«En España ya no se asocia el cómic a lectura para niños»

'1808 Madrid' de Julián Olivares y Juan Aguilera.
Julián Olivares Dengra es el fundador de Cascaborra Ediciones, editorial especializada en cómic histórico. Hablamos con él de su apuesta por la ilustración para divulgar la historia.

En el mes de noviembre de 2016, Julián Olivares Dengra (Barcelona, 1980) fundó Cascaborra Ediciones. Este editor de cómics se rodeó de un grupo de maquetadores, correctores, artistas, guionistas e ilustradores para comenzar a crear sus libros. Desde entonces, han publicado material de una calidad excelente que cualquier amante de la Historia puede disfrutar, y demuestra que el cómic no sólo está muy vivo, sino que es una herramienta muy útil para la divulgación histórica.

Álvaro López—¿En qué momento pensó en que quería dirigir una editorial?

Julián Olivares— La idea venía de lejos. Mucho antes de poner la editorial en marcha, en noviembre de 2016, ya me rondaba por la cabeza la posibilidad de montar un sello propio para el desarrollo de las historias que quería contar como guionista. El proyecto se materializó durante el segundo semestre de 2016 ante las dificultades de colocar en las editoriales del panorama nacional la colección de historia de España que quería abordar.

'1921 El Rif' de Javier Yuste y Antonio Gil.
‘1921 El Rif’, de Javier Yuste y Antonio Gil.

ÁL—¿Cómo pudieron financiar el arranque de su editorial?

JL— Los primeros tomos se financiaron con ahorros en las fases de producción del cómic. Y mediante micromecenazgo para la distribución e imprenta.

ÁL—¿De dónde viene el nombre de la editorial: Cascaborra?

JL— Cascaborra es un personaje de las fiestas de mi pueblo Huéscar (Granada). Viene a ser una especie de alguacil que, junto a la Hermandad de las ánimas, recorre calles, pedanías y cortijos durante las Navidades para cantar misa, fandanguillos, villancicos y coplillas. Es un personaje que siempre me resultó simpático y al que le tengo cierta estima, puesto que mi padre y algunos de mis tíos, se encargaron en el pasado de hacer el papel del Cascaborra.

ÁL—El mercado editorial, a pesar de que muchas voces han dicho que estaba en dificultades, parece estar en buena forma debido a la multitud de apuestas especializadas, como la de Cascaborra, que están proliferando. ¿Qué opina al respecto?

'1808 Madrid' de Julián Olivares y Juan Aguilera.
‘1808 Madrid’, de Julián Olivares y Juan Aguilera.

JL— Es un buen momento para el cómic en España. Pero tiene una doble lectura. Una positiva y otra no tanto. La positiva es que hemos aumentado la oferta de cómics mediante un incremento de novedades. Proliferan los autores y editoriales jóvenes, con proyectos interesantes y diversos. La parte no tan positiva es que el número de puntos de venta no ha crecido en la misma proporción. Eso hace que las novedades en las librerías duren poco tiempo, puesto que hay que sacarlas para dejar paso a las nuevas. En cierto modo, con las 3.600 novedades que se publicaron el año pasado en España, hemos creado un cierto colapso. Pero hay motivos para que en el sector del cómic estemos contentos y veamos el futuro con cierto optimismo. Hemos conseguido algo que a mi juicio es importantísimo, y que será bueno para el sector: en España ya no se asocia el cómic a lectura para niños.

ÁL—Su negocio se fundamenta en la venta de cómics en puntos de venta, tiendas online o campañas de micromecenazgo. Pero hemos visto que también los ofrecen bajo suscripción. ¿Qué aporta este modelo?

‘1805 Trafalgar’, de Julián Olivares y Daniel Torrado

JL— Desde enero, hemos puesto en marcha una nueva vía para dar salida a nuestras publicaciones: la suscripción. Con este tipo de venta, buscamos dos objetivos. El primero, ofrecer a los mecenas que nos ayudaron en los primeros mecenazgos, la posibilidad de continuar con el desarrollo de la colección Historia de España en viñetas en las mismas condiciones que ofrecíamos en las campañas de mecenazgo. El segundo objetivo, encontrar nuevos clientes que apuesten por la colección y prefieran hacerlo con este modelo de suscripción. En ambos objetivos prevalece la idea de hacer la venta directa desde la editorial.

ÁL—Para 2019 tienen un calendario de publicaciones que se centran en varias localizaciones, tiempos y personajes históricos. Por ejemplo, este mes tenemos Ceuta en 1415 y el próximo El Rif en 1921. ¿Con qué criterios elaboran este calendario editorial?

'1415 Ceuta. La llave de África', de Manuel Gutiérrez y Kepa de Orbe.
‘1415 Ceuta. La llave de África’, de Manuel Gutiérrez y Kepa de Orbe.

JL— Trabajamos con una lista extensa de episodios de nuestra historia que queremos llevar al cómic. Poco a poco, vamos dando salida mediante encargos a los autores. O en contadas ocasiones, encontramos un cómic ya hecho que se adapta a nuestro criterio para esta colección. En función de los tiempos de producción de cada uno de los autores que desarrollan los títulos, vamos planificando el lanzamiento de cada uno de ellos. No es fácil, puesto que los plazos de producción varían mucho en función de cada autor. Tenemos cómics que se han podido lanzar en seis meses y otros que llevan más de dos años. La diferencia está en el tiempo que el autor le puede dedicar al desarrollo de la obra. Por desgracia, no todos los autores pueden vivir de su actividad en el mundo del cómic, y lo han de complementar con otro tipo de oficio o encargos. De ahí la diferencia en los tiempos

ÁL—Este año también van a publicar una obra, en julio, sobre la Barcelona de 1714, concretamente los hechos del 11 de septiembre que, además de suponer el fin de la guerra de Sucesión, sigue siendo un evento lleno de polémica. ¿Este texto aportará algo de claridad para el público no especializado?

'1492 la toma de Granada', de Carlos Díaz Correia, Ernesto Lovera y Ester Salguero.
‘1492 la toma de Granada’, de Carlos Díaz Correia, Ernesto Lovera y Ester Salguero.

JL— Este cómic se publicó hace unos años en catalán. Nosotros lo publicaremos en su edición en lengua castellana. El cómic es una auténtica obra de arte en el aspecto gráfico.  Y narra a la perfección el asedio a la ciudad de Barcelona por parte de las tropas borbónicas. Conoceremos a los principales personajes históricos de este episodio, además mediante una subtrama ficticia, conoceremos las motivaciones de personajes anónimos para sumarse a la resistencia o para abandonarla. Dos puntos de vista muy interesantes de cómo vivió la población civil aquellos días. Respecto a la polémica sobre el 11 de septiembre que se repite cada año, poco tengo que decir. Yo lo que quiero es hacer buenos cómics, didácticos y que entretengan. Pero los lectores que hayan llegado a este punto de la entrevista habrán leído ya que soy de Barcelona y que tengo una editorial que hace cómic de historia de España. Seguro que, con estos datos, ya pueden imaginar cuál es mi postura ante la politización de una fiesta que debería ser de todos los catalanes.

ÁL—¿Aceptan el envío de ideas y colaboraciones de ilustradores e historiadores?

JL— Sí. Nos encanta que nos manden propuestas. Tanto ilustradores como guionistas. De hecho, se ha dado el caso de descartar algún guion por no ser exactamente del corte que queremos desarrollar en nuestra propuesta editorial, pero acabar contratando al guionista para desarrollar juntos una nueva historia.

ÁL—Se centran, en su colección Historia de España en viñetas, como es obvio, en la historia de nuestro país. ¿Tienen pensado hacer colecciones de historia universal?

JL—A corto plazo, no. Todos los recursos a nuestro alcance están destinados a desarrollar esta colección de Historia de España en viñetas y las dos nuevas colecciones que ya andamos preparando: Cienfuegos y A Sangre y Fuego.

'Cienfuegos', de Javier Yuste y José Aguilar.
‘Cienfuegos’, de Javier Yuste y José Aguilar.

ÁL—Su editorial se dedica al cómic y la ilustración. Hace tiempo había numerosas editoriales que trabajaban este formato, con una difusión muy amplia. Tras un tiempo con menor visibilidad: ¿creen que está volviendo el interés por la novela gráfica, el cómic y formatos basados en la imagen dibujada?

JL— Tengo la percepción de que sí hay más interés que hace unos años. Pero desconozco si los números del sector lo confirman.

ÁL—Si pueden adelantarnos algo, nos gustaría saber qué proyectos, como editorial, tienen para el futuro.

JL— Seguiremos desarrollando nuevos títulos, uno mensual, para la colección Historia de España en viñetas. Este año, también lanzamos dos colecciones nuevas. Cienfuegos una adaptación en doce tomos de las novelas de Vázquez Figueroa a cargo de Javier Yuste y José Aguilar. Con esta colección, trataremos el descubrimiento y conquista de América. Y ya de cara a finales de año, la colección A Sangre y Fuego la adaptación en cinco tomos de los relatos sobre la guerra civil de Manuel Chaves Nogales.

Acerca del autor

Álvaro López Franco

Álvaro López Franco

Director de 'Descubrir la Historia'. Mi ámbito de especialización es la historia contemporánea y la historia de la comunicación social. Vicedirector del Instituto de Estudios Campogibraltareños, entidad académica que promueve la investigación en el ámbito geográfico del Campo de Gibraltar.

Añadir comentario

Haga clic para publicar un comentario

(Spamcheck Enabled)

Ya en quioscos

Boletín semanal

Nombre:
Correo electrónico: