Motilla del Azuer: un fuerte de hace 4000 años

¿Está la puerta a la Atlántida en Daimiel (Ciudad Real), como James Cameron aseguró en 2017? Probablemente no, pero lo que sí que hay allí es algo infinitamente más interesante que el fantasioso mito de Platón: una de las fortificaciones más antiguas y complejas de la península ibérica, Motilla del Azuer, construida hace cuatro mil años.

Igual que en la arqueología del mundo árabe a las elevaciones artificiales del terreno para la construcción de edificios se las denomina tell o en la arqueología turca höyük, en la arqueología castellana tenemos nuestro propio término: motillas. Las motillas fueron asentamientos fortificados propios del llamado Bronce Manchego o Cultura de las Motillas (2200-1300 a. C.), que se localizaba en las provincias de Ciudad Real, Albacete, Toledo y Cuenca. La más famosa e impresionante de estas motillas es la Motilla del Azuer, en el municipio de Daimiel; una fortificación de 11 metros de altura con varias murallas concéntricas que protegen el yacimiento. En su interior ya se habían encontrado enormes silos (de 6 m2) para trigo y cebada, hornos para cerámica y metalurgia, cabañas para las reses, mayormente ovejas y cabras, y, lo que es más impresionante, el pozo más antiguo de España y posiblemente de Europa.

Vista cenital de la Motilla del Azuer. Fuente: La Mancha Denominación de Origen.

Durante la Edad de Bronce Manchega se produjo una sequía que duró casi seiscientos años, obligando a la población a asentarse en las vegas de los ríos o cerca de acuíferos y a defender a capa y espada sus escasas reservas de agua. Esto explica los muros ciclópeos de la Motilla del Azuer y el pozo de casi 16 metros de profundidad (documentados, por lo que podría ser incluso más profundo) que se halla en el patio trapezoidal central, que perforaba las terrazas aluviales del cercano río Azuer hasta llegar al nivel freático. Es la estructura hidráulica más antigua documentada en la península ibérica. 

Vista del interior y del pozo de la Motilla. Fuente: Wikimedia Commons/Ángel M. Felicísimo.

La Motilla del Azuer ha vuelto a ser noticia en agosto de 2021 por la primera excavación de una de las viviendas adyacentes al yacimiento. El núcleo fortificado no era excesivamente grande y sus enormes murallas servían para proteger aquello de más valor para sus habitantes, por lo que los espacios habitacionales y los enterramientos se encuentran fuera del mismo. Aparte de útiles de la vida diaria, esta excavación ha permitido calcular que la población de la Motilla estaría en torno a los cien individuos y comprobar que, al contrario que otras culturas del Bronce, en Azuer los muertos eran enterrados dentro de las casas, inhumados en una postura encogida o en vasijas en el caso de los niños. Las futuras excavaciones del área exterior de la Motilla deberían revelar mucho más sobre la vida diaria y la economía de estas gentes.

Excavaciones en las viviendas de la Motilla en agosto de 2021. Fuente: Wikimedia Commons/Gobierno de Castilla-La Mancha.
Enterramiento de un adulto en la Motilla. Fuente: conocelamancha.es.

No hace falta irse tan lejos como la Atlántida para maravillarse con el patrimonio que es la Motilla del Azuer, una joya de ingeniería y arquitectura prehistórica sin parangón que tenemos a la vuelta de la esquina y de la que todavía podemos aprender mucho. 

Si te gusta nuestro trabajo, la mejor manera de disfrutarlo de una manera completa es suscribirte. Recibirás en casa nuestra revista en papel acompañada de marcapáginas ilustrados y obtendrás ventajas digitales, como leer la revista en nuestras apps o acceder a todos los contenidos en la página web.

1 comentario en «Motilla del Azuer: un fuerte de hace 4000 años»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00