Noticias

Diálogos con el hispanismo

La sede madrileña del Instituto Cervantes inauguró ayer ‘Tribuna del Hispanismo’, un ciclo de mesas redondas en el que se debatirá sobre la importancia de los estudiosos extranjeros que han fijado su atención en España en su carrera investigadora. La primera de ellas se centró en el hispanismo británico y tuvo como protagonistas a Sir John Elliott, a Trevor Dadson y a Santiago de Mora, Marqués de Tamarón.

El estudio de la historia y la cultura española tienen un aliado indispensable en los hispanistas, investigadores extranjeros que vieron en España un objeto ideal de estudio. La formación del imperio mundial español, sus grandes personajes y, especialmente, su decadencia y la relación de la sociedad y el poder con la Iglesia Católica, así como las manifestaciones culturales del Siglo de Oro, con especial atención a El Quijote, llamaban la atención de un número cada vez mayor de historiadores extranjeros.

El acto de ayer sirvió también como homenaje a John Elliott, quizá el hispanista de mayor influencia, puesto que es el máximo especialista en la Historia Moderna de España, quien estuvo acompañado por Trevor Dadson, especialista en el estudio de la literatura del Siglo de Oro y en la historia y expulsión de los moriscos y por el marqués de Tamarón, exembajador español en Reino Unido.

Los invitados a la mesa redonda comenzaron cuestionando el propio concepto de hispanismo −rechazado por John Elliott por considerarlo «de otra época», relacionado con la superioridad cultural del que viene de fuera y cree entender mejor que los propios nativos la esencia de la cultura del país− y, especialmente, de las ventajas e inconvenientes a los que debe enfrentarse un investigador extranjero a la hora de comprender una realidad cultural que le es ajena. Las opiniones fueron interesantísimas. Entre las ventajas se citó en primer lugar la de poder observar la realidad desde el exterior, sin contar con los conceptos y tópicos de los habitantes del país y poder ver las semejanzas con la historia del propio país. Por el contrario, la dificultad de no poder comprehender en su totalidad la cultura del país por la diferente educación cultural y en valores del hispanista.

Asimismo, quiero destacar que ambos hispanistas estuvieron de acuerdo en señalar que los investigadores extranjeros cubrieron el vacío existente en la investigación española provocado por el aislamiento franquista, oportunidad que no dudaron en aprovechar para rellenar huecos desconocidos de la historia española. Ambos abogaron por una continua colaboración entre investigadores extranjeros y españoles para continuar mejorando el conocimiento sobre el pasado, uniendo las visiones interiores y exteriores para llegar a conclusiones más acertadas.

Tanto Elliott como Dadson quisieron aprovechar la ocasión para demostrar su amor por la cultura española y, de paso, dar las gracias al país por acoger y respetar sus interpretaciones sobre una historia que, en definitiva, no es suya, cosa que según afirmaron es muy difícil que pasen en otros países como Francia o la propia Inglaterra, donde se mira con desdén al investigador foráneo.

A continuación os dejamos el vídeo en el que podéis ver la mesa redonda al completo:

La siguiente sesión de la Tribuna del Hispanismo tendrá lugar en enero y versará sobre los hispanistas franceses.

Acerca del autor

Carlos Núñez del Pino

Licenciado en Historia y en Humanidades por la Universidad de Huelva y Máster en Estudios Históricos Avanzados por la Universidad de Sevilla.

Comentar

(Spamcheck Enabled)