Víctor Álvarez: «Sin políticas culturales corremos el riesgo de que el patrimonio se convierta en un mero recurso a explotar»

Tenemos la excelente oportunidad de conocer a fondo Cultur Viajes, iniciativa perteneciente a la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico. Víctor Álvarez, director del Área de Turismo y Cultura, nos cuenta en qué consiste esta importante apuesta por el turismo sostenible y la conservación del patrimonio.

Por desgracia, y aquí esta revista toma una clara posición, el turismo se ha convertido en una cuestión, cuanto menos, preocupante. Ya no sólo por la banalización que supone viajar de un lugar a otro, en muchos casos más por el conocido como postureo (subir fotos a las redes sociales, por ejemplo) que para conocer en profundidad un lugar que interesa al viajero. Sino también por el impacto que tiene sobre el patrimonio e, incluso, sobre el medio ambiente.

Pero, afortunadamente, es un fenómeno sobre el que se está reflexionando en los medios y es objeto de debate en las redes sociales, por lo que se genera cierta conciencia de lo que está sucediendo. Y, también debemos dar las gracias a que haya iniciativas que directamente se involucran en dar una respuesta sostenible y razonada al interés que existe por viajar y, al mismo tiempo, trabajar para evitar la masificación, el deterioro del patrimonio y fomentar el conocimiento científico, pero accesible, de la historia.

Uno de estos buenos ejemplos es Cultur Viajes, entidad que forma parte de la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico. Como Descubrir la Historia ha tratado de dar a conocer el trabajo de los historiadores en diferentes ámbitos, desde la investigación a la divulgación, pasando por otras actividades menos conocidas, pero realmente interesantes, como el turismo, decidimos dar voz en estas páginas a Víctor Álvarez, director del área de Turismo y Cultura de dicha Fundación.

Víctor Álvarez es historiador de formación, y desde hace varios años dirige este departamento de una fundación sin ánimo de lucro que lleva cuatro décadas dedicada en cuerpo y alma al patrimonio cultural. Desde su departamento se gestionan proyectos y empresas como el centro expositivo ROM: Románico y Territorio, las publicaciones y cursos de la entidad o la agencia especializada en turismo cultural Cultur Viajes. Reflexionamos con él sobre este sector, las salidas profesionales que ofrece a los historiadores y el enfoque desde el que afrontan su actividad.

Ermita de Gormaz en el viaje al románico soriano.

Álvaro López—¿Cómo llega un historiador a dirigir el Área de Turismo y Cultura de la Fundación Santa María la Real?

Víctor Álvarez—Nací en Aguilar de Campoo y tuve el privilegio de poder estudiar el bachillerato entre los muros del monasterio de Santa María la Real, cuya restauración pocos años antes había sido la gran obra de Peridis y germen de la Fundación. Sin duda, los años que allí pasé fueron claves para despertar en mí una sensibilidad hacia el arte y el patrimonio que me condujo a elegir la licenciatura de Historia como continuación de mi formación. Nada más terminar mis estudios en Salamanca me reencontré de nuevo con el monasterio, esta vez como trabajador de la Fundación y aquí he desarrollado prácticamente toda mi carrera. Empecé como becario y poco a poco he ido recorriendo un largo camino por distintos departamentos, proyectos y actividades hasta recalar en la dirección de una de las cuatro áreas que componen la institución.

ÁL—¿Por qué se interesó por la dimensión turística que puede ofrecer la formación como historiador?

VÁ— En mi caso fue un proceso natural. A mi llegada a la Fundación Santa María la Real comencé a trabajar en el plan Románico Norte, que por aquellos años iniciaba su andadura. Se trataba de un proyecto de intervención realmente innovador con el que conseguimos el premio Europa Nostra, y que unía la intervención restauradora en el patrimonio con la difusión social y turística. Mi labor allí fue precisamente en tareas de comunicación y marketing en torno al patrimonio, lo que marcó la línea a seguir en el resto de mi carrera.

ÁL—¿Cree que es una opción laboral para los licenciados o graduados en Historia que todavía está por explotar?

VÁ— Totalmente. Los estudiantes de carreras como Historia o Historia del Arte, no solo pueden ser profesores o investigadores. Conocer la Historia también puede convertirte en un buen «contador de historias». Pero para ello hay que adquirir una serie de habilidades y técnicas que lamentablemente no se enseñan en las facultades. Creo que ese storytelling aplicado a la difusión del patrimonio es algo que estará en auge en los próximos años y que ayudará a que mejore la interpretación cultural que se da en las visitas turísticas, y, por tanto, a la generación de un turismo cultural de mayor calidad e impacto.

ÁL—¿Hacia dónde va el turismo cultural?

VÁ— Patrimonio y turismo siempre han sido dos magnitudes de difícil encaje, ya que por un lado se enfrenta la lógica del mercado, que tiende al beneficio a corto plazo, con la de un patrimonio cultural que requiere cuidados para su salvaguarda y estrategias políticas de largo recorrido. Sin políticas culturales corremos el riesgo de que el patrimonio se convierta en un mero recurso a explotar, lo que a la larga conduce a problemas de conservación o a la banalización, que ya podemos ver en la interpretación cultural que se da en los free tours [rutas turísticas gratuitas]. Para evitarlo es necesario apostar por la sostenibilidad y por lograr un equilibrio entre las políticas culturales y de desarrollo turístico.

Visita del monasterio de Santa María de Carracedo en su viaje a los Monasterios Gallegos.

ÁL—¿Cuáles son los principios diferenciadores de Cultur Viajes respecto a otras agencias dedicadas al turismo cultural?

VÁ— Cultur Viajes es una de las grandes apuestas de la Fundación, con la que hemos conseguido unir patrimonio y turismo cultural desde una perspectiva de calidad y sostenibilidad. Precisamente la mayor diferenciación es la peculiar vinculación de ambas entidades. La agencia es una empresa propiedad de la Fundación, con la que comparte los mismos objetivos y valores. Nuestras rutas de autor son creadas y conducidas por el equipo de expertos historiadores de la Fundación y finalmente viajando con nosotros también se ayuda a la conservación del patrimonio, pues todos los beneficios de la agencia se destinan a los fines de interés general de la Fundación.

ÁL—¿Qué es lo que más suele gustar a vuestros clientes viajeros de la manera en que organizáis los viajes?

VÁ— La relación con nuestros viajeros es realmente cercana y hay una confianza mutua. Nuestros clientes conocen esa vinculación entre Cultur Viajes y la Fundación y que eso garantiza que nuestras propuestas sean culturalmente excelentes, no solo en la selección de las temáticas y de los lugares a visitar, sino también en la manera en que lo transmitimos. La influencia de la Fundación también se nota en los pequeños detalles que marcan la diferencia y hacen que nuestros viajes sean únicos, como el poder acceder a lugares habitualmente cerrados al público o contar con colaboraciones de lujo durante las rutas. Otro factor muy valorado es que durante los viajes, siempre dos profesionales de la Fundación (un historiador y un organizador) acompañan al grupo, ocupándose de todo para que el viajero solo lo haga de disfrutar. Los viajeros se sienten cuidados y rápidamente se crea un sentimiento de comunidad.

ÁL—¿Cuántos viajes organizáis al año y qué tipo de destinos soléis escoger?

VÁ— Cada año solemos organizar unos quince viajes, tanto nacionales como internacionales. Desde luego, en los viajes por España la estrella es el Románico, auténtica seña de identidad de la Fundación Santa María la Real y aspecto sobre el que tenemos un conocimiento insuperable. Los viajes al extranjero son más variados, y en ellos buscamos destinos donde el patrimonio cultural sea el protagonista, pero combinándolo con otras riquezas de cada región: el patrimonio natural, el vino y la gastronomía, la música… Nuestras principales líneas son los viajes para conocer el patrimonio de Francia e Italia. Contamos también con una línea específica sobre el Mediterráneo Oriental y este año hemos incorporado al catálogo grandes viajes por el Próximo Oriente.

ÁL—Asistimos a un debate sobre la masificación de algunos lugares de interés patrimonial. ¿Tenéis alguna posición respecto a esto?

VÁ— Para nosotros es una cuestión clave. Planteamos nuestros viajes desde una perspectiva de sostenibilidad y para ello seguimos una serie de principios: viajar fuera de las épocas vacacionales habituales, en grupos reducidos y, siempre que es posible, introducir en nuestras rutas lugares patrimoniales de gran interés, pero que están fuera de los tours habituales, preferentemente en zonas rurales. Además siempre contratamos servicios locales para generar economía en las zonas que visitamos, ayudando así a su desarrollo. Y por supuesto nos gusta dedicar a cada monumento el tiempo que se merece, huyendo de las visitas exprés y aportando una información científicamente rigurosa, pero de forma amena y divertida.

Uno de los grupos visitando la región de Provenza. Imágenes cedidas por Cultur Viajes.

ÁL—¿Qué otras actividades desarrolla la Fundación Santa María la Real?

VÁ— Nuestra Fundación desarrolla una actividad variada y compleja, de gran impacto social. En cuanto al patrimonio cultural desarrollamos proyectos y actividades que abordan todas sus facetas: investigación, restauración, conservación preventiva, explotación turística, divulgación… Pero también contamos con un fuerte compromiso social, sobre todo en cuestiones de lucha contra el desempleo y la despoblación o la atención a personas mayores y colectivos desfavorecidos, por poner algunos ejemplos. En conjunto podemos afirmar que partimos del patrimonio, entendido en sentido amplio, para crear proyectos e iniciativas innovadoras capaces de generar desarrollo sostenible en los territorios en los que trabajamos.

Víctor Álvarez.

ÁL—¿Tienen algún proyecto que nos queráis adelantar?

VÁ—En los próximos días verá la luz el resultado de un proyecto europeo que ha liderado Cultur Viajes con la participación de otros socios de España, Portugal, Hungría, Italia y la República Checa. Se trata de Wine&Senses, una iniciativa para la generación de rutas enoturísticas sostenibles por esas regiones, que acercarán a los participantes a un mundo de sensaciones y experiencias alrededor del vino y el patrimonio cultural. También estamos trabajando en nuestro nuevo catálogo para el año 2020.

Si te gusta nuestro trabajo, la mejor manera de disfrutarlo de una manera completa es suscribirte. Recibirás en casa nuestra revista en papel acompañada de marcapáginas ilustrados y obtendrás ventajas digitales, como leer la revista en nuestras apps o acceder a todos los contenidos en la página web.

Acerca del autor

Álvaro López Franco

Álvaro López Franco

Periodista. Director de 'Descubrir la Historia'. Mi ámbito de especialización es la historia contemporánea y la historia de la comunicación social, periodos en los que centro mi actividad investigadora.

Añadir comentario

Haga clic para publicar un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Número actual

Boletín