Inicio Divulgación En martes, ni te cases ni te embarques

En martes, ni te cases ni te embarques


El mundo en el que vivimos, donde la ciencia y los avances tecnológicos vienen experimentando un potencial crecimiento en todo lo que rodea a nuestra vida cotidiana, puede resultar chocante la pervivencia de hábitos y costumbres muy ligados al azar y la suerte. Pese a que nos cueste reconocerlo, somos muchos los que, de manera más o menos consciente, caemos en alguna de estas supersticiones o creencias sin explicación científica.

Desde pasar por debajo de una escalera a derramar sal o toparse con un gato negro, son infinitos los ejemplos de temores y situaciones que muchos han venido interpretando como malos augurios. Tal es el caso de un día como hoy, martes 13, una jornada que muchos españoles, griegos, argentinos, chilenos y venezolanos (entre otros países) consideran nefasta y en torno a la cual surge el dicho de “en 13 martes ni te cases ni te embarques”… Algunos incluso apostillan “ni de tu casa te apartes”. Lógicamente, se trata de una creencia totalmente irracional y sin fundamentos científicos, pero que se encuentra muy arraigada en la sociedad y que merece la pena explorar al menos de manera somera para tratar de encontrar sus orígenes y descubrir lo amplio y complejo de su historia.

En el banquete del Valhalla, Lokie era el invitado número 13
En el banquete del Valhalla, Lokie era el invitado número 13

En primer lugar, conviene preguntarse por qué el martes y no otro día de la semana, y por qué precisamente el 13 y para ello debemos remontarnos a la Antigüedad, donde encontramos numerosos episodios relacionados con dicho número. Fueron 13 los comensales de la Última Cena, como 13 eran los espíritus malignos mencionados en la Cábala judía y 13 fueron también los dioses que acudieron al banquete del Valhalla en la mitología nórdica, ocupando el último puesto el ladino y engañadizo Loki. Incluso en el mundo del Tarot,  el número 13 está asociado a la muerte y la desgracia.

En cuanto al papel que juega el martes como día de la semana, hay quienes apuntan al hecho de que la caída de Constantinopla en manos de los turcos en 1453, una fecha que conmocionó a toda la cristiandad en su momento, se produjera tal día. Pero también hay quien lo asocia al hecho de que el dios romano de la guerra sea quien diera nombre a este día de la semana, o que el planeta homónimo sea rojo, color de la sangre, y por tanto, de la guerra y la destrucción. Hubo quienes incluso fomentaron la leyenda de que el episodio bíblico de la Torre de Babel sucedió en tal fecha.

En cualquier caso, son muchas y muy diversas las explicaciones que atribuyen tanto al número 13 como al martes una connotación negativa y pesimista, y esta profunda creencia se ha mantenido a lo largo de los siglos, llegando hasta nuestros días y conjugándose en una fecha exacta y concreta para países como España, mientras en aquellos de ámbito anglosajón, por ejemplo, se ha fijado en el viernes 13.

Ilustración que acompañaba al artículo de Blanco Belmonte
Ilustración que acompañaba al artículo de Blanco Belmonte

Hubo, sin embargo, autores que trataron de ver un origen exacto de este fenómeno, en un intento por rastrear el punto exacto de la historia en que se generalizó esta superstición. Es el caso del periodista Blanco Belmonte, que en un artículo para el diario Blanco y Negro en 1922 argumentaba que fue la caída de Játiva (Valencia) a manos de los musulmanes en 1276 y la muerte de la mayoría de la población de la ciudad la que hizo que esta fecha, que casualmente cayó en martes, fuese considerada “aciaga” y “de mal agüero” según algunos cronistas de la época.

Sin embargo, todo parece indicar que, si bien este episodio contribuyó a fomentar el temor hacia el martes, la creencia de que el momento en que esta fecha coincide con el decimotercer día del mes es sinónimo de mala suerte es un proceso más complejo y mucho más antiguo. En definitiva, no podemos aventurarnos a ofrecer una explicación exacta de cuándo se empieza a generalizar esta creencia, pero lo que sí sabemos a ciencia cierta es que la fobia al 13 (también conocida como triscaidecafobia) no es un fenómeno especialmente novedoso, y que tanto ésta como la connotación negativa del martes son creencias y supersticiones casi tan antiguas como la propia humanidad. Casi podríamos decir que la superstición es algo innato en el ser humano o al menos que siempre lo ha acompañado, y que aún en nuestros días tiene cierto peso en la sociedad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

(Spamcheck Enabled)