Lord Byron y la independencia griega

¿Qué tienen en común El vampiro, de John William Polidori, y el barrio de Vyronas, al este de Atenas? La respuesta es una de las figuras más controvertidas, memorables e ineludibles del siglo XIX: George Gordon Byron, más conocido en el imaginario popular como Lord Byron.

Si bien la relación entre Byron y Polidori es más conocida, gracias a aquella apuesta que hicieron con Percy y Mary Shelley la tormentosa noche de verano en la que nació Frankenstein, ¿por qué llevaría un barrio de Atenas el nombre de un aristócrata británico? La respuesta a esta segunda pregunta es tan curiosa e inesperada como la vida del propio Lord Byron.

Lord Byron, por Thomas Philipps (c. 1835). Fuente: Wikimedia Commons/National Portrait Gallery

La Guerra de Independencia Griega duró desde febrero de 1821 hasta el 14 de septiembre de 1829, cuando se firmó el Tratado de Adrianópolis, según el cual, tras haber sido derrotado por Rusia, el imperio otomano aceptaba concederle a Grecia la independencia total. Fue una guerra larga y compleja, que no solo contó con enfrentamientos entre griegos y turcos, sino también con numerosos conflictos en el seno de los revolucionarios griegos. Estos últimos recibieron ayuda de diversas potencias europeas: el Imperio Ruso, Reino Unido y el entonces Reino de Francia. Por toda Europa, la lucha de Grecia contra sus opresores otomanos fue tomada como un símbolo de la lucha por la libertad y la justicia, un sentimiento espoleado por los nacionalismos que en ese momento surgían en el continente y por el Romanticismo.

Uno de los principales exponentes europeos del Romanticismo fue sin duda Lord Byron, que creó los arquetipos del héroe byroniano y del poeta atormentado. Byron fue un ardiente defensor de la causa griega desde el principio: a comienzos de siglo, se opuso firmemente a que Thomas Bruce, conde de Elgin, se llevara los mármoles del Partenón a Londres, y montó en cólera al ver los espacios vacíos cuando visitó el monumento en Atenas. Así pues, en marzo de 1823 fue nombrado miembro del Comité de Londres para la independencia griega y enviado a Grecia para ayudar en sus esfuerzos militares, con bastante menos éxito del que nos podríamos imaginar.

Byron fue recibido como un héroe por los griegos y diversas facciones trataron inmediatamente de reclutarlo a su causa, como las de Petros Mavromichalis o Theodoros Kolokotronis, pero finalmente Byron se unió a Alexandros Mavrokordatos, que luego sería primer ministro de la Grecia independiente. Sus comienzos fueron complicados: para financiar la guerra y las reparaciones necesarias para la flota griega, Byron tuvo que vender una de sus mansiones en Inglaterra, y se enfrentó a numerosos casos de chantaje y sobornos. Para empezar, al llegar a Mesolongi, los soldados que debían marchar con él contra la fortaleza otomana se negaron a luchar si no les pagaban más, y los propios albanos de la fortaleza se ofrecieron a rendirse si les sobornaban.

El recibimiento de Lord Byron en Mesolongi, por Theodoros Vryzakis (c. 1861). Fuente: Wikimedia Commons/Galería Nacional de Atenas. 

En febrero de 1824, Byron y Mavrokordatos planearon atacar la fortaleza otomana de Naupacto (más conocida como Lepanto, donde Cervantes famosamente perdió la movilidad de un brazo), pero, antes de que la batalla comenzara, Byron cayó enfermo y las sucesivas sangrías que le hicieron solo lograron debilitarlo, hasta que murió de fiebre en Mesolongi el 19 de abril de 1824.

El éxito de Byron en Grecia es, cuanto menos, discutible, puesto que no ganó batallas significativas ni logró unir a los griegos en una facción unificada, pero se ganó una fama imperecedera, a la manera de los héroes homéricos y de la antigua fórmula griega de la virtud y de la kalogathia.

Monumento a Lord Byron en Atenas, en la avenida Vasílissa Olgas. Fuente: Wikimedia Commons.
Si te gusta nuestro trabajo, la mejor manera de disfrutarlo de una manera completa es suscribirte. Recibirás en casa nuestra revista en papel acompañada de marcapáginas ilustrados y obtendrás ventajas digitales, como leer la revista en nuestras apps o acceder a todos los contenidos en la página web.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00