Entrevistas

Entrevista a Tito Benady

Publicado en el número 6 de Descubrir la Historia (julio de 2016).

Tito Benady (Gibraltar, 1930) es un historiador gibraltareño, bien conocido por sus intervenciones en algunos programas informativos de televisión para aclarar cuestiones políticas o de actualidad, siempre con una perspectiva histórica. Pero mejor conocido es entre los investigadores que se dedican de un modo u otro a la historiografía del Peñón, pues ha publicado numerosos trabajos que nos acercan la Historia de Gibraltar de los siglos, sobre todo, XVIII y XIX. Además, es quien fundó la editorial Gibraltar Books, donde se han publicado excelentes textos como The Fortress Came First. The story of the civilian population of Gibraltar during the Second World War (Finlayson, 1990), una monografía acerca de la evacuación de la población civil de Gibraltar, que tuvo lugar durante la Segunda Guerra Mundial.

El encuentro con Tito Benady se produce a principios del mes de junio, en la Garrison Library, la principal biblioteca de Gibraltar. En este lugar hay textos históricos, además de la colección hemerográfica completa de Gibraltar Chronicle, diario que se imprime en el Peñón desde 1801. Pero, como sucede en muchos edificios británicos, el ambiente está impregnado de Historia, pues su construcción data de 1793, y era un lugar de distracción para los oficiales.

Tito Benady estudió la escuela en Gibraltar, y en 1940 fue evacuado a Madeira como otros tantos civiles, y allí continuó en una escuela fundada para los gibraltareños, antes de regresar a Gibraltar en 1945. Se marchó a estudiar Londres en 1950, y afirma que escogió mal su formación. El camino elegido fue lenguas semitas, pero lo dejó. Después estuvo trabajando en compañías de seguros, y tuvo su propia firma de representación en la City, que vendió en 1973 por problemas de salud. Vivió en Estados Unidos y en Londres un par de años, que también se dedicó al sector donde había trabajado, y luego se retiró para dedicarse completamente a la Historia.

Tito Benady - IMG 3329 300x225 - Entrevista a Tito Benady

Tito Benady en la Garrison Library (Fotografía: Á. López Franco).

Este camino tan aparantemente alejado de su actividad historiográfica no implica, en realidad, que no estuviera ligado a la Historia desde muy joven. «La Historia me interesó desde siempre», asegura, y estuvo recopilando obras, leyéndolas y revisando textos en la British Library y del Public Record Office desde 1952. Hoy, esa biblioteca tiene 3.000 tomos, muchos de los cuales ha donado a la Garrison Library. «El problema es que hasta que me retiré y vine a vivir a Gibraltar que pude dedicarme a publicar y tomar las notas necesarias, porque no tenía el tiempo necesario», y su objetivo no era otro que el conocimiento de la historia del lugar donde había nacido: «Lo que yo quería era enterarme de las cosas que habían pasado en Gibraltar, porque lo que se sabía en mi tiempo del siglo XVIII y XIX era mínimo».

En sus investigaciones ha tratado principalmente de trazar el desenvolvimiento de la población gibraltareña desde el principio. Su primer estudio fue sobre los judíos y el Tratado de Utrecht, y eso le abrió el camino para todo el siglo XVIII. Pero, aparte de eso, su gran interés ha sido la marina, y ha hecho bastantes estudios sobre la marina británica y Gibraltar.

Tras llegar a Gibraltar abrió una librería, Gibraltar Bookshop (1975), y empezó a publicar. Todo esto, recordemos, con la famosa verja cerrada. Además de vender libros, comenzaron a editar libros a partir de 1992. En 1993 empezó a publicar el Gibraltar Heritage Journal, que en la actualidad edita Gibraltar Heritage Trust, y es una de las publicaciones académicas más relevantes dedicadas al Peñón y su patrimonio. Benady recuerda que el primer tomo de esta revista se publicó por casualidad. «De vez en cuando dábamos un baile para recoger fondos, y se hacía un programa en el que se vendían anuncios. Me sugirieron que hiciéramos algo más sustancial, y en ese tiempo se hablaba de rehacer el City Hall, así que el primer tomo fue sobre aspectos del City Hall. Les gustó y me dijeron que siguiera».

Uno de los temas más controvertidos de la Historia Contemporánea de Gibraltar es el cierre de la Verja. «Sin duda, fue un error. Pero más equivocada fue la forma de abrirla», sostiene. Su argumento se fundamenta en que a la vez que se abría la frontera, pedía la soberanía de Gibraltar. Además, «lo hizo de manera forzada porque, si no lo hacía, España no entraba en el Mercado Común». Benady apunta que el error estuvo en vincular la apertura a la soberanía en lugar de congraciarse con el pueblo. Utiliza, para explicar esto, una comparación que ya está bastante extendida entre los defensores de un mayor entendimiento entre España y Gibraltar: «un señor está prendado de una muchacha y ella no le hace caso. Así que cada vez que la ve en la calle le da con el bastón. Y, un día, va y dice: ya no te voy a pegar más, cásate conmigo. No es forma de hacer las cosas», concluye. Benady considera que el problema reside en que España reclama, pero nunca ha tenido una política coherente. «Cada ministro hace las cosas a su manera», señala, «y que un ministro no acepte los compromisos de sus predecesores genera desconfianza». Esto no significa que no comprenda, personalmente, la posición de España, aunque no la forma en que ha llevado la situación.

Hablar de política actual nos lleva a retroceder a varias décadas atrás, a los años del franquismo. «Había mucho sentido antifranquista en Gibraltar en el comienzo de la Guerra Civil, y nadie quería saber nada de su régimen en ese momento». Esto nos lleva a pensar que, aunque sea muy difícil hacer ucronías, es probable que el sentimiento de los gibraltareños hacia España hubiera sido diferente si no hubiera habido un régimen totalitario en España en los años en que se produjo la evacuación y la posterior repatriación de los civiles de Gibraltar, y probablemente se hubieran producido mayores acercamientos hacia un Estado democrático.

A finales de 1979, junto con los hermanos Triay, se entrevistó con Robles Piquer, entonces secretario de Estado de Asuntos Exteriores. Este grupo de gibraltareños dijo que, para seguir conversando, el Gobierno español debía mostrarse amigo de Gibraltar, abrir la Verja y reponer las comunicaciones telefónicas. Robles Piquer quedó impresionado, pero el Gobierno no siguió adelante, según afirma Benady. Por supuesto, apunta que este encuentro no trascendió en los medios españoles. Valora este encuentro como positivo, aunque señala que, previamente, José Manuel Triay había mantenido un encuentro con Castiella. Triay era uno de los miembros del grupo conocido como ′Palomos′, que buscaban una solución negociada con España a la cuestión de Gibraltar que salvaguardara los intereses de los gibraltareños.

Los ′palomos′ en Gibraltar serían el equivalente en España a quienes defienden posturas menos restrictivas respecto al Peñón y al acercamiento entre el Estado español y Gibraltar para intentar un mayor entendimiento que pueda contribuir a la resolución de los conflictos. Benady considera que las propuestas de este grupo eran un paso positivo. «Cuando el pueblo se enteró de que había conversaciones con España hubo una reacción tan fuerte que el Gobierno se retiró por completo y no dijo nada», asegura. Es decir, que habría cierto apoyo gubernamental a tales contactos, aunque finalmente se considere que actuaron como un grupo aislado.

Benady considera que las posiciones sobre Gibraltar se han enconado por ambas partes, y que existe una desconfianza absoluta y sentimientos de agravio, de manera que es imposible mover a cualquiera de las partes. «El pueblo ha heredado tales sensaciones contra Franco y contra España que hoy ningún político se atreve a decir que quiere hablar con Margallo por la posibilidad de la salida de Reino Unido de la Unión Europea de Reino Unido, porque la reacción del pueblo sería muy fuerte». Es necesario indicar que esta entrevista se realizó pocos días antes del referéndum sobre la permanencia de Reino Unido en la UE, cuyo resultado ha sido favorable al abandono británico del Mercado Común. El historiador se mostró muy preocupado a lo largo del encuentro por la posibilidad de que se votara a favor de la salida de la Unión Europea, ya que consideraba que tendría repercusiones negativas sobre Gibraltar y sobre Reino Unido.

La cuestión de Gibraltar se remonta a la firma del Tratado de Utrecht en 1713, precedida por la toma del Peñón en 1704 en el marco de la Guerra de Sucesión Española, y sucedida por más de 300 años de Historia, que tienen un peso notable en todo el contencioso. Benady opina que probablemente el tratado debería reformularse, pero tanto el Gobierno español como el británico lo reconocen; aunque los gibraltareños preferirían no tenerlo.

Su desempeño profesional como historiador le lleva a reflexiones no tan relacionadas con Gibraltar, sino con la difusión y la posición de la Historia en la sociedad. Defiende que, a nivel general, no se entiende bien la Historia, y posiblemente es difícil tratar de explicarla porque no penetran en ello y las reacciones, a veces, son muy infantiles. Ilustra esta opinión con su propia experiencia, y con la visión acerca de Gibraltar que tienen los españoles de manera generalizada y los gibraltareños sobre España. Además, para Benady, conocer la Historia implica comprender a la otra parte, además de profundizar en los temas; algo para lo que no siempre se dispone del tiempo ni de la predisposición.

Para él, la Historia es, principalmente, la atracción por conocer lo ocurrido y tratar de comprender el pasado. Y cree que es recomendable «mirar la Historia bien», para ser más comprensivos con las otras partes, y tener una visión más objetiva. «Pero nunca se ve bien», sentencia. También lo ejemplifica con los debates en la campaña del referéndum sobre la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea, que califica como apasionados, pero repletos de mentiras. Por ejemplo, la gente mayor es la que mayoritariamente desea que Reino Unido salga de la UE. «Aunque han vivido tiempos pasados, tienen vicios, como de los tiempos del Imperio Británico, que ya no puede existir».

Acerca del autor

Álvaro López Franco

Director de Descubrir la Historia. Periodista. Doctorando en la Universidad de Málaga. Investigo sobre Historia de la Comunicación Social e Historia Contemporánea.

Comentar

(Spamcheck Enabled)