Migraciones y fronteras en la Antigüedad

Ha vuelto a ponerse en el candelero el tema de la inmigración debido a la crisis de refugiados sirios que abandonan su país huyendo de la pobreza y de la guerra. Aunque sucede desde hace años y desde muy distintos lugares, la polémica ha saltado debido a las fotos de los ahogados aparecidos en distintas playas de Turquía que huían de aquel horror. Una de ellas, la foto del pequeño Aylan aparecido muerto en una playa turca, sobre todas es la causante de los intensos debates sobre la acogida o no y en qué cantidad de las personas que abandonan su país y sus hogares en busca de paz y supervivencia.

Países de Europa como Hungría y Bulgaria, pero también España en sus fronteras con Marruecos, utilizan un método que tiene muchos siglos de existencia: levantar muros, alambradas, concertinas, y otros métodos de contención y delimitación física. El deber de todo historiador es el de ofrecer las herramientas necesarias para comprender el presente mediante el pasado. Lo que escribo a continuación es un pequeño bosquejo del problema de las migraciones en la Antigüedad y de las soluciones o medidas que impusieron los distintos Estados ante ese problema, no siendo ni muy variadas ni distintas a la muy conocida de construir un muro. Pero antes de empezar, es bueno hacer una reflexión previa sobre el significado de la frontera, hecha o delimitada ya sea mediante muro, fosa, empalizada, accidente natural, etc. La delimitación territorial de una comunidad tiene dos funciones básicas como son la defensa física del recinto que rodea y la función simbólica de delimitar el interior, apacible, domesticado, controlable, necesario, lo nuestro es decir, lo deseable, del exterior que es caótico, salvaje, peligroso, indomable, lo extraño, lo otro, lo incivilizado o lo que es lo mismo: dar legitimidad a lo que hay dentro frente a lo que hay fuera.

Recreación de Los Millares (Wikimedia).
Recreación de Los Millares (Wikimedia).

A partir de la Revolución Neolítica, las comunidades humanas empezaron a agruparse en mayores cantidades para defender no sólo sus casas sino también las tierras que trabajaban y los alimentos recolectados tras su siembra. El Medio Oriente es donde empiezan a surgir estas comunidades y donde surge la solución de construir murallas y fortificaciones defensivas. Jericó es el recinto más antiguo del mundo, junto con otros paralelos en los Balcanes. Construido alrededor del 7500 a. C., aparece una muralla y una torre defensiva hechos de arcilla y adobe. En el oriente comienzan a darse los primeros encontronazos entre sedentarios y nómadas, siendo éstos descritos de manera muy negativa en las fuentes históricas de las distintas civilizaciones precisamente por considerárseles incivilizados al no practicar el noble arte de la agricultura. En la Península Ibérica, la cultura de Los Millares (3000 a. C.) construyó su asentamiento con murallas alrededor de él. La ciudad estado más antigua es Uruk, en Mesopotamia, realizada alrededor del 2500 a. C. y fue también la primera ciudad propiamente dicha que contó con un muro y fortificaciones defensivas.

Muralla china (Wikimedia).
Muralla china (Wikimedia).

Algunos siglos después las invasiones de pueblos nómadas como los Guti acabaron con la independencia de las distintas ciudades estado mesopotámicas. Por las mismas fechas, en el valle del Indo, las culturas de Harappa y Mojenjo Daro desarrollan asentamientos en altura defendibles y controladores del comercio de la zona. En el Extremo Oriente, la dinastía china de los Chang (1500-1000 a. C.) construyeron ciudades cercadas en la zona Honan oriental. Cientos de años después, las distintas dinastías de los Ch’in (221-206 a. C.), Han (206-140 a. C.), y Wu Ti (140-87 a. C.) comenzaron a crear el embrión de la actual Gran Muralla China, que no terminó de tener su configuración actual hasta los siglos XV o XVI con la dinastía Ming (1368-1644 d. C.), siendo en sus primeros momentos no más que una serie de fortificaciones no conectadas y realizadas en madera, piedra o simples terraplenes y fosos. Las razones para construirla fueron tanto la contención y defensa frente a los nómadas del norte (hsiung nu o hunos y mongoles más adelante) como el control y la estabilidad de la Ruta de la Seda que unía China con el Mediterráneo a través de Asia Central.

En Egipto, durante el Imperio Medio (2052-1570 a. C.) la XII Dinastía (1991-1796 a. C.) comenzó la construcción de una serie de fortalezas tanto en el oriente del delta del Nilo como en el sur del país para controlar y defender esos territorios de las migraciones de pueblos orientales como los habiru y los nubios respectivamente. En la Grecia Micénica (1500-1100 a. C.) surgen asentamientos establecidos alrededor del palacio del régulo y rodeados de murallas. Famosas son las murallas de Micenas, Pilos y Tirinto, por no hablar de la mítica Troya, cuyas defensas eran tan formidables que los griegos tardaron diez años en penetrarlas según el mito. Siglos más tarde, durante la Guerra del Peloponeso (431-404 a. C.), los atenienses construyeron sus Muros Largos que unían Atenas con su puerto, El Pireo.

Limes romano en Pannonia (Wikimedia).
Limes romano en Pannonia (Wikimedia).

Roma también construyó muros tanto para defenderse como para delimitar su espacio sagrado (pomerium). La sacralidad de este espacio era tal que llevó a Rómulo a matar a su hermano Remo al adentrarse en él sin permiso. En el interior del territorio sagrado, la religión servía como seña de identidad de la comunidad, pues era donde se daba culto común a Júpiter Óptimo Máximo como deidad suprema del panteón romano pues era la tierra de los padres, la patria, terra patrum. Durante el Alto Imperio, Roma empezó a levantar el limes, una serie de fortificaciones y construcciones defensivas a lo largo de toda su frontera con Germania. Aunque las modernas investigaciones sugieren que no era una muralla continua ni una defensa estática como tal sino una serie de puestos defensivos para controlar el paso de personas y comerciantes entre un lado y otro de la frontera, amén de impedir escaramuzas e incursiones en territorio imperial. Esto duró hasta el siglo IV d. C., cuando las sucesivas infiltraciones de pueblos bárbaros conocidas popularmente como «invasiones» desestabilizaron al Imperio Occidental, aunque no fue la única causa, y el limes dejó de tener uso. En Britania, se construyeron también muros defensivos y de contención como los de Adriano (122-132 d. C.) y Antonio Pío (140-142 d. C. a 160 kilómetros al norte del anterior), siendo bajo este emperador cuando se terminó definitivamente el muro de Adriano, para contener a los pictos y escotos que habitaban al norte de ellos.

Las sucesivas oleadas de migraciones bárbaras venían motivadas por muy diversas causas como búsqueda de un mejor clima y mejores tierras, huida de guerras y presiones de otros pueblos invasores como les pasó a los longobardos, los hérulos, los ostrogodos y visigodos en relación con los hunos. Las fortificaciones romanas, sobre todo las del limes germano, fracasaron porque imponían un impedimento físico a un problema social y cultural como es el de la migración. Ante las dificultades que se presentaban, el Imperio no tuvo más remedio que darle a algunas tribus estatutos especiales para integrarlas en él y que pasaran a ser foederatae, (federadas). Esto debería enseñarnos que supuestas soluciones pasadas que no sirvieron y no pusieron fin a un problema, lo más seguro es que no valgan actualmente puesto que en realidad no son soluciones sino parches o intentos de contención de dificultades que tienen causas mucho más profundas que el simple hecho de la movilidad. En cualquier caso, las leyes internacionales exigen a los países europeos el acoger a estas personas que huyen de la muerte.

Compartir
Licenciado en Historia e historiador por vocación, malagueño, nací hace poco más de tres décadas. Interesado en la historia de las mentalidades y el materialismo histórico. Creo que la ciudadanía debe conocer el pasado para arrojar luz sobre el presente. La antigüedad es mi pasión pero la contemporánea y la actual son mi presente, sin dejar de amar otros períodos. Creo firmemente en construir otro mundo.

Dejar respuesta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

(Spamcheck Enabled)