Reseñas

Leer la Historia. ‘Vacas, cerdos y brujas’ de Marvin Harris

Publicado en el número 3 de Descubrir la Historia (octubre de 2015).

El singular título de la obra de la que hoy voy a hablaros puede resultar incongruente y sus términos parecer que no guardan ninguna relación. El lector más curioso tendrá la tentación de pensar que se trata de algún tipo de metáfora o de alguna referencia simbólica a su contenido. Nada más lejos de la realidad. En este libro el antropólogo estadounidense Marvin Harris nos va a hablar de lo que se nos indica: vacas, cerdos, guerras y brujas. Aunque siendo un poco más precisos puede apuntarse que su obra se va a encargar de analizar diferentes estilos de vida, en concreto aquellos que aparentemente son irracionales, extraños o que su comprensión supone todo un enigma, en un afán por entenderlos y explicarlos desde un punto de vista racional y científico.

Y subrayo este último término, científico, porque precisamente Marvin Harris, pese a que parte de su notoriedad sea deudora de sus obras de corte más divulgativo como la que aquí se reseña, es reconocido por su afán de lograr un estatuto científico para la antropología cultural, tarea a la que se dedicó sobre todo desde su puesto como docente en la Universidad de Florida o a través de su participación en la American Anthropological Association (AAA), habiendo además realizado anteriormente, en las décadas de los cincuenta y sesenta, numerosos trabajos de campo como antropólogo en Latinoamérica y en el continente africano.

Harris es considerado el fundador de la corriente antropológica del materialismo cultural, que valora los fenómenos culturales en función a sus condiciones materiales (técnicas, económicas, ecológicas, etc.). De esta manera se asume el esquema tripartito marxista de infraestructura, estructura y superestructura aunque redefiniendo cada nivel de manera que lo cultural (la superestructura) es expresión inequívoca de la definición y correlación de los niveles inferiores (que van a incluir por ejemplo las relaciones de parentesco y no van a limitarse al economicismo más rígido de la teoría marxista en que se basa). Este método es el empleado en el libro que hoy nos ocupa en el que el autor propone explicaciones «materiales» a fenómenos culturales aparentemente sin explicación, lo que va a servir de nexo de unión para el estudio de diferentes estilos de vida sin, a priori, ningún tipo de relación o conexión.

Narrativamente a lo largo de los diez capítulos que componen el grueso de esta obra, sin contar el correspondiente prologo y epílogo a la misma, Harris nos va a plantear un recorrido por algunos de los enigmas culturales más llamativos de nuestro tiempo explicándolos desde su particular óptica. Lo curioso de este trabajo es que pese a que en cada capitulo se aborde una problemática distinta, todas están interconectadas y guardan algún tipo de relación a través de las explicaciones del autor. De esta manera  el lector se ve absorbido por la secuencia lógica y temática que el autor nos ofrece, estimulándose así su implicación y de alguna manera, su activa participación en el viaje  intelectual que sobre la antropología y la cultura dispone Marvin Harris a través de sus inferencias e hipótesis.

Así el primer asunto que trata en sus dos primeros capítulos es el referido a los tabúes alimenticios, concretamente a la prohibición en comer vaca en la India y a las razones que llevan a distintas culturas a considerarse porcofílicos o porcofóbicos. En el caso de la India, una región sobrepoblada y con altos niveles de pobreza es llamativo el hecho de que se mantenga la consideración de animal sagrado para las vacas. Analizando el problema en términos casi contrafactuales Harris expone cual sería la situación de la población india si este tabú no se mantuviese, por lo que deduce que económicamente la prohibición de comer carne de vaca es positiva y coherente ya que en el caso contrario muchas personas se verían privadas de los beneficios del animal vivo (energía, alimentación y fuerza de tracción) y de otro modo sólo saciarían momentáneamente su hambre. Esto se relaciona con la prohibición de comer carne de cerdo que hay en algunos lugares así como la veneración que por todo lo referido a este animal hay en otros. Al cuestionarse sobre las causas de lo primero el autor concluye que seguramente este hecho esté relacionado con la cantidad de recursos que implica la alimentación del ganado porcino en relación a contextos de especial carencia de medios y recursos. Por su parte en relación al amor a los cerdos se analiza el caso de los maring, una población donde la cría de cerdo y su consumo está relacionado directamente con los períodos de paz que viven estas gentes.

De esta manera se avanza en la segunda cuestión que se analiza en el libro, la guerra, y varias de las dimensiones que asume materialmente a lo largo de los siguientes cuatro capítulos. Se continua así estudiando el caso de los maring, concluyéndose que la guerra supone una forma de liberar la tensión social y ecológica que afecta cada cierto tiempo a esta sociedad. En el siguiente capitulo se pasa sin embargo a analizar el caso de otra tribu los yanomano, considerada una de las más violentas del mundo.

En este caso, el autor se centra en otro de los asuntos relacionados con la guerra y es la prevalencia de varones sobre mujeres en este tipo de sociedades, concluyendo que el mantenimiento de estos patrones, en relación a los niveles de violencia existentes del hombre sobre la mujer, guardan relación con el ecosistema ecológico, material y social que rige la vida de este tipo de poblaciones, donde los recursos son muy limitados y la presión sobre los mismos es muy importante. Con esto último se relaciona otro de los misterios que se analizan, el polatch, una práctica que lleva a ciertos personajes de ciertas tribus a destruir la riqueza con que cuentan en un alarde de la misma. Esto último se relaciona así con la red de alianzas que la guerra establece, donde es necesario contar con aliados duraderos ante los conflictos que puedan aparecer, una forma en definitiva de mantener la paz y prepararse para la guerra. Por último, se comenta la cuestión relacionada con el cargo fantasma, el anhelo de algunas tribus contemporáneas de dominar los secretos del cargo, la fuente de la riqueza material, esperando a que sus dioses y antepasados les muestren este secreto. En definitiva, lo que esta detrás de todas estas manifestaciones son cuestiones de índole puramente material que configuran y desarrollan una serie de representaciones y practicas culturales especificas y aparentemente sin explicación.

Desde este punto de vista también se analizan dos de las cuestiones con que se cierra este libro y que conforman los cuatro últimos capítulos, en primer lugar la contradicción entre la valoración histórica del mesías como un caudillo militar y la del mesías pacífico atribuido a la figura de Jesús, y, en segundo lugar, la locura en torno a la quema de brujas que asoló Europa, explicada desde el punto de vista del consumo de determinadas sustancias alucinógenas y del impacto que esta práctica suponía para el buen mantenimiento de la sociedad de la época, lo que en un último capitulo se relaciona con el reciente término de contracultura y con las practicas asociadas a él. Como podemos ver se tratan distintas realidades, aparentemente inconexas, aparentemente sin explicación, y Marvin Harris ofrece en base a presupuestos ecológicos, sociales, antropológicos, materiales en definitiva, una solución al enigma que encierran, pero más allá de esto, un instrumento de análisis que nos permita adentrarnos en y explicar realidades tan dispares como el fenómeno de las brujas o los tabúes alimenticios.

Por esta razón, además de un libro muy ameno y que sin duda puede ser base para una animada conversación con los amigos o familiares, y que nos ofrece una primera aproximación a algunos de los objetos que caracterizan la investigación y el interés de la antropología, lo que podemos encontrar en las páginas de esta obra es un alegato a favor del progreso del conocimiento en base al método científico. Aunque en ocasiones podamos discrepar con las explicaciones ofrecidas por el autor o polemizar con la selección que hace del material bibliográfico que maneja para sostener las mismas, lo que no podemos es negar que a través de sus páginas lo que se busca es combatir la creencia de que la realidad cultural y social humana no puede explicarse por su complejidad.

Para saber más: 

Harris, M. (2011). Vacas, cerdos, guerras y brujas. Los enigmas de la cultura. Alianza editorial: Madrid.

Harris, M. (2004). Introducción a la antropología general. Madrid: Alianza editorial.

Acerca del autor

Rubén Cabal Tejada

Doctorando en Investigaciones Humanísticas.

Comentar

(Spamcheck Enabled)