El historiador Tito Benady junto al director del IECG Ángel Sáez (IECG)
El historiador Tito Benady junto al director del IECG Ángel Sáez (IECG)

¿Para qué sirven unas jornadas de historia?

El pasado fin de semana tuve el enorme placer de asistir a las XII Jornadas de Historia del Campo de Gibraltar, organizadas por el Instituto de Estudios Campogibraltareños (IECG). No solo pude asistir como público, lo cual ya ha sido una experiencia maravillosa, sino que he tenido la oportunidad de estrenarme como comunicante con los resultados de una investigación.

Entiendo que, de primeras, al público general que acostumbra a leer Descubrir la Historia no le interese la historia del Campo de Gibraltar. Sin embargo, cuando vemos la historia de manera global, y consideramos que una cuestión local no se limita al ámbito geográfico en el que se desarrolla, encontraremos muchos aspectos interesantes que descubrir. De hecho, no ha sido una excepción que en las comunicaciones de estas jornadas se haya hablado de la República romana, la Segunda Guerra Mundial, la represión franquista y la España de después de la Guerra de la Independencia.

La historia se construye por aportaciones que, aunque parezcan pequeñas, se unen a otras formando un rompecabezas complejo, y esta es la única forma de hacer un relato riguroso y científico. Por esta razón, las jornadas de historia como las que ha organizado el IECG sirven para unir a investigadores que trabajan sobre diferentes aspectos y épocas de la historia de un espacio geográfico que no vive aislado del mundo que le rodea.

El historiador Tito Benady junto al director del IECG Ángel Sáez (IECG)
El historiador Tito Benady junto al director del IECG Ángel Sáez (IECG)

Recordemos que el Campo de Gibraltar tiene relaciones directas e indirectas con otros muchos lugares de España y del mundo. No solo en la actualidad, sino en diferentes periodos de su historia. Desde fenicios, cartagineses y romanos, por solo citar algunos, hasta ingleses, marroquíes, genoveses, malteses o catalanes. Esto ha permitido que sea un espacio geográfico realmente interesante desde el punto de vista de la investigación histórica, cultural y sociológica. También por esa razón existe un IECG, especializado en esta región, y que no recoge investigaciones de otros emplazamientos de la provincia de Cádiz o de Andalucía, a pesar de que las alusiones a lugares lejanos son continuas. Por este motivo, también el IECG ha editado en sus 25 años de existencia 41 revistas académicas de primer nivel, bajo el nombre Almoraima. No solo de historia, claro, ya que también el Campo de Gibraltar tiene peculiaridades estudiadas por otras disciplinas como la flora, la ornitología, la arqueología, la literatura u otras artes.

Volviendo a la cuestión inicial: ¿para qué sirven unas jornadas de historia? Sirven, principalmente, para compartir información y divulgar al público académico, pero también general, los resultados de las investigaciones que se han realizado. Esto permite abrir nuevos campos de estudios, conocer qué aspectos están siendo trabajados además de comprobar qué líneas aún no se han explorado.

Y si esta pregunta la hacemos, concretamente, para las jornadas de historia del Campo de Gibraltar, podríamos responder que sirven, además de para lo anterior, para cubrir esa necesaria atención que no recibe habitualmente esta comarca del sur de España y de Europa. Algunas de las comunicaciones de las jornadas han tratado de algunos ejemplos de esa falta de interés de la administración central por el Campo de Gibraltar. Por tanto, la existencia de un Instituto de Estudios Campogibraltareños y de unas jornadas de divulgación de la historia sobre esta región suponen un bálsamo para los investigadores y los ciudadanos de un lugar relativamente olvidado, pero con una riqueza histórica, patrimonial y cultural incalculables.

Este no será el último artículo que se publicará en Descubrir la Historia sobre este instituto y sus actividades de investigación y difusión de la historia. La razón es que creemos que realizan un trabajo extraordinario que ejemplifica cómo se debe escribir la historia. Desde los comienzos de Descubrir la Historia hemos hablado de la microhistoria, y de la importancia que tiene este enfoque para el conocimiento de la historia. También la historiografía se orienta a las investigaciones concretas, que van de lo particular a lo general. De manera que, aunque lo que se haya hablado en las XII Jornadas de Historia del Campo de Gibraltar no sea, en todos los casos, microhistoria, sí es cierto que la orientación no podría ser más correcta dentro de las corrientes historiográficas actuales.

¿Se han dado cuenta que este artículo ha tratado el tema del valor de las jornadas de historia exponiendo un caso particular? Esa es, en resumidas cuentas, la forma de trabajar de los investigadores.

Escrito por
Álvaro López Franco

Editor y director de Descubrir la Historia. Periodista. Doctorando en la Universidad de Málaga. Investigo sobre Historia de la Comunicación Social e Historia Contemporánea.

Ver todos los artículos
Publicar un comentario

(Spamcheck Enabled)

Escrito por Álvaro López Franco

Iniciar sesión

Suscríbete al boletín

Lee nuestra revista en papel y accede a todos los contenidos

Divulgación histórica independiente

España (20 €) ‧ UE (40 €) ‧ Digital (12 €)