Teodora de Bizancio: del Hipódromo al palacio

Mosaico de Teodora de Bizancio en la Iglesia de San Vital de Rávena (Wikimedia).
Por todos es de sobra conocida la figura del emperador Justiniano I de Bizancio (482-565 d. C.), pero es menos admirada la de su cónyuge, Teodora. De origen humilde, la futura emperatriz tuvo una truculenta juventud que merece reconocimiento en las páginas de la historia. En este artículo recorremos la biografía de una mujer adelantada a su tiempo que siempre defendió su trono con una gran valentía.

Teodora nació, aproximadamente, en el año 500 d. C. en la bulliciosa Constantinopla (antigua Bizancio y futura Estambul). Sus orígenes se remontan al Hipódromo, el lugar donde se expresaban los deseos del pueblo a través de los dos partidos del momento, Verdes y Azules. Las pugnas entre ambos eran constantes, en gran parte porque los primeros representaban a los miembros del estamento comercial y artesanal mientras que los segundos estaban dirigidos por la vieja aristocracia grecorromana. Depend...

Contenido para suscriptores
Suscríbete y obtén acceso a todos nuestros contenidos.
Por 20 € al año tendrás acceso completo, nuestra revista en papel y más ventajas. Suscripción digital por 12 € al año.Si ya eres suscriptor, inicia sesión en el formulario de abajo.

 

Ya en quioscos

Boletín semanal

Nombre:
Correo electrónico: