Inicio Reseñas La trilogía Africanus es la excelencia de la novela histórica

La trilogía Africanus es la excelencia de la novela histórica


Tal y como prometí en la reseña que publiqué en Descubrir la Historia del primer libro de la trilogía sobre Escipión el Africano de Santiago Posteguillo, toca hacer una revisión de conjunto de toda la obra. Son más de 2.000 páginas que leí y digerí en poco más de un mes, lo que demuestra que es una novela que engancha, y mucho. Esto ya lo expliqué en la reseña del primer libro. No me gustaría repetirme, ese es el motivo por el que no he publicado una reseña para el segundo libro y otra para el tercero, sino que he preferido hacer un único artículo para hablar de la trilogía al completo.

Busto de Escipión como senador de Roma
Busto de Escipión como senador de Roma

Los títulos son El hijo del cónsul, Las legiones malditas y La traición de Roma. Entre todos ellos se narra la vida de Publio Cornelio Escipión, hijo del cónsul de Roma Publio Cornelio Escipión y sobrino del también cónsul y guerrero Cneo Cornelio Escipión. Desde la primera novela se cuida al máximo el rigor histórico, dejando los necesarios espacios a la ficción sin olvidar, eso sí, la verosimilitud respecto a la época histórica y el carácter conocido de sus protagonistas.

El contexto es la República romana, concretamente los años de la Segunda Guerra Púnica, en la que los cartagineses, con Aníbal Barca al frente, sembraron el terror en Roma, llegando prácticamente a su total aniquilación. En los libros primero y segundo Santiago Posteguillo cuenta con acierto e interés los momentos en que la lucha estuvo más igualada, la caída en picado de Roma, la falta de recursos de Aníbal durante su campaña en suelo itálico por la ineficacia del Senado cartaginés y, por último, la perseverancia de Escipión para llevar la guerra a África, para lo que le fueron concedidas unas desterradas, desentrenadas y desorganizadas legiones de Roma que habían sido derrotadas en la Batalla de Cannaey su victoria final sobre Aníbal en la Batalla de Zama.[pullquote]Desde la primera novela se cuida al máximo el rigor histórico, dejando los necesarios espacios a la ficción sin olvidar, eso sí, la verosimilitud respecto a la época histórica y el carácter conocido de sus protagonistas.[/pullquote]

El tercer libro está orientado al exilio de Aníbal de Cartago y los acontecimientos vitales que unieron a Aníbal y a Escipión, ya que ambos fueron los mejores generales de su tiempo y también despreciados por sus respectivos senados. Aníbal por querer que las personas con más dinero de Cartago pagaran impuestos para hacer frente a los tributos designados por Roma tras su victoria en Zama. Escipión por una acusación por corrupción en la campaña en Asia contra el rey Antíoco III tras la victoria en la Batalla de Magnesia, donde Escipión no fue el cónsul al mando, lo fue su hermano Lucio Cornelio Escipión (que se ganó el sobrenombre de Asiaticus por esta victoria), sino que fue en calidad de asesor.

Por eso el libro se titula La traición de Roma. Una familia como la de Escipión, que tan importantes victorias dio a la República y dinero ingresaron en sus arcas, fueron traicionados y a Publio se le condenó al exilio por temor a que su creciente poder le llevara a proclamarse rey de Roma, lo que sería un retroceso a los tiempos de la denostada monarquía.

La trilogía es un ejemplo de cómo deberían ser las novelas históricas porque al final explica qué es ficción y qué realidad en la historia. Por ejemplo, la narración de la esclava Netikerty es inventada por completo, pero no solo la incluyó para añadir una parte novelada a la historia, sino porque es creíble que sucediera algo así, aunque no esté demostrado ni sea históricamente cierto. Por otro lado, hace unos apuntes sobre las fuentes históricas que existen sobre la figura de Escipión, las dudas que éstas podían generar y señala los sucesos que, aunque probables, podrían no ser ciertos.

[pullquote]La trilogía es un ejemplo de cómo deberían ser las novelas históricas porque al final explica qué es ficción y qué realidad en la historia.[/pullquote]El autor, además, no idealiza a los personajes, sino que los muestra tal y las fuentes los describen. Por ejemplo, Escipión fue un gran general de Roma, pero no tuvo aciertos en su vida familiar, ni respecto a su esposa Emilia ni a sus hijos. Su gran rival político, Marco Porcio Catón, es descrito como una persona calculadora y austera, que sentía un gran desprecio por los escipiones y sus seguidores. Sin embargo, no se olvida de que en sus últimos años no se mantuvo fiel a su condición reservada en lo privado y tuvo un hijo ilegítimo, que luego tendría un mayor peso en la historia por ser Catón el Joven un descendiente directo de éste.

Por último, Santiago Posteguillo escribe las relaciones de los personajes de sus novelas con la futura historia de Roma, lo que da mayor importancia a la historia que narra con su trilogía y crea al lector la sensación de ser testigo de lo acontecido en aquellos años de Roma y lo que sucedería doscientos años después. Posteguillo, por su rigor y por la calidad literaria de su trilogía sobre Escipión, merece el mejor de los calificativos como escritor de novela histórica.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

(Spamcheck Enabled)