Janet Parker y la viruela

Portada del periódico Birmingham Evening Mail que incluye la información del fallecimiento de Janet Parker por viruela el 11 de septiembre de 1978.
Reflexionamos sobre la última víctima de la viruela, Janet Parker, y la importancia de las vacunas para erradicar enfermedades.

En esta revista hemos hablado en varias ocasiones sobre la importancia de las vacunas para la erradicación o contención de enfermedades. Justo en este número hablamos sobre la expedición que, a principios del siglo XIX, ya tenía el propósito de luchar contra la viruela en diferentes territorios bajo dominio español, especialmente en América y Filipinas. También en el número 19, el médico y divulgador Pedro Frontera Izquierdo publicó un texto sobre cómo se consiguió erradicar esta enfermedad, en el que llegaba hasta el momento en el que se cumplió el objetivo, en 1980.

Portada del periódico Birmingham Evening Mail que incluye la información del fallecimiento de Janet Parker por viruela el 11 de septiembre de 1978.
Portada del periódico Birmingham Evening Mail que incluye la información del fallecimiento de Janet Parker por viruela el 11 de septiembre de 1978.

La imagen que aquí tenemos es de 1978, año en el que se contabilizaron sus últimas víctimas mortales. Se trata de la portada del 11 de septiembre de un periódico de Birmingham, que informa del fallecimiento de Janet Parker. Había nacido en 1938 y era una fotógrafa que trabajaba en la Escuela de Medicina de esa ciudad, la segunda más poblada del Reino Unido.

Su puesto de trabajo estaba muy cerca del laboratorio de microbiología, donde se investigaban enfermedades infecciosas y había cultivos de viruela. Ingresó en agosto en el hospital con fiebres y erupciones en la piel, que pronto se revelaron como las reconocibles pústulas de la viruela. Murió 17 días después de ingresar. Su padre falleció de un ataque al corazón en el transcurso de su ingreso hospitalario, y su madre también se contagió, aunque sobrevivió. Otra víctima de este proceso fue Henry Bedson, director del laboratorio, que trató suicidarse y falleció días después a consecuencia de los daños de dicho intento.

Como narró Pedro Frontera en su artículo, la investigación que se realizó sobre la muerte de Parker concluyó que una incorrecta manipulación del virus fue la causante de que Parker se contagiara, algo que se produjo a través de un conducto de aire. Aparte de éste, se descubrieron otros importantes fallos de seguridad.

Sirva el caso de Parker para recordar que no es nada sencillo erradicar una enfermedad y que, aun estando cerca de lograrlo, pueden suceder errores, de los que, sin duda, la ciencia también aprende. Las cifras de fallecidos, además de ser una estadística, esconden auténticas tragedias, como la que se vivió en la familia de Janet Parker en 1978. 

Si te gusta nuestro trabajo, la mejor manera de disfrutarlo de una manera completa es suscribirte. Recibirás en casa nuestra revista en papel acompañada de marcapáginas ilustrados y obtendrás ventajas digitales, como leer la revista en nuestras apps o acceder a todos los contenidos en la página web.

Acerca del autor

Álvaro López Franco

Álvaro López Franco

Periodista. Director de 'Descubrir la Historia'. Mi ámbito de especialización es la historia contemporánea y la historia de la comunicación social, periodos en los que centro mi actividad investigadora.

Añadir comentario

Haga clic para publicar un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Número actual

Boletín