fbpx

Ágora número 24

El Ágora es la sección de cartas y opiniones de los lectores de 'Descubrir la Historia'. Aquí están los publicados en el número 24 de la revista.

Divulgar, descubrir, para disfrutar

(Fernando Frías Sánchez, La Nucía, Alicante)

Puede parecer increíble, pero a estas alturas la divulgación sigue estando cuestionada en algunas disciplinas. Hay quien critica que se emplee un lenguaje menos técnico y, por tanto, menos preciso (pero más accesible), o que se «pierda el tiempo» exponiendo cuestiones sobradamente sabidas (por los expertos, claro). Hay quien ve con malos ojos que se simplifique la historia de un descubrimiento, que se mencionen datos llamativos o curiosos pero poco relevantes, o incluso que esas narraciones a veces no las hagan los propios investigadores, sino divulgadores cuya especialidad es, precisamente, narrar. Pero, sobre todo, hay quien solo se plantea la utilidad de la divulgación: si no despierta vocaciones, si no atrae a nuevas generaciones de físicos, de biólogos o de historiadores, no es útil y, por tanto, no tiene sentido.

Sobre estas cuestiones se han escrito ríos de tinta, pero en mi opinión la respuesta es muy simple. La dio hace muchos años alguien que, con sus aciertos y sus errores, se atrevió a divulgar disciplinas que no eran la suya, incluyendo la Historia: Isaac Asimov. Y la dio en una de sus obras no divulgativas, sino de ficción; cuando hablando por boca de uno de sus personajes dijo que «el mayor bien del hombre es la curiosidad». Lo que nos caracteriza como humanos es la curiosidad, el afán por saber, y ese afán ha permitido acumular conocimientos útiles, por supuesto, pero también nos proporciona el placer de colmar esa necesidad intelectual.

Y no hay que darle más vueltas: divulgar sirve para conocer, para disfrutar descubriendo, para seguir siendo humanos. Sigamos disfrutando descubriendo la historia.

La Reconquista, a debate

(Álvaro Bermúdez Caballero, Villanueva del Ariscal, Sevilla. Director de Rea Silvia)

La Reconquista, como un proceso bien definido de ocho siglos es una idea cada vez más contestada y, por diversos motivos, está generando debate entre parte del gran público. Comentarios de políticos, artículos en prensa, nuevos ensayos que abordan la cuestión… no es el tema más candente, pero suscita interés porque es una época clave para la formación de los diferentes reinos peninsulares en la Edad Media y, por tanto, de España y Portugal.

Cada vez que los investigadores revisionan una idea saltan las alarmas, pero es necesario mantener la mente abierta a nuevas evidencias y enfoques y no afilar los cuchillos cada vez que escuchemos revisionismo. Ni todas las pruebas serán concluyentes ni todos los argumentos válidos, pero lo peor que puede pasar por cuestionar la Reconquista es que conozcamos mejor ocho siglos de nuestro pasado.

Es probable, incluso deseable, que durante los siguientes años sigan apareciendo nuevas formas de enfocar la cuestión. Quizás sea esta una oportunidad de oro para que los divulgadores conectemos el debate historiográfico con el gran público sin partidismos, prejuicios ni pasiones.  

__

Envíenos sus textos y comentarios a redaccion@descubrirlahistoria.es o como mensaje privado de Twitter (@dlhistoria) y se valorará su publicación en este espacio. Las cartas publicadas obtendrán de regalo un mes de suscripción digital a la revista.

Si te gusta nuestro trabajo, la mejor manera de disfrutarlo de una manera completa es suscribirte. Recibirás en casa nuestra revista en papel acompañada de marcapáginas ilustrados y obtendrás ventajas digitales, como leer la revista en nuestras apps o acceder a todos los contenidos en la página web.

Acerca del autor

Avatar

Descubrir la Historia

A través de este perfil el equipo de 'Descubrir la Historia' publica comunicados o artículos que no van firmados de manera individual.

Añadir comentario

Haga clic para publicar un comentario

(Spamcheck Enabled)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Número actual

Boletín

Nombre:
Correo electrónico: