Tintín y Milú.
Tintín y Milú.

Tintín: un buen comienzo

Era un personaje capaz de producir la mayor fascinación en los niños más curiosos. Sus aventuras y conocimientos sobre prácticamente todos los lugares a los que viajaba hacían que no solo los niños, sino los mayores prestaran mucha atención a cada uno de los cómics y, posteriormente, las series animadas que hicieron bajo la atenta dirección de su dibujante y creador: Hergé. Por supuesto, hablo de Tintín.

Tintín y Milú.
Tintín y Milú.

Recientemente, desde que se estrenó la película Tintín y el secreto del Unicornio de Steven Spielberg, ha habido un resurgir de este caristmático periodista, aventurero y, por qué no decirlo, intrépido arquéologo y conocedor de la historia. Y es que Tintín, al disfrutarlo desde la edad adulta, ofrece un diversidad de lecturas, y una de las que más me gustan como periodista con un gran interés en la historia es precisamente esa faceta del personaje.

En sus aventuras nos transportamos con él y su acompañante Milú a lugares remotos, y otros que no lo son tanto, y a sus historias. La historia está presente en la obra de Hergé tanto en las culturas precolombinas de América central y del sur, como en los indios de norteamérica. También en el Antiguo Egipto o en la cultura china. Se producen muchas veces mezclas muy interesantes entre la historia que hay detrás de la aventura y el contexto en el que se desarrollan, puesto que también muchas están ambientadas en épocas que, para nosotros, ya son historia: el mundo de los sóviets —marcado de cierto carácter propagandístico—, la colonización belga del Congo o las investigaciones arqueológicas en Egipto a las que también Hergé quiso prestar atención.

Todos los ingredientes de los cómics de Hergé hacen que sea tan fascinante para los más pequeños como entretenida e interesante para los jóvenes y adultos. Entre ellos encontramos la aventura, la intriga —siempre resuelta—, los rompecabezas, el peligro y la historia, ya sea como parte de la historieta o del proceso de investigación que lleva a la resolución de un caso.

Por estos motivos invitamos a nuestros lectores a recuperar el interés por Tintín, ya sea en los cómics o en los capítulos de animación. Es un entretenimiento que aporta grandes dosis de diversión a la vez que fomenta el interés por culturas ya desaparecidas o minoritarias. Puede ser un buen comienzo para que los niños empiecen a sentir interés por la historia, su grandeza y sus misterios. Además, os recomendamos leer el análisis que realizan los compañeros de Anatomía de la Historia sobre los acontecimientos históricos en los que se ven envueltas las aventuras de Tintín: «Tintín y la historia real».

Escrito por
Álvaro López Franco

Editor y director de Descubrir la Historia. Periodista. Doctorando en la Universidad de Málaga. Investigo sobre Historia de la Comunicación Social e Historia Contemporánea.

Ver todos los artículos
Publicar un comentario

(Spamcheck Enabled)

Escrito por Álvaro López Franco

Iniciar sesión

Suscríbete al boletín

Correspondencia

Recibe los exclusivos boletines de Descubrir la Historia. Enviamos sólo información relevante. Servicio gratuito.

Tus datos están protegidos. Consulta nuestra política de privacidad.