Divulgación

El goticismo y las Cortes de Cádiz

El contexto en el que se desarrollaron los progresos políticos hacia el liberalismo en España fue el de una guerra para expulsar al ejército francés comandado, en su cúspide, por Napoléon Bonaparte. La animadversión del pueblo ibérico por todo lo francés hizo que desde la política se buscara un fundamento a las reformas en la propia historia nacional. Esto servía como justificación a las decisiones, muchas de ellas basadas en el modelo inglés, para evitar las acusaciones de mantener actitudes extranjerizantes.

La promulgación de la Constitución de 1812, de Salvador Viniegra (Wikimedia).

La promulgación de la Constitución de 1812, de Salvador Viniegra (Wikimedia).

De ahí que se buscara en la tradición hispana los orígenes de la libertad y los fundamentos teóricos de la revolución que se estaba produciendo en el territorio español de manera paralela a la guerra. El jurista e historiador del derecho Francisco Martínez Marina recopiló la historia jurídica a varios temas relacionados con la revolución, como la limitación del poder real. En su obra Teoría de las Cortes cita a Montesquieu, que afirmaba lo siguiente sobre el gobierno del reino visigodo:

«[…] sistema tan excelentemente constituido que yo no creo que haya existido sobre la tierra otro tan bellamente templado y combinado en todas sus partes».

En la forma de gobierno de este pueblo encontraron la tradición adecuada para, así, evitar copiar a los franceses, tal y como explica Ángeles Lario[[Lario, Á. (coord.) (2010). Historia contemporánea universal. Del surgimiento del Estado contemporáneo a la Primera Guerra Mundial. Madrid: Alianza Editorial, p. 124.]]. Otros autores, como Fernando Garrido y Tortosa siguieron estos criterios posteriormente, en último tercio del siglo XIX, para analizar la revolución y la construcción del Estado contemporáneo en España.

En este punto llegamos al goticismo. El modelo gótico era asambleario y el rey era elegido, pero la asamblea mantenía un gran poder. Esta tradición sirvió para argumentar, entonces, que España era un lugar de la libertad hasta la llegada del absolutismo, y la revolución trató de recuperar una situación que había existido de manera precedente en la Historia de España.

La búsqueda de la historia, adaptarla la legislación tradicional a la realidad de aquellos días, fue el fundamento del historicismo español en los tiempos de las Cortes de Cádiz, pero también en momentos posteriores, tal y como apunta la citada autora.

Acerca del goticismo y su influencia es recomendable lectura de un artículo de Clara Álvarez Alonso titulado Un rey, una ley, una religión (Goticismo y constitución histórica en el debate constitucional gaditano). En él hace alusión a autores, como François Hotman o el propio Martínez Marina, que presentan a los godos como los «restauradores de la libertad española», pues su forma de gobierno era «mixto de aristocracia y democracia». Estas citas textuales pertenecen a discursos de Martínez Marina referidos por Álvarez Alonso, pero solo son algunos de los ejemplos que aporta sobre la búsqueda de los orígenes de la libertad frente al despotismo.

Fuentes

Lario, Á. (coord.) (2010). Historia contemporánea universal. Del surgimiento del Estado contemporáneo a la Primera Guerra Mundial. Madrid: Alianza Editorial, p. 124.

Álvarez Alonso, C. (2000). «Un Rey, una Ley, una Religión (Goticismo y Constitución histórica en el debate constitucional gaditano)». En Historia constitucional: Revista Electrónica de Historia Constitucional, 1. Disponible en: http://www.seminariomartinezmarina.com/ojs/index.php/historiaconstitucional/article/view/106/9

Acerca del autor

Álvaro López Franco

Editor y director de Descubrir la Historia. Periodista. Doctorando en la Universidad de Málaga. Investigo sobre Historia de la Comunicación Social e Historia Contemporánea.

Comentar

(Spamcheck Enabled)