Israel y Palestina: vecinos por la Gracia de Dios

«El político debe ser capaz de predecir lo que va a ocurrir mañana, el mes próximo y el año que viene, y de explicar después por qué no ha ocurrido», diría en alguna ocasión Winston Churchill.

Muchas explicaciones tuvieron que dar los políticos del Imperio británico a sus aliados de Oriente Medio una vez finalizada la Primera Guerra Mundial. Por una parte, habían prometido la independencia a los árabes, quienes, una vez liberados del Imperio otomano, podrían crear un gran Estado árabe que abarcara toda la región. Al mismo tiempo, los estrategas británicos consiguieron el apoyo de los judíos tras firmar la Declaración Balfour (1917), en la que aseguraban que se crearía un hogar para l...

Contenido para suscriptores
Suscríbete y obtén acceso a todos nuestros contenidos.
Por 20 € al año tendrás acceso completo, nuestra revista en papel y más ventajas. Suscripción digital por 12 € al año. Si ya eres suscriptor, inicia sesión en el formulario de abajo.

 

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00