fbpx

Vistas del pasado. Un castillo para proteger documentos históricos

Fotografía del castillo de Simancas, sede del Archivo General de Simancas (Wikimedia).
El castillo de Simancas no es sólo una fortaleza con gran interés arquitectónico. Es un espacio que alberga documentos históricos fundamentales para conocer la historia moderna española.

Los más pequeños suelen impresionarse bastante con los castillos. Estas majestuosas edificaciones defensivas, que también tuvieron en muchos casos una función cortesana, han habitado en la imaginación de los niños y les han permitido viajar a lugares que, probablemente, sólo existen en su totalidad en su fantasía.

Por tanto, los castillos y otros tipos de construcciones destinados a la defensa abren oportunidades para generar interés por la historia al público no especializado. Normalmente han albergado tras sus muros (y frente a ellos) momentos de enorme atractivo para cualquier visitante: desde grandes batallas hasta intrigas palaciegas pasando por nacimientos de personajes históricos de importancia local, regional o nacional.

Sin embargo, el castillo de Simancas resulta sumamente especial porque protege algo de inconmensurable valor. En sus estancias podemos encontrar casi 75.000 legajos que abarcan tres dinastías: Trastámara, Habsburgo y Borbón. Y es que este castillo es la sede del Archivo General de Simancas, uno de los archivos estatales.

Se estableció en septiembre de 1540, en un periodo de esplendor para la ciudad de Simancas, que comprende los siglos XV, XVI y XVII. Fue el rey Carlos I de España quien, mediante una cédula emitida desde Bruselas, ordenó el traslado de documentos desde Valladolid al castillo de Simancas con el fin de centralizar la documentación generada en el reino.

En él se pueden localizar documentos producidos desde el último tercio del siglo XV hasta el primer tercio del XIX. Por tanto, es de visita obligada para la investigación sobre la historia de la España moderna.

Carlos I fundó este archivo, pero fue su hijo, Felipe II, quien creó un sistema archivístico que resultó muy innovador. Ordenó que todos los documentos que perdieran su vigencia administrativa fueran enviados a Simancas. Esto permitía mantener el orden en los documentos generados al administrar el reino y, por tanto, el propio archivo era una herramienta de Gobierno. Por esta razón, se hicieron importantes obras en el castillo, que se abordaron en 1575 para adaptarlo a las necesidades

de archivo real.

Hoy, el Archivo General de Simancas presta servicios a investigadores, tales como consulta de documentación original en sala, acceso a una biblioteca especializada o expedición de copias de documentos. Pero también a cualquier ciudadano, como visitas guiadas y libres o diversos talleres.

Los castillos llaman nuestra atención por muchas razones. Hay algunos que disponen de pequeñas bibliotecas o conservan documentos históricos relativos a la propia fortaleza. Pero en el caso del castillo de Simancas, en su interior se creó el primer archivo del reino, que hoy es uno de los más importantes de España. Es decir: con los documentos que hay en su interior se pueden reconstruir miles de eventos del pasado mediante la investigación histórica.

Fotografía del castillo de Simancas, sede del Archivo General de Simancas (Wikimedia).
Fotografía del castillo de Simancas, sede del Archivo General de Simancas (Wikimedia).
Si te gusta nuestro trabajo, la mejor manera de disfrutarlo de una manera completa es suscribirte. Recibirás en casa nuestra revista en papel acompañada de marcapáginas ilustrados y obtendrás ventajas digitales, como leer la revista en nuestras apps o acceder a todos los contenidos en la página web.

Acerca del autor

Álvaro López Franco

Álvaro López Franco

Periodista. Director de 'Descubrir la Historia'. Mi ámbito de especialización es la historia contemporánea y la historia de la comunicación social, periodos en los que centro mi actividad investigadora.

Añadir comentario

Haga clic para publicar un comentario

(Spamcheck Enabled)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ya en quioscos

Boletín semanal

Nombre:
Correo electrónico: