Fortaleza Boyen. Arquitectura fortificada prusiana en el corazón del lago Masuria

Recreación histórica. Evento ‘Operación Boyen’. (Tomasz Karolski).
Seguimos nuestro recorrido por el patrimonio de carácter defensivo en Europa, de la mano de la red europea creada por Forte Cultura. En esta ocasión, nos desplazamos hasta la Fortaleza Boyen, en Giżycko (Polonia).

La fortaleza Boyen en Giżycko (antigua Lötzen) se construyó a partir de 1844 para asegurar las fronteras de la provincia de Prusia oriental contra posibles amenazas del este y se amplió mediante un sistema de fortificación en los años siguientes.

La barrera natural de los grandes lagos de Masuria dejaba sólo unos pocos y cómodos pasajes este-oeste. Lötzen tenía una ubicación estratégicamente importante en el centro de los lagos, que ya fue utilizada por grandes fuerzas de desembarco durante la Segunda Guerra Nórdica para la primacía sobre los Estados Bálticos (1655-60) y, más tarde, las Guerras de la Coalición (1807) y durante la conquista de Rusia por Napoleón en 1812.

A principios del siglo XIX, el Imperio alemán comenzó a considerar la posibilidad de asegurar la frontera prusiana oriental contra posibles amenazas del este, y Lötzen estaba en el punto de mira. Con el enfriamiento de las relaciones diplomáticas con Rusia no quedó ninguna renuencia. El 4 de septiembre de 1844 a las 6 de la tarde, por orden del rey Federico Guillermo IV, se colocó la primera piedra para construir la fortaleza de Boyen. Hasta 1860 se construyó un fuerte de barrera de artillería prusiano con seis bastiones, que ofrecía espacio para hasta 2.500 soldados.

Las nuevas fortalezas prusianas en forma de estrella fueron diseñadas por el general Ernst Ludwig von Aster y el coronel Johann von Bree-Winiary. Tres de los seis bastiones de la fortaleza fueron nombrados en honor al General de Boyen: Hermann, Ludwig, Leopold y tres fueron nombrados en honor a los símbolos del escudo familiar: Espada, Justicia y Luz. Cuatro puertas con nuevos elementos góticos permitían el acceso. En el interior de la fortaleza se encuentran numerosos edificios funcionales y con carácter económico y administrativo como el cuartel de tres plantas, la panadería, la provisión de pólvora, los talleres de maestros de armas, etc.

Un muro de Carnot de 2303 metros de largo y 5 metros de alto con almenas rodeaba la fortaleza. Delante y detrás estaban el muro interior y el exterior, separados por zanjas sin agua. Otros elementos eran los bastiones de casamatas, las perreras de artillería en los cuellos de los bastiones y la caponera en la puerta de Lötzen. A partir de alrededor de 1870, un largo proceso de extensas obras de modernización comenzó a reforzar la fortaleza como reacción al rápido desarrollo de la técnica armamentística y la introducción de granadas explosivas. Se fortificaron adicionalmente los muros y las murallas, se cubrieron las bóvedas con hormigón, se construyeron almacenes y refugios para la infantería y se instalaron torres de vigilancia de infantería giratorias y blindadas.

A partir de principios del siglo XX, comenzó la construcción de puestos de campaña para asegurar el lugar y la región.

Hasta alrededor de 1913 hubo constantes medidas de modernización y una reconstrucción paulatina del fuerte original para convertirlo en un poderoso sistema de defensa de artillería. Antes de la Primera Guerra Mundial, se construyeron enormes puestos de campaña en el cinturón del lago alrededor de Lötzen, la llamada posición del lago Masuria.

Durante la Primera Guerra Mundial se produjeron muchas batallas en Lötzen y sus alrededores, que fueron enfrentadas con éxito. En septiembre de 1914, tuvo lugar la primera batalla en los lagos Masuria en la que Rusia fue derrotada por las tropas alemanas. La fortaleza Boyen era una importante base, y piedra angular del frente de Prusia oriental. Después de eso, los puestos de campaña se ampliaron a 255 edificios de hormigón y resistieron todos los ataques rusos. Al final de la Primera Guerra Mundial, Boyen se convirtió en un símbolo de la resistencia alemana y personalidades famosas del Reich alemán visitaron este lugar, entre otros el emperador Guillermo II, el príncipe Joachim de Prusia o el almirante Tirpitz.

Las obras en la frontera sur y este de Alemania fueron excluidas de las demandas de desarme de los aliados que vencieron en la Primera Guerra Mundial. La fortaleza Boyen se conservó cuidadosamente en el periodo de entreguerras y sirvió como lugar de entrenamiento simbólico, visitado por famosos generales prusianos como Hindenburg y Ludendorff.

A partir de 1936 los puestos de campaña se fortificaron aún más. En la Segunda Guerra Mundial el área fortificada de Lötzen sirvió para asegurar la retaguardia en el frente oriental. Con los complejos de búnkeres Wolfsschanze, Mauerwald y Hochwald se desarrollaron numerosas posiciones de liderazgo de las fuerzas armadas en el norte de Giżycko.

Con los progresivos éxitos de las fuerzas soviéticas y el traslado gradual del frente oriental a Alemania, Lötzen se fortificó aún más como un lugar importante y se equipó con personal, armas y provisiones a finales de 1944. El frío invierno produjo gruesas capas de hielo en los lagos Masuria sobre las que incluso los tanques podían desplazarse. Eso allanó el camino para la ofensiva rusa. Lötzen perdió buena parte de su valor defensivo sin sus barreras naturales. El lugar fue evacuado, excepto algunos pocos defensores, y fue conquistado tras breves batallas el 26 de enero de 1945.

Hasta 1956 la fortaleza fue un lugar de entrenamiento del ejército polaco y una base para el desminado y la voladura sistemática de los puestos de campaña. En 1957 la fortaleza Boyes fue retirada del servicio y entregada a la administración civil. En 1973 fue clasificada como monumento, pero también estuvo expuesta a numerosos robos y ataques incendiarios. A partir de 1993, la asociación de entusiastas de la fortaleza Boyen inició los primeros trabajos de conservación.

Sentir y tocar la fascinante historia en uno de los paisajes más atractivos de Europa

Desde 2009 este lugar es gestionado por el Giżyckie Centrum Kultury (centro cultural de Lötzen) que dotó al espacio de valor turístico.

La fortaleza Boyen y la ciudad Giżycko son en la actualidad puntos turísticos destacados en la región de Masuria, y allí se desarrollancon numerosos eventos culturales. Dispone de un escenario al aire libre y una galería. Los eventos anuales de recreación son espectaculares y atraen cada año a muchos visitantes regionales e internacionales.

En 2019, la fortaleza Boyen se incorporó a la ruta cultural europea de monumentos fortificados FORTE CULTURA. Se puede descubrir más sobre la interesante historia del comparativamente joven sistema de fortalezas en el «País de los 1000 lagos».  

Más información

Sitio web de la ruta cultural: https://www.forte-cultura.eu/en/festungen-en/portraits

Un folleto ampliamente ilustrado por Robert Kempa Fortress Boyen in Lötzen (ISBN-13: 978-8361349167) describe la historia y el desarrollo de la construcción de la fortaleza en detalle.

Información de contacto:

Centro de Información y Promoción
Turística de Giżycko

Wyzwolenia 2, 11-500 Giżycko, Polonia

Correo electrónico: gizycko@onet.eu

Sitio web oficial: https://przewodniktwierdza.gizycko.pl

Si te gusta nuestro trabajo, la mejor manera de disfrutarlo de una manera completa es suscribirte. Recibirás en casa nuestra revista en papel acompañada de marcapáginas ilustrados y obtendrás ventajas digitales, como leer la revista en nuestras apps o acceder a todos los contenidos en la página web.

Acerca del autor

Avatar

Descubrir la Historia

A través de este perfil el equipo de 'Descubrir la Historia' publica comunicados o artículos que no van firmados de manera individual.

Añadir comentario

Haga clic para publicar un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Número actual

Boletín