Reseñas

La Primera Guerra Mundial contada para escépticos

Juan Eslava Galán (Arjona, Jaén, 1948) se define como lector, novelista e historiador. Es cierto que a lo largo de su carrera ha despuntado como historiador en el sentido de la investigación —es doctor en Letras con una tesis de historia medieval— y en el de la docencia —fue profesor asistente de la Universidad de Ashton y profesor de bachillerato durante 30 años—. Pero también como novelista. Esta última faceta es la que le ha llevado al gran público y a ser reconocido por un trabajo de unión de la novela y la historia.

Portada de 'La Primera Guerra Mundial contada para escépticos'

Portada de ‘La Primera Guerra Mundial contada para escépticos’.

El libro que reseñamos hoy es La Primera Guerra Mundial contada para escépticos (Planeta, 2014). No sabríamos definirlo claramente con un género literario. No es un ensayo, ni un texto académico, pero tampoco una novela. Entraría dentro del apartado de la divulgación histórica. En él, Eslava Galán nos cuenta de manera amena y directa el desarrollo de la Primera Guerra Mundial, con sus antecedentes y consecuencias, poniendo el acento en la personas que vivían las grandes decisiones políticas. Es lo que Eslava Galán llamaría intrahistoria: «Cómo la gente de la calle, la gente común, padece las decisiones de los grandes personajes o padece los grandes hechos».

Una de las virtudes del libro sería su estructura de capítulos. Las 318 páginas están divididas en 72 capítulos. La extensión media de cada uno sería, entonces, unas cuatro páginas y media. Esto hace que la lectura sea ligera y, sobre todo, muy dinámica. En esas 72 partes aborda toda la cronología de la guerra, centrándose en, como hemos dicho, las historias de la gente común sin olvidar la explicación de los grandes acontecimientos y decisiones políticas y militares.

Algunas de estas historias comunes se centran en la vida de los militares en los infiernos que suponían las trincheras. Pero no sólo habla de las enfermedades —de tipo físico y también las afecciones psíquicas y psicológicas— sino de los pasatiempos de los soldados. Narra también la historia de personajes reconocidos como Mata Hari y su trágico final, o el Barón Rojo. Es cierto que el libro está dirigido al gran público, pero prácticamente cualquier tipo de lector podría encontrar algo de interés en él, ya que incluye tantas anécdotas y referencias que el entretenimiento y el aprendizaje están prácticamente asegurados.

En su libro no falta la crudeza de la guerra, la descripción del olor a barro, sangre y cuerpos en descomposición. Cómo las nuevas armas eran capaces de triturar a personas, que en muchos casos eran jóvenes soldados a los que nada se había perdido en las trincheras. Sin embargo, toda esta barbarie es acompañada de una fina ironía que aligera la dureza del relato.

Juan Eslava Galán

Juan Eslava Galán (Wikimedia).

El apartado de la bibliografía también es relevante. Esta obra cumple a la perfección la ecuación de narración fácil de digerir con el rigor que requiere esta disciplina. Eslava Galán pone a disposición de los lectores una amplia selección bibliográfica con la que, en primer lugar, tener la confianza de que los contenidos del libro no son una invención de su autor; y, en segundo lugar, permite ampliar aquellos aspectos que le hayan suscitado mayor curiosidad.

En definitiva, se trata de un libro muy recomendable para realizar una primera aproximación a la Primera Guerra Mundial, llamada Gran Guerra en aquél momento. Pero aseguramos que también será útil para aquéllos que no se creen que las cosas sucedieron tal y como le contaron —de ahí el título «para escépticos»— o quienes se saben la historia pero quieren aprender detalles.

Además, otra de las virtudes de La Primera Guerra Mundial contada para escépticos es la propia narración. Eslava Galán demuestra tener un sentido del humor agudo, capacidad para la ironía y, sobre todo, una forma de escribir muy clara y directa. Hay quien lo compararía, en un plano totalmente diferente, con Pérez Reverte. Creo que no sería algo descabellado, porque como el propio Eslava Galán ha dicho, tienen en común que llaman al pan pan y al vino vino.

Esta obra no es la única que Eslava Galán ha publicado para escépticos. Hay otros títulos como La Segunda Guerra Mundial contada para escépticos (2015), Historia del mundo contada para escépticos (2012) e Historia de España contada para escépticos (1995). Pero ha publicado otros libros divulgativos que mantienen una línea similar, como Una historia de la Guerra Civil que no va a gustar a nadie (2005) o El catolicismo explicado a las ovejas (2009). Seguiremos leyendo a este autor y recomendándolo. Sobre todo porque es necesario que la historia continúe llegando al gran público.


Editorial: Planeta

Título: La Primera Guerra Mundial contada para escépticos.

Autor: Juan Eslava Galán.

Acerca del autor

Álvaro López Franco

Director de Descubrir la Historia. Periodista. Doctorando en la Universidad de Málaga. Investigo sobre Historia de la Comunicación Social e Historia Contemporánea.

Comentar

(Spamcheck Enabled)