Divulgación

«Asaltar los cielos»

La cabeza visible del movimiento político Podemos, Pablo Iglesias, quien frecuentemente atrae la atención de los medios de comunicación tanto por las críticas como por el apoyo que recibe de muy diversos sectores sociales y posturas ideológicas, compareció hace pocos días en una asamblea de dicha formación política para delimitar y definir el futuro del proyecto y marcar los objetivos a seguir.

Pablo-Igesias-Vistalegre-Asamblea-Podemos_EDIIMA20141018_0184_14

Pablo Iglesias en la citada asamblea

Su mensaje principal, que grosso modo fue la insistencia en una necesidad de configurar esta opción política como un proyecto sólido y unitario que permitiera dar lugar a una nueva alternativa en el espectro político español, no es realmente el tema en que vamos a centrarnos. Lo que realmente nos llama la atención y queremos destacar es la frase que lanzó hacia el final de su discurso, cuando dijo que “el cielo no se toma por consenso. Se toma por asalto”. Una cita que muchos han considerado un tanto incendiaria y que tiene su historia, por lo que hoy nos gustaría matizar su significado e historia.

El “asalto al cielo” es una expresión que ya utilizara Karl Marx en su carta al doctor Ludwig Kugelmann para explicarle el fracaso de la iniciativa revolucionaria de la Comuna de París de 1871, un episodio que tanto comunistas como anarquistas consideraron como propio al haberse producido antes de la gran división interna del movimiento obrero en ambas corrientes, y que debido a ello, formó parte del discurso político de parte de la izquierda política hasta nuestros días. En aquel contexto, sin lugar a dudas se trataba de una exhortación a la unidad del movimiento revolucionario en su lucha contra el sistema, lo que hace que hoy pueda ser interpretada con un carácter violento o de insurrección, aunque creo más bien debiéramos interpretarlo en términos políticos, como la necesidad de unidad del partido y sus votantes en la lucha electoral.

En cualquier caso, esta misma expresión se repetiría desde entonces en el mensaje político de la izquierda, sobre todo en su rama comunista (al ser el padre de dicha corriente ideológica quien la hiciera célebre), y podemos encontrar numerosos ejemplos al respecto, como el libro de las memorias de Dolores Ibárruri, “La Pasionaria”, que lleva por título precisamente “Asalto a los cielos” y que recoge las vivencias de esta figura relevante de la historia del comunismo español.

La Comuna de París de 1871 fue la gran tentativa de un "asalto a los cielos" que destacó Marx

La Comuna de París de 1871 fue la gran tentativa de un “asalto a los cielos” que destacó Marx

No obstante, todo parece indicar que no se puede atribuir al filósofo alemán la autoría de la expresión, o al menos eso es lo que nos cuenta Javier Rioyo, director del Instituto Cervantes de Lisboa y autor de un documental sobre la vida de León Trotsky en el que se hace referencia a un posible origen de ésta en el romanticismo alemán del siglo XVIII y que luego pasaría a manos del movimiento marxista como elemento simbólico de lucha contra el sistema y apología de la llamada “dictadura del proletariado”. De hecho, si nos remontamos muchos siglos atrás, el “asalto a los cielos” no era otra cosa que el ataque que los titanes llevaran a cabo contra los dioses del Olimpo en uno de los episodios más importantes de la mitología griega.

Los tiempos cambian, y con ellos los significados de las palabras y expresiones, pero siempre resulta curioso ver cómo algunas tienen tanto poder y tanta fuerza que se adaptan y reutilizan en contextos muy diferentes pero sin dejar de tener cierta repercusión.

Acerca del autor

Miguel Vega Carrasco

Licenciado en Historia y Máster en Historia del Mundo.

Comentar

(Spamcheck Enabled)