La sarisa macedonia: el arma más larga de la Antigüedad

Alejandro Magno fue posiblemente el conquistador más admirado de la historia occidental. Envidiado por el mismísimo César, que, según Plutarco, se lamentaba de que a su edad Alejandro ya gobernara sobre tantísimos pueblos, mientras que él apenas había hecho nada de valor, Alejandro llevó al reino de Macedonia a su mayor época de gloria, subyugó a la Grecia continental y comenzó una campaña por Asia que lo llevaría desde Turquía y Egipto hasta India, cambiando la faz de la tierra para siempre. La clave de sus victorias fue un nuevo tipo de armamento que supuso un cambio tan radical como extravagante en la forma de guerrear: la sarisa.

Por mucho que la película de Troya quiera hacernos querer lo contrario, los griegos no luchaban con espadas, sino con unas lanzas cortas llamadas dory; la espada era un último recurso. Estas dory medían entre 2 y 3 metros y servían para luchar en la falange hoplítica, en combinación con el escudo, el hoplon, que cubría la mayor parte del cuerpo del hoplita. La falange macedonia y la sarisa revolucionaron este concepto. Filipo II, tradicionalmente considerado como el autor de esta revolución militar, alargó la lanza hasta los 6 metros (en momentos posteriores llegaría a medir ¡7 m!). Esto conllevó un aumento de peso y, por lo tanto, una reducción en el tamaño del escudo (pelte). La nueva falange macedonia debía funcionar como un reloj: la menor fisura en las filas dejaría a los soldados totalmente indefensos, puesto que el tamaño de la sarisa impediría que pudieran reaccionar con soltura o pelear cuerpo a cuerpo.

De esta manera, iniciando una nueva política militar impulsada por este nuevo armamento, Filipo profesionalizó el ejército macedonio: ya no estaría formado, como en la Grecia continental, de campesinos que tomaban las armas en tiempos de necesidad, si es que podían costeárselo; en Macedonia los soldados recibían un salario y el rey les financiaba el armamento, de modo que podían dedicarse a entrenar sin preocuparse por su sustento. Esto dio pie a un ejército imparable, que atacaba de forma milimétrica y al que era imposible alcanzar gracias al muro de puntas de lanza que creaban las sucesivas filas de falangitas con sarisas. 

Recreación moderna de un falangita macedonio con una sarisa. Fuente: hetairoi.de. 
Reconstrucción de una falange macedonia. Fuente: tagmata.it. 

El ejército macedonio de Filipo y Alejandro barrió Grecia en la batalla de Queronea (338 a. C.) y más tarde en Asia, en las batallas de Issos (333 a. C.) y Gaugamela (331 a. C.). La sarisa se mantuvo como la reina y señora de la guerra helenística durante casi dos siglos, hasta la irrupción de Roma en Oriente, cuando tanto esta lanza como el ejército macedonio serían derrotados en la batalla de Cinoscéfalas en el 197 a. C., pero el legado de Alejandro y de su imparable ejército habían alcanzado para entonces una fama imperecedera. 

Mosaico de la batalla de Issos. Fuente: Wikimedia Commons.
Paseo marítimo de Tesalónica, con una estatua de Alejandro Magno acompañada de varias sarisas a tamaño natural. Fuente: Wikimedia Commons. 

Bibliografía

Connolly, P. (2019), La guerra en Grecia y Roma, Desperta Ferro Ediciones. 

Quesada Sanz, F. (2008), Armas de Grecia y Roma, La esfera de los libros.

Sekunda, N. V. (2014), “La reforma de la infantería en el s.IV a.C.: de Ifícrates a la falange macedonia”, Desperta Ferro nº. 21, pp. 12-18.

Si te gusta nuestro trabajo, la mejor manera de disfrutarlo de una manera completa es suscribirte. Recibirás en casa nuestra revista en papel acompañada de marcapáginas ilustrados y obtendrás ventajas digitales, como leer la revista en nuestras apps o acceder a todos los contenidos en la página web.

1 comentario en «La sarisa macedonia: el arma más larga de la Antigüedad»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00