Vistas del pasado. El modelo heliocéntrico

En el número 21 de la revista tenemos como informe especial un artículo sobre el debate terraplanista. Aprovechamos para comentar el modelo heliocéntrico, teoría que tuvo difícil aceptación.

En el informe especial de este número 21 de la revista hablamos sobre el terraplanismo. En una primera parte descubrimos, para nuestra propia sorpresa que, a pesar de que tenemos una imagen bastante oscura de la Edad Media, era generalmente aceptado que la tierra es redonda. En la segunda, un astrofísico nos habla de las pruebas de que, efectivamente, la tierra no es plana, sino una esfera achatada en los polos.

A pesar de que en el Medievo esta idea estaba asumida, una cosa bien distinta es el modelo heliocéntrico. Uno de los más célebres defensores de esta teoría fue Galileo Galilei, quien basó sus argumentos en observaciones hechas con telescopio. Es el caso más conocido de ataques de los geocentristas, tanto que tuvo que abjurar de sus ideas ante el Santo Oficio. Y ya que este número es bastante astronómico queremos recordar la no aceptación de la teoría heliocéntrica y a algunos de quienes defendieron no sólo el heliocentrismo, sino el no geocentrismo.

Entre los primeros promulgadores de la teoría no geocéntrica estuvieron los pitagóricos, con Filolao como uno de los más relevantes defensores alrededor del siglo V a. C. Un siglo más tarde, Aristarco de Samos ya propuso un modelo claramente heliocéntrico, y dio una estimación del tamaño del Sol respecto al de la Tierra. Y ya alrededor del siglo II d. C., Ptolomeo desarrolló un modelo geocéntrico con un modelo argumental que se mantuvo vigente hasta que Copérnico, en el siglo XVI, presentara su teoría heliocéntrica.

El planisferio de Copérnico, o el sistema de todo el universo creado de acuerdo con la hipótesis de Copérnico expuesta en una vista plana, en el libro Harmonia macrocosmica de Andreas Cellarius (Wikimedia).

Sin embargo, como decimos, esta teoría heliocéntrica no tuvo una fácil aceptación, especialmente desde la Iglesia. A esta teoría hicieron grandes aportaciones nombres tan notables como el ya citado Aristarco de Samos, Copérnico, Kepler, Galilei o hasta Newton, que con su ley de gravitación universal permitió a los astrónomos justificar con más argumentos esta teoría. Como diría justamente Newton, el modelo heliocéntrico cayó por su propio peso, pero no fue un camino fácil.

Si te gusta nuestro trabajo, la mejor manera de disfrutarlo de una manera completa es suscribirte. Recibirás en casa nuestra revista en papel acompañada de marcapáginas ilustrados y obtendrás ventajas digitales, como leer la revista en nuestras apps o acceder a todos los contenidos en la página web.

Acerca del autor

Álvaro López Franco

Álvaro López Franco

Director de 'Descubrir la Historia'. Mi ámbito de especialización es la historia contemporánea y la historia de la comunicación social. Vicedirector del Instituto de Estudios Campogibraltareños, entidad académica que promueve la investigación en el ámbito geográfico del Campo de Gibraltar.

Añadir comentario

Haga clic para publicar un comentario

(Spamcheck Enabled)

Ya en quioscos

Boletín semanal

Nombre:
Correo electrónico: