Divulgación

55 años de independencia y dificultades

Togo (Wikimedia).

Togo (Wikimedia).

La historia de África ha estado marcada por la de Europa. Las potencias europeas no sólo se repartieron África, sino que crearon una división territorial que no respondía a ninguna realidad geográfica, social o cultural. De ahí que el mapa político se caracterice por el trazo de líneas rectas. La colonización de África influyó no sólo en la propia configuración de los Estados sino en su posterior desarrollo. Un ejemplo, que es del que vamos a hablar hoy, es el de Togo.

Es un país pequeño, en el África subsahariana, con una gran dependencia de la agricultura. Su clima es favorable para el desarrollo agrícola, pero casi el 70% de la población vive con menos de 2 dólares al día, una de las líneas internacionales de la pobreza. Pero casi el 40% vive por menos de 1,25 dólares. Su economía es la 161º del mundo respecto al PIB.

Desde 1894 y durante 30 años fue un protectorado alemán al que se llamó Togolandia. En la Primera Guerra Mundial, este Alemania fue derrotada en este espacio. Se dividió y la parte occidental quedó bajo dominio inglés (corresponde a la actual Ghana) y la oriental bajo dominio francés. Durante más de cuarenta años estuvo bajo la bandera francesa. Sabemos en qué medida las colonias contribuían a la economía de sus metrópolis, y cómo el expolio que sufrieron los países colonizados ha marcado claramente su futuro.

En el caso de Togo, aunque alcanzó su independencia en 1960, sólo tuvo un gobierno de tipo democrático presidencialista durante tres años. Un golpe de Estado en 1963, en el que se asesinó al presidente Sylvanus Olympio, dio comienzo a un dominio militar que permanece en la actualidad. Es verdad que en 1990 se trató de iniciar un proceso de avance hacia la democracia, pero el ganador de las elecciones siempre ha sido el sucesor marcado por el dictador que durante 38 años gobernó Togo: su hijo Faure Gnassingbe.

Este país, como las circunstancias de tantos países de África, permanece apartado de la agenda de los medios de comunicación occidentales. Sin embargo, con este artículo queremos que permanezca viva la memoria de un país que se independizó de su metrópoli hace 55 años, pero cuyo presente es muy complicado y su futuro incierto.

Para saber más

Belén Franciso. ‘Togo es un país que algún día conseguirá nacer de verdad’. El Mundo. Disponible en: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/06/29/internacional/1277832438.html

Acerca del autor

Álvaro López Franco

Director de Descubrir la Historia. Periodista. Doctorando en la Universidad de Málaga. Investigo sobre Historia de la Comunicación Social e Historia Contemporánea.

Comentar

(Spamcheck Enabled)