Editorial. Testigos de la historia

Publicado en el número 8 de Descubrir la Historia (octubre de 2016).

Varios medios de comunicación han calificado el recién extinto año 2016 como el de las sorpresas o «el que salió al revés». El triunfo del Brexit, que supondrá la salida del Reino Unido de la Unión Europea, o la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos han roto todos los pronósticos sobre lo que, en teoría, debía haber sucedido. El 2016 fue un año de muchos acontecimientos de gran trascendencia, y los medios de comunicación no han dado abasto para informarnos acerca de la crisis de los refugiados provocada por la cruenta situación provocada por la guerra de Siria, el auge del terrorismo internacional que ha llevado a suelo europeo sólo una parte del sufrimiento que se vive en países como Siria de manera diaria, o las dificultades para formar un Gobierno en España.

La victoria de Trump nos hace pensar que el mundo puede ser un poco más inestable y, en cierta manera, impredecible durante su mandato. También hemos sufrido una cura de humildad democrática, que nos hace aprender que en los sistemas democráticos no siempre las opciones objetivamente más beneficiosas para un país, como la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea, son las que vencerán en las votaciones. Los expertos, que unánimemente consideraban que el Brexit era mucho más perjudicial que la permanencia, no fueron escuchados por una buena parte de la población y por los políticos que jaleaban la opción rupturista y que, tras su victoria, admitieron no tener fundamento para sus argumentos populistas.

En este número de Descubrir la Historia tratamos algunos temas que nos hacen reflexionar sobre cuestiones que bien podríamos aplicar a los tiempos actuales. La libertad y la búsqueda de una mayor justicia social son ideas que se repiten en varios textos. Pero también la perspectiva de la muerte o del fin del mundo van a aparecer en algunos artículos, como algo que debemos tener presente. El informe especial, esta vez versa sobre el arte espacial, un tema apasionante a la vez que poco tratado por la historia del arte, y que en esta edición tenemos el privilegio de poder presentar. Quizá, mirando mundos lejanos, podamos evadirnos de una realidad que muchas veces es cruel y difícil de asimilar. Y, con suerte, en ese refugio astronómico podamos reflexionar con mayor claridad para atender de una manera más eficaz los problemas terráqueos.

Dejar respuesta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

(Spamcheck Enabled)