fbpx

Un Dios para el pueblo

Palacio del Dalai Lama en Lhasa.
Existen pocos registros sobre todo lo que pasó en Tíbet entre 1950 y 1959, pero algunas investigaciones recientes hablan de «genocidio religioso». El hecho de que un pueblo fuese invadido, desmembrado, saqueado, insultado y atacado por sus tradiciones y su fe es un hecho terrible que no debería ser olvidado, sobre todo porque el Tíbet sigue hoy ocupado por China.

El imaginario popular que existe hoy en día sobre el Tíbet no va mucho más allá de lo que uno puede aprender de Brad Pitt y su aventura enSiete años el Tíbet (1997).La película cuenta cómo dos extranjeros consiguen penetrar las fronteras de Lhasa, capital de Tíbet, e incluso conocer al daláilama, cuando la tradición tibetana había sido hasta entonces echar e incluso matar a cualquier extraño que se acercara a la ciudad. ¿Por qué? Porque el XIII daláilama había profetizado en 1932...

Contenido para suscriptores
Suscríbete y obtén acceso a todos nuestros contenidos.
Por 20 € al año tendrás acceso completo, nuestra revista en papel y más ventajas. Suscripción digital por 12 € al año.Si ya eres suscriptor, inicia sesión en el formulario de abajo.

 

Ya en quioscos

Boletín semanal

Nombre:
Correo electrónico: