Cómo pasar un año en la antigua Roma

Reseñamos la obra de Néstor F. Marqués, publicada por Espasa, en la que relata la vida cotidiana de los romanos a través de su calendario. Una lectura acertada para toda persona interesada en la cultura y forma de vida de quienes habitaban la Antigua Roma.

Néstor F. Marqués es un joven divulgador. Su ámbito de especialización es la Roma clásica, a la que llegó como arqueólogo. Es el autor del blog Antigua Roma al Día, al que llegamos desde la web por su evidente interés, y que seguimos a través de las redes sociales, forma en la que el libro que reseñamos, Un año en la Antigua Roma llegó a nuestra redacción. El respeto al autor y su trabajo en internet me animaron a empezarlo.

Portada de 'Un año en la Antigua Roma', publicado por Espasa.
Portada de ‘Un año en la Antigua Roma’, publicado por Espasa.

Ha resultado ser un libro muy interesante, que ofrece información rigurosa y que resulta muy ameno y entretenido. Estoy convencido de que gustará a los que no son especialistas en la Historia Antigua —como el que escribe— y a los conocedores de buena parte de la información que trasmite en el libro.

Su estructura ayuda a cumplir con la finalidad que se propone: hablarnos de la vida cotidiana de los romanos. ¿Habrá algo más noble en una obra de divulgación que hacernos llegar cómo vivían nuestros iguales del pasado? Ya sabemos que la literatura y las fuentes primarias nos trasmiten muchos datos sobre grandes gestas y la vida de los gobernantes, pero hasta hace no mucho desconocíamos aspectos más cotidianos de la vida de nuestros antepasados. Debemos agradecer que los historiadores se preocupen del estudio de este aspecto social y cultural, algo que vemos plasmados en excelentes obras de divulgación como Un año en la Antigua Roma o Mundo Antiguo, de Jerry Toner, también reseñada en nuestra página web y recomendada en la revista.

Lo que nos ofrece Néstor F. Marqués es un recorrido por un año romano, es decir, nos cuenta qué elementos había en el calendario, sobre todo las fiestas y conmemoraciones, que pueden acercarnos a la vida en la Roma de la Antigüedad. Pero, antes de llegar a esto, el autor nos explica qué era el calendario para los romanos, ya que sus conceptos eran bastante diferentes a los nuestros (desde el significado de un mes hasta el de las horas del día). Así, la primera parte nos explica el origen y la evolución del calendario y la forma de contar los romanos: qué era un siglo, una era, un año, un mes, una semana, un día y una hora.

En este apartado encontramos, también, lo que significaba para los romanos algunos de estos días, y los elementos religiosos (y supersticiosos) que se podían encontrar en diferentes horas, días o meses. Resulta muy interesante, porque encontramos la explicación y el origen de muchas características de nuestro calendario de hoy. Por ejemplo, por qué febrero tiene 28 días, el nombre de los días de la semana o el origen de la palabra bisiesto.

Néstor F. Marqués, autor del libro.
Néstor F. Marqués, autor del libro.

La segunda parte es la que se dedica a recorrer cada mes del año y explicarnos qué fiestas sucedían en ellos. Para entenderlo, es absolutamente necesario leer con atención la primera parte, que el autor escribió cuidadosamente y que nos transmite información muy valiosa para comprender tanto a los romanos como la evolución de los conceptos hasta nuestros días. Todo ello, por cierto, nos hace repensar en todo lo que debemos a Roma, ya que no sólo es nuestro evolucionado latín, sino numerosas tradiciones y elementos que tenemos incorporados a nuestro día a día, y que tienen un claro origen en los romanos.

Volviendo a la segunda parte, como decía hay una relación de fechas clave por cada mes del año, empezando por enero y terminando por diciembre. Sin embargo, también hace hincapié en algunos cambios que se produjeron a lo largo del tiempo, como el de enero como primer mes del año, o el paso de los idus de marzo a las kalendae de enero del comienzo del calendario político, algo que sucedió en el año 153 a. C., y que estuvo relacionado con la guerra en Hispania (que «traía a Roma de cabeza»).

Hay que decir que todo el libro está acompañado de imágenes muy interesantes, de textos clásicos (con sus debidas y agradecidas traducciones) y algunos códigos QR que nos llevan a contenidos digitales. También contiene un apéndice que incluye un plano de la antigua Roma, las imágenes de los días de la semana según los fasti filocali (cuando leas el libro lo entenderás mejor) y la reproducción de algunos de los fasti que se conservan.

En resumen, Un año en la Antigua Roma cumple a la perfección con su objetivo divulgativo. Es, además, de esos libros que nos sacan una sonrisa cuando nos explica el origen de palabras o asuntos de nuestra vida cotidiana y que, probablemente, no nos habíamos preguntado antes. Así que no podemos más que recomendar su lectura. Para terminar invitamos a nuestros lectores a visitar la web del autor, antiguaroma.com, donde descubrir otros muchos temas. Además, les animamos a ver cómo escribe Néstor la fecha de cada día, en la parte superior derecha.


Título: Un año en la Antigua Roma. La vida cotidiana de los romanos a través de su calendario.

Autor: Néstor F. Marqués.

368 páginas.

Editorial: Espasa.

Precio: 19,90 euros.

Libro disponible en Amazon.

Escrito por
Álvaro López Franco

Editor y director de Descubrir la Historia. Periodista. Doctorando en la Universidad de Málaga. Investigo sobre Historia de la Comunicación Social e Historia Contemporánea.

Ver todos los artículos
Publicar un comentario

(Spamcheck Enabled)

Escrito por Álvaro López Franco

Iniciar sesión

Suscríbete al boletín

Correspondencia

Recibe los exclusivos boletines de Descubrir la Historia. Enviamos sólo información relevante. Servicio gratuito.

Tus datos están protegidos. Consulta nuestra política de privacidad.