Cleopatra Selene: la reina egipcia de Mauritania

Ocho Cleopatras hubo en la historia del Egipto ptolemaico: la primera de ellas, entre los siglos III y II a. C., fue la hija de Antíoco III el Grande, rey de Siria, y esposa de Ptolomeo V, y la más famosa de ellas fue la séptima, amante de Julio César y Marco Antonio. Pero, si Cleopatra VII fue la última reina de Egipto, ¿quién fue Cleopatra VIII?

Si bien el vástago más famoso de Cleopatra VII fue Cesarión (también llamado Ptolomeo XV Filópator Filómetor César), hijo de Julio César, con Marco Antonio tuvo a dos mellizos, Cleopatra Selene y Alejandro Helios, nacidos ambos en el verano del año 40 a. C. El reconocimiento de Marco Antonio de la legitimidad de los mellizos junto con la donación de enormes terrenos que les hizo (con tan solo siete años, Cleopatra Selene fue nombrada reina de la Cirenaica y de Libia) no sentó nada bien en Roma; esto, unido a su adopción de comportamientos y ropajes reales y su divorcio de Octavia, la hermana de Octaviano (el futuro Augusto), para casarse con Cleopatra, hizo que, en el 32 a. C., Octaviano y el Senado les declararan la guerra a Marco Antonio y Cleopatra.

El encuentro de Antonio y Cleopatra, por Lawrence Alma-Tadema (1885). Fuente: Wikimedia Commons
Busto de mármol de una reina ptolemaica, posiblemente Cleopatra VIII o Cleopatra VIII, actualmente en el Museo Arqueológico de Cherchell, Argelia. Fuente: Wikimedia Commons

Tras la derrota de sus padres en Accio, Cleopatra y Alejandro fueron llevados a Roma, no sin antes ser paseados, atados con enormes cadenas de oro, como un botín de guerra en el triunfo que Augusto celebró a su regreso a la capital. A Alejandro Helios se le pierde la pista aquí (Cesarión fue supuestamente asesinado por Augusto al ser el único capaz de reclamarle el título de heredero de César), pero sabemos que Selene fue puesta a cargo de Octavia, la hermana de Augusto (algo que posiblemente no le sentara demasiado bien, al ser la hija que su marido tuvo con su amante), y en el 25 a. C. se la casó con el rey Juba II de Numidia. Poco tiempo después, Augusto les concedió el recién creado reino cliente de Mauritania, haciendo a Cleopatra Selene soberana de un territorio que incluía el actual Magreb, Túnez, Libia y Marruecos. 

Busto de mármol de Cleopatra VIII Selene, actualmente en el Museo Arqueológico de Cherchell, Argelia. Fuente: Wikimedia Commons.

Juba era un rey intelectual, muy romanizado, y la pareja tuvo dos hijos. Gobernaron durante dos décadas, convirtiendo a Numidia y Mauritania en regiones muy prósperas, ricas y cultas gracias a la influencia de la corte alejandrina que Selene se llevó consigo. Nombraron su capital Cesarea, en honor a Augusto, pero su ciudad más famosa fue Volubilis, cuyas ruinas demuestran lo espectacular que debió ser en su momento. Selene y Juba tuvieron un hijo, Ptolomeo de Mauritania, que sería más tarde ejecutado por Calígula. La reina murió a los 35 años y, parece ser, su muerte coincidió con un eclipse lunar, aumentando la fama de la última de los Ptolomeos.

Mausoleo de Juba II y Cleopatra Selene en Tipaza, Argelia. Fuente: Wikimedia Commons.

Con Alejandro Helios y Cleopatra Selene murió la última dinastía de faraones de Egipto y uno de los reinos macedonios más importantes del mundo antiguo, pero Cleopatra merece ser recordada por derecho propio gracias a la influencia que tuvo sobre los reinos del norte de África y en las cortes númida y mauritana. 

Si te gusta nuestro trabajo, la mejor manera de disfrutarlo de una manera completa es suscribirte. Recibirás en casa nuestra revista en papel acompañada de marcapáginas ilustrados y obtendrás ventajas digitales, como leer la revista en nuestras apps o acceder a todos los contenidos en la página web.

1 comentario en «Cleopatra Selene: la reina egipcia de Mauritania»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00