del Lineal A y Lineal B y el posterior desciframiento de este último por los filólogos Michael Ventris y John Chadwick en 1956, pero hubo otras áreas en las que tuvo menos suerte.

Tablilla de arcilla con un texto en Linear B, que resultó ser una forma muy inicial de griego, empleada por los micénicos. Fuente: Science Photo Library. 

En 1922, Evans, que había comprado la propiedad del yacimiento entero a los turcos, decidió reconstruir y repintar partes del palacio para recrear lo que fue en época minoica, con más o menos acierto según sus críticos. En particular destacan los frescos, muchos de ellos conservados excepcionalmente casi íntegros, mientras que otros fueron reconstruidos por Evans y Émile Gilliéron Sr. y Jr. basándose en suposiciones y comparaciones con otras culturas próximas. Otro fallo de Evans fue el llamado ‘salón del trono’, cuyos frescos también fueron completamente reconstruidos. Esta sala no debió de ser un salón del trono, sino una estancia de significado religioso, posiblemente ligada a la presencia de una sacerdotisa. 

Fresco llamado El recogedor de azafrán, reconstruido por Evans y los Gilliéron. Se ha probado que originalmente representaría a un mono, no a un chico. Fuente: Pinterest.
El llamado ‘salón del trono’ del palacio de Cnosos. Fuente: Wikimedia Commons.

Es injusto juzgar a Evans, un pionero de la arqueología del siglo XX, con una visión moderna: tomó decisiones erróneas y en ocasiones cuestionables, pero su influencia en el avance de la arqueología de Grecia es incuestionable y abrió el camino para muchos de los que vinieron después. 

Bibliografía

Chadwick, J. (1958, ed. 2014), The Decipherment of Linear B, Cambridge University Press.

Gere, C. (2009), Knossos and the Prophets of Modernism, The University of Chicago Press.

Marinatos, N. (2020), Sir Arthur Evans and Minoan Crete: Creating the Vision of Knossos, Bloomsbury. 

Si te gusta nuestro trabajo, la mejor manera de disfrutarlo de una manera completa es suscribirte. Recibirás en casa nuestra revista en papel acompañada de marcapáginas ilustrados y obtendrás ventajas digitales, como leer la revista en nuestras apps o acceder a todos los contenidos en la página web.

1 comentario en «Sir Arthur Evans y Cnosos: el descubrimiento de la civilización minoica»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00