Primer página de una de las cartas publicadas en 'Historia 16'.
Primer página de una de las cartas publicadas en 'Historia 16'.

Polémica falangista en los primeros números de ‘Historia 16’

La revista Historia 16, a la que ya se ha hecho referencia anteriormente en Descubrir la Historia, nació en 1976. Un tiempo convulso en el que el Grupo 16 participó en el plano informativo (Diario 16, desde 1976), analítico (Cambio 16, desde 1971) y también en la especialización temática (Historia 16, desde 1976), entre otros. El primer número de Historia 16 fue polémico pues en su portada situaba a José Antonio Primo de Rivera con la bandera de la Marina de Guerra del III Reich, en un fotomontaje. El artículo que se publicó y al que se hacía referencia en la portada lo escribió Ángel Viñas, uno de los historiadores españoles más reconocidos. Trataba, según he podido leer —pues no he tenido acceso al primer número de la revista Historia 16— sobre algunos intentos de liberación de José Antonio Primo de Rivera por parte de la Marina de Guerra del III Reich.

José Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange.
José Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange.

Lo que aquí se trata de desgranar no es el artículo en sí, sino las reacciones que provocó entre personas cercanas al fundador de la Falange Española de las JONS y que se materializó en varias cartas al director publicadas en los números 2 y en el que probablemente sea el 3, pero el ejemplar del que dispongo no tiene cubierta, que es el único espacio donde se indicaba la fecha de publicación y el número que le correspondía.

La primera carta fue firmada por Pilar Primo de Rivera, hermana de José Antonio y Delegada Nacional de la Sección Femenina de Falange. Además de liderar esta sección de la Falange Española, dedicó su vida a la memoria de su hermano, fallecido en 1936 tras ser ejecutado por conspiración y rebelión militar. En su carta, Pilar expresa «públicamente mi protesta por la portada del referido número uno. Dicha portada es un fotomontaje en el que aparece la imagen de José Antonio —una de sus últimas fotografías, obtenida en la Cárcel Modelo— sobre un fondo en que ondea una bandera nazi». Con este tipo de portada, asegura, no se hace historia, sino que se tergiversa. De manera tajante dijo que la Falange no fue un movimiento de tipo nazi ni su hermano tuvo nada que ver con el nazismo. Aporta algunos testimonios históricos como una nota insertada en un diario en 1934 por José Antonio en el que afirmaba que la Falange no era un movimiento fascismo, aunque reconocía tener «algunas coincidencias en puntos esenciales de valor universal».

La hermana del fundador de Falange no niega que se pudieran llevar a cabo maniobras desde Berlín, como se indicaba en el artículo, para tratar de liberarle —cosa habitual, en palabras de Pilar, en la política internacional—. Termina su carta sugiriendo que si no hubiera sido mejor poner la bandera roja y negra con el yugo y las fechas, simbología falangista y también utilizada en el Franquismo, aunque existía de manera previa a estos movimientos.

Por su parte, la carta publicada en el que, creemos, es el número 3 de la revista estaba firmado por Miguel Primo de Rivera y Urquijo. Es el hijo del hermano menor de José Antonio Primo de Rivera, Fernando. En su trayectoria encontramos que fue alcalde de Jerez de la Frontera entre 1965 y 1971 y que ocupó diversos cargos durante el Franquismo, pero también en la democracia, como senador en las Cortes Constituyentes de 1977.

Primer página de una de las cartas publicadas en 'Historia 16'.
Primera página de una de las cartas publicadas en ‘Historia 16’.

Su carta estaba titulada como «Fotomontaje». Su carta mantiene el tono defensor de la Falange que su tía, Pilar, había mostrado en su correspondiente comunicación al director de la revista. Parte de la siguiente argumentación: «El hecho de que la Alemania de Hitler intentase la salvación de José Antonio no quiere decir que José Antonio fuera nazi». Asegura que fueron muchos los que intentaron su salvación, desde «una princesa inglesa, al presidente de la República de Francia, pasando por el conde de Romanones».

Afirmó que el proyecto político de José Antonio, aunque coincidiera con el fascismo italiano o el nazismo alemán «en la mecánica de algún gesto o distintivo» no tenía nada que ver con él. De su tío asegura que era «todo un humanista, ofreció un proyecto de superación de lo que él consideraba inevitable: la nueva invasión de los bárbaros, o, lo que es igual, el cumplimiento inexorable de las predicciones de Marx». Añadió que se basaba en «un sentido cristiano de la existencia que atribuye al hombre la libertad, la integridad y la dignidad».

Su carta, escrita en un tono respetuoso con la publicación, terminaba con el agradecimiento por la aceptación de la carta y aseguraba que no tiene «ningún aire polémico, sino todo lo contrario, pues tan solo pretendo puntualizar posibles suspicacias». Es cierto que la carta presenta un tono conciliador. También habría que tener en cuenta que hay que ubicarla a mediados del año 1976, y España vivía un momento de ebullición política. Esto permitía que convivieran todavía las ideas propias del Franquismo y que luego cayeron en decadencia. Solo hay que observar sus resultados electorales en los últimos comicios estatales: 2.901 votos. En las de 2008 fueron ligeramente superiores: 14.023.

Al margen de la opinión política y del análisis acerca de la ideología falangista, habría que reconocer que una publicación de carácter progresista del Grupo 16, Historia 16, aceptara cartas críticas con su artículo de portada del primer número. Es algo, sin duda, muy positivo para la pluralidad y la autocrítica. En cualquier caso, la revista publicó una respuesta a la carta de Pilar Primo de Rivera:

«HISTORIA 16 no pretendió identificar a José Antonio y a la Falange con el nazismo, como bien puede comprobarse con la lectura del artículo de Ángel Viñas, a que hace referencia esa portada. En la fotografía que sirve como fondo a José Antonio aparece una bandera de la Marina de Guerra del III Reich, así como algunas unidades navales, porque fue la Marina alemana quien corrió con la principal responsabilidad en los intentos de liberación a que hace referencia el artículo».

Pero esta línea de aceptación de cartas discrepantes con los contenidos se mantiene a lo largo de muchos números, un ejercicio de libertad y de acceso de los lectores a la expresión de sus opiniones y valoraciones sobre los contenidos de la revista.

Falange Española pudo no estar alineada con el fascismo italiano el nazismo alemán, aunque es una valoración que requiere de precisión, estudio y análisis. Pero, desde luego, formó parte del apartado socializador durante el Franquismo y sirvió para perpetuar valores que mantuvieron a España en un estado de estancamiento social con respecto, por ejemplo, al papel de las mujeres en la sociedad, entre otras muchas cosas.

Escrito por
Álvaro López Franco

Director de 'Descubrir la Historia'. Mi ámbito de especialización es la historia contemporánea y la historia de la comunicación social. Vicedirector del Instituto de Estudios Campogibraltareños, entidad académica que promueve la investigación en el ámbito geográfico del Campo de Gibraltar.

Ver todos los artículos
Publicar un comentario

(Spamcheck Enabled)

Escrito por Álvaro López Franco

Iniciar sesión

Suscríbete al boletín

Lee nuestra revista en papel y accede a todos los contenidos

Divulgación histórica independiente

España (20 €) ‧ UE (40 €) ‧ Digital (12 €)