fbpx

Apolo y Dafne

Apolo se encontró con ella y se enamoró al instante. Dafne, en cambio, sintió repulsa hacia él, y también miedo. Por eso, comenzó a correr por el bosque. Apolo, ciego de amor, la persiguió con todas sus fuerzas.

Apolo, el dios del Sol, cazaba en el bosque cuando se encontró con Cupido, el travieso dios del amor temido por todos. Apolo, cuando vio sus flechas, le preguntó acerca de lo que podía hacer con ellas. Con esas flechas, podría cazar grandes bestias, que eran dignas de ser suyas. Cupido sólo debía encender amores con su antorcha, no portar esas flechas. Sus victorias no eran las mismas que la del dios del amor. Además, se burló de las habilidades como arquero de Cupido.

Estos comentarios enfa...

Contenido para suscriptores
Suscríbete y obtén acceso a todos nuestros contenidos.
Por 20 € al año tendrás acceso completo, nuestra revista en papel y más ventajas. Suscripción digital por 12 € al año.Si ya eres suscriptor, inicia sesión en el formulario de abajo.

 

Ya en quioscos

Boletín semanal

Nombre:
Correo electrónico: