Inicio Divulgación Las guerras del siglo XXI: Chechenia

Las guerras del siglo XXI: Chechenia


Las guerras son tragedias que han ocurrido a lo largo de toda la historia de la humanidad. Hoy en día, cuando parecía que tras la Guerra Fría iba a llegar una era de paz, o como llegó a predecirse «el fin de la historia» o «la muerte de las ideologías»; según llegó a decir el politólogo Fukuyama, que afirmaba que las únicas luchas serían de carácter nacionalista o religioso, hemos visto que estas hipótesis han resultado fallidas.

Con esta nueva serie de artículos acerca de «guerras del siglo XXI» analizaré dichos conflictos para tratar de refutar tales teorías. A pesar de que las guerras actuales —iniciadas la mayoría de ellas en los 90— tienen un carácter nacionalista y religioso altísimo, no cabe olvidar que detrás de la religión o el patriotismo hay causas sociales muy profundas, que son, en parte, consecuencia de la globalización.

Acerca de Chechenia

Mapa político y étnico de la región del Cáucaso.
Mapa político y étnico de la región del Cáucaso.

Chechenia es una región que oficialmente forma parte de la Federación rusa. Se encuentra en la región del Cáucaso y tiene frontera con Georgia. Su población es mayoritariamente musulmana.

Su estructura social ha estado condicionada hasta hace muy poco tiempo por clanes dirigidos por un consejo de ancianos o «teips», aunque ha habido un cambio radical en ella por culpa de la guerra y la llegada del islamismo radical.

La guerra

Con la disolución de la Unión Soviética hubo numerosos territorios que se independizaron, algunos de forma pactada (como las republicas bálticas) pero otros muchos, en medio de continuas tensiones, siguieron una lógica bastante extraña, y solamente se permitió la independencia a las regiones que habían sido repúblicas durante la Unión Soviética, mientras que otros intentos fueron reprimidos por la fuerza. Este fue el caso de Chechenia.

En 1991 dirigentes locales proclamaron la independencia de forma unilateral, creando una milicia y expulsando a representantes rusos. En 1992 parte de la provincia, Ingushetia, se integró en Rusia.

Intento de secuestro del colegio infantil de Beslán (Osetia del norte). Más de 300 personas, incluidos numerosos niños pequeños, perdieron la vida en un caótico tiroteo.
Intento de secuestro del colegio infantil de Beslán (Osetia del norte). Más de 300 personas, incluidos numerosos niños pequeños, perdieron la vida en un caótico tiroteo.

En 1994 el gobierno ruso trató de reconquistar la autoproclamada república, justificándose en la persecución de ciudadanos rusos y su expulsión del territorio.

La guerra terminó con una tregua en 1996, por lo que de facto Chechenia se convirtió en independiente (aunque ningún estado la reconoció). Esos dos años fueron terribles para la región ya que, tras el asesinato del presidente en 1996 a manos de los servicios secretos rusos durante la guerra, el nuevo gobierno no pudo tener el control en la región, y se crearon numerosas milicias independientes que combatían entre ellas. Así mismo, la llegada de nuevos combatientes de regiones colindantes como Daguestán, hizo que la estructura tribal fuese rápidamente alterada, con una islamización cada vez más fuerte, incluyendo la instauración de la ley islámica por la presión de dichos combatientes, cuya influencia fue cada vez mayor.

En 1999 la situación era caótica tras el control de la región por los islamistas, que trataron de asesinar al nuevo presidente del país y proclamaron su intención de una guerra abierta contra Rusia y la creación de un estado islámico en el Cáucaso.

Tropas rusas celebrando la victoria sobre la incursión islamista en 1999.
Tropas rusas celebrando la victoria sobre la incursión islamista en 1999.

Tal situación fue aprovechada por Rusia para intervenir en la región de una vez por todas. Las causas oficiales fueron dos: Una serie de atentados en Moscú atribuidos a hombres armados chechenos (cuya autoría ha sido discutida en numerosas ocasiones) y una incursión armada a Daguestán por parte de milicias islamistas provenientes de Chechenia.

Esta segunda invasión derivó en una guerra de guerrillas que culminó con el asesinato de miles de personas por parte de las fuerzas armadas rusas. Ello provocó que el movimiento independentista laico fuera perdiendo cada vez más fuerza y los islamistas ganasen mayor influencia.

Momento del asesinato de Ajmat Kadyrov en 2004. Kadyrov fue un importante líder checheno que se acogió a la amnistía ofrecida por Putin. Actualmente su hijo gobierna la región.
Momento del asesinato de Ajmat Kadyrov en 2004. Kadyrov fue un importante líder checheno que se acogió a la amnistía ofrecida por Putin. Actualmente su hijo gobierna la región.

En paralelo, el gobierno ruso instauró su propia administración y ofreció la amnistía a los combatientes que entregaran las armas, lo que hizo que parte de los grupos se aliaran a Rusia y ganaran poder local, siendo algunos de ellos asesinados por los que aún proseguían la lucha.

La estrategia de los rebeldes se radicalizó hasta el punto de derivar en el terrorismo, con numerosos atentados que incluían tomas de rehenes.

A partir de 2007 la mayoría de las facciones independentistas proclamaron el Emirato del Cáucaso, lo que derivó en una radicalización mucho mayor de los grupos separatistas, con una propensión cada vez mayor a los atentados suicidas (aunque hay facciones independentistas opuestas al emirato).

Actualmente el conflicto no parece tener solución.

Conclusiones

Fosa común encontrada en Chechenia.
Fosa común encontrada en Chechenia.

El conflicto de Chechenia es extraordinariamente complejo, ya que mezcla independentismo, brutalidad militar, limpieza étnica (por ambos bandos), corrupción, lucha por el poder y religión.

¿Cual habría sido la solución ideal? En mi opinión, si se hubiese pactado una independencia de Chechenia en 1991 o 1992, se habría respetado la estructura clánica del país y un gobierno laico —aunque descentralizado— habría podido evitar conflictos. Al tener que enfrentarse a Rusia, los chechenos tuvieron que recurrir a milicianos de otras regiones, que apoyaron tendencias que hasta entonces habían sido muy minoritarias, y alteraron con ello la estructura social anterior. Dichas influencias derivaron en el radicalismo islámico posterior, que es el que actualmente tiene mayor influencia.

Además de ello, la administración rusa en Chechenia ha ido aumentando su religiosidad islámica para atraer a descontentos de los rebeldes, incluyendo la instauración en la práctica de la ley islámica y la legalización de la poligamia, unido a la construcción pública de numerosas mezquitas.

Hoy en día las perspectivas no son muy buenas, ya que el conflicto se reduce al enfrentamiento entre unas fuerzas armadas rusas corruptas y brutales y una resistencia cercana a la teocracia, mientras que las otras opciones son cada vez más marginadas.

Para ampliar

Sobre la primera guerra de Chechenia aconsejo la película rusa El prisionero de las montañas (1996) que la narra desde un punto de vista humano, tratando con equidad a ambos bandos y denunciando ciertos aspectos del ejército ruso, como su brutalidad con los reclutas jóvenes.

Muy recomendables son los artículos de Anna Politkóvskaya, asesinada en 2006, en los que denunciaba las atrocidades del ejército ruso tras investigar sobre el terreno y realizar numerosas entrevistas. Una recopilación de dichos artículos se ha publicado en español, con el título Solo la verdad (2011).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

(Spamcheck Enabled)