Mapa político de la región.
Mapa político de la región.

Las guerras del siglo XXI: Abjasia y Osetia del Sur

Las causas inmediatas de este conflicto comienzan con la disolución de la Unión Soviética. Estas dos regiones eran repúblicas autónomas, no repúblicas socialistas soviéticas, por lo que no se les concedió derecho de autodeterminación. Aunque sean dos conflictos teóricamente separados, su historia está tan unida que se han convertido casi en el mismo.

Este conflicto es muy poco conocido a nivel internacional a pesar de su importancia en el escenario regional, con dos grandes guerras, intervenciones de la ONU y Rusia y numerosos testimonios y documentación. Aunque sean dos conflictos teóricamente separados, los analizamos a la vez porque su historia está tan unida que se han convertido casi en el mismo.

Mapa político de la región.
Mapa político de la región.

Acerca de la región

Abjasia y Osetia del Sur son dos regiones que, en teoría, forman parte de Georgia. Están ubicados geográficamente en el Cáucaso y tienen una población muy reducida. (240.000 habitantes en Abjasia y 50.000 en Osetia del Sur). Son regiones que están entre Georgia y Rusia. Osetia del Sur es interior y Abjasia tiene costa. Económicamente la situación de ambas regiones es muy frágil.

Razones del conflicto

El origen es compartido con los otros conflictos de la región. Las causas inmediatas de la guerra comienzan con la disolución de la Unión Soviética. Estas dos regiones eran repúblicas autónomas, no repúblicas socialistas soviéticas, por lo que no se les concedió derecho de autodeterminación. En el caso de Abjasia, ya a fines de los años 80 hubo recogidas de firmas para pedir ser convertida en república socialista soviética. En cuanto a Osetia del Sur, en 1989 se proclamó como república autónoma (dentro de la república socialista soviética de Georgia).

Durante el proceso de independencia de la Unión Soviética el principal líder independentista y posterior presidente,Gamsakhurdia, utilizó una retórica extremadamente agresiva contra las minorías. Bajo la consigna de «Georgia para los georgianos» se lanzaron mensajes muy poco tranquilizadores hacia los pueblos no georgianos habitantes en Georgia. Entre otras medidas, se reivindicó el fin de la autonomía de diversas regiones del país y se hicieron llamamientos a la deportación. Gamsakhurdia llegó a afirmar que la autonomía proclamada por Osetia del Sur era «como si los moros fueran a España y declararan allí una república árabe».

A pesar de que Gamsakhurdia fue depuesto en un sangriento golpe de estado (que envolvió al país en una confusa guerra civil), su retórica caló con fuerza en las políticas internas del país, y la consigna ultranacionalista que no respetaba a las minorías no varió.

Ya en los comienzos de la independencia se iniciaron escaramuzas importantes, pero el conflicto se intensificó con el llamamiento a la movilización general por parte del gobierno de Georgia y la llegada de milicias y voluntarios rusos que apoyaron a los independentistas; entre ellos numerosos chechenos.

Matanza de Zarskaya (1992) realizada por tropas georgianas contra población Abjasia.
Matanza de Zarskaya (1992) realizada por tropas georgianas contra población Abjasia.

En 1992 se proclamó una tregua en Osetia del Sur y en 1993 en Abjasia. Aunque fue rota en numerosas ocasiones. En la corta guerra ambos bandos efectuaron genocidios y limpiezas étnicas, asesinando a personas por el mero hecho de pertenecer al otro grupo. Aunque las matanzas más conocidas fueron por parte de milicias abjasias, las tropas georgianas también efectuaron masacres.

La guerra pareció quedar congelada hasta 2008, año en el que la tensión aumentó de nuevo.

Rusia interviene: la guerra de 2008

En 2008 se inició una nueva escalada de tensiones en el conflicto. Coincidiendo con las intenciones del gobierno georgiano de ingresar en la OTAN, tropas georgianas entraron en Osetia del Sur y empezaron a bombardear su capital. Rusia reaccionó enviando refuerzos y proporcionando a tropas separatistas armamento para que reconquistasen zonas que habían sido reconquistadas poco a poco por las tropas georgianas anteriormente (incluida parte de Abjasia). Entre otros argumentos, Rusia justificó el apoyo a los rebeldes con el hecho de que la mayoría de los habitantes de Osetia del Sur tenían nacionalidad rusa (Rusia expidió pasaportes a la mayoría de los habitantes de la región) y argumentó que tenía que defender a sus ciudadanos, que estaban siendo atacados por tropas georgianas.

Soldados georgianos prisioneros del ejército ruso durante la guerra de 2008.
Soldados georgianos prisioneros del ejército ruso durante la guerra de 2008.

De la misma forma, la ofensiva rusa ocupó y bombardeó varias localidades georgianas, aunque las fuerzas rusas posteriormente se retiraron (salvo de las zonas de Abjasia y Osetia del Sur).

Situación actual

Tras la tregua en esta última guerra, varios países reconocieron la independencia de Abjasia y Osetia del Sur a instancias de Rusia. Su independencia fue reconocida por la propia Rusia, Nicaragua, Venezuela y el micro estado de Nauru, aunque rechazada por el resto de la comunidad internacional.

La situación de ambas regiones es desigual. Mientras que Osetia del Sur ha solicitado formar parte de Rusia desde principios de los años 90 (es una de las razones por las que Rusia concedió pasaportes a gran parte de sus habitantes), Abjasia no mostró deseos de ello y, de facto, es un estado independiente.

Así mismo su situación económica también varía. Abjasia tiene cierta estabilidad a pesar de la crisis económica gracias al ascenso del turismo y Osetia del Sur no ha logrado salir del estancamiento. Como muestra de ello sólo un dato: la cuarta parte de sus ingresos provienen de los impuestos recaudados por el tráfico de mercancías provenientes del túnel de Roki, principal paso entre Rusia y Osetia del Sur.

Conclusiones

La solución al conflicto es extremadamente compleja, casi imposible a estas alturas. Lo ideal hubiera sido llegar a un acuerdo con el resto del país para crear una república federal que respetase a las minorías étnicas dentro de Georgia, pero la política ultranacionalista de «Georgia para los Georgianos» (que aún hoy tiene mucha fuerza) lo impidió. Así mismo, la descarada intervención de Rusia a favor de los separatistas ha hecho que sea muy difícil ser partidario de la autonomía de dichas regiones sin ser tachado de prorruso.

Me gustaría concluir el artículo recordando que estas situaciones no nacen de la nada. Si la Unión Soviética hubiera resuelto dichos problemas anteriormente (ampliando la autonomía dentro de la Unión, por ejemplo) seguramente éste conflicto no hubiese sido tan sangriento.

Para ampliar

Video de la matanza de Zarskaya en 1992 cometida por tropas georgianas. El video está en ruso pero el artículo lo traduce al inglés. Es una de las pocas referencias a masacres cometidas por tropas georgianas: http://ireport.cnn.com/docs/DOC-60031

Es aconsejable la película Mandarinas (2013) recientemente estrenada en España. Narra cómo viven la guerra de los años 90 dos inmigrantes estonios residentes en Abjasia. A pesar de que apenas tiene escenas de guerra, se ve el odio que hay entre abjasios y georgianos de una forma muy clara, así como la presencia de combatientes chechenos.

Escrito por
Jokin Mugica Regueiro

Licenciado en Historia y en Antropología social y cultural. Interesado en historia actual (siglos XX y XXI), especialmente la historia social y otras culturas diferentes a la europea.

Ver todos los artículos
Publicar un comentario

(Spamcheck Enabled)

Escrito por Jokin Mugica Regueiro

Iniciar sesión

Suscríbete al boletín

Correspondencia

Recibe los exclusivos boletines de Descubrir la Historia. Enviamos sólo información relevante. Servicio gratuito.

Tus datos están protegidos. Consulta nuestra política de privacidad.