fbpx

Singladuras del capitán D. Francisco Inglott a bordo de la polacra inglesa Josefina

Los nombres y las historias de la mayoría de los capitanes mercantes, oficiales, cargos y tripulantes de embarcaciones civiles se los ha tragado el tiempo como se traga la mar a los barcos que se hunden en los naufragios. Hoy su memoria sólo vive entre legajos perdidos y papeles olvidados. Este artículo es un homenaje a uno de esos marineros, a su barco y a su tripulación.

Hace doscientos años navegar no era una forma de ocio ni de deporte. Sólo la necesidad de sustento, la guerra, la búsqueda de nuevas rutas y casi nunca la de aventuras lanzaba a las personas al mar. A veces, muchos de ellos no volvían. Otras, lo hacían a duras penas, con cicatrices en el cuerpo y en el alma. La Historia ha conservado los nombres de los grandes navegantes: aquellos que abrieron nuevos caminos, descubrieron continentes o fundaron colonias en lugares remotos. Los nombres y las his...

Contenido para suscriptores
Suscríbete y obtén acceso a todos nuestros contenidos.
Por 20 € al año tendrás acceso completo, nuestra revista en papel y más ventajas. Suscripción digital por 12 € al año.Si ya eres suscriptor, inicia sesión en el formulario de abajo.

 

Ya en quioscos

Boletín semanal

Nombre:
Correo electrónico: