A un lado el cráneo de Ricardo III y al otro una representación pictórica de su rostro
A un lado el cráneo de Ricardo III y al otro una representación pictórica de su rostro

Ricardo III vive una nueva historia

Hace ya dos años del hallazgo de los restos de Ricardo III en un aparcamiento de Leicester en 2012. No fue una casualidad, sino que un equipo formado por la Universidad de Leicester, el Ayuntamiento de Leicester y la Richard III Society unieron sus esfuerzos y conocimientos para encontrarlo. Ricardo III fue el último rey inglés en morir en el campo de batalla. Falleció en la batalla de Bosworth que le enfrentó como candidato al trono de Inglaterra de la casa de York a Enrique Tudor de la casa Lancaster. Fue la batalla final y decisiva de una larga contienda conocida como la Guerra de las dos Rosas.

A un lado el cráneo de Ricardo III y al otro una representación pictórica de su rostro
A un lado el cráneo de Ricardo III y al otro una representación pictórica de su rostro

Desde el descubrimiento del esqueleto de Ricardo III se han publicado varios trabajos muy interesantes sobre su vida. Por ejemplo, se sabe con certeza que sufría escoliosis severa de la columna vertebral y se han identificado las lesiones del esqueleto que pudieron matarle, o aquellas que no eran tan graves. Se han realizado estudios de diferente tipo, como el publicado enJournal of Archaeological Science (“Multi-isotope analysis demonstrates significant lifestyle changes in King Richard III”) que analiza ciertos isótopos que han quedado fijado en los huesos del monarca y que denotan un consumo abundante de vino y de carne.

Por ejemplo, se ha inferido que su alimentación estaba basada en las carnes de cisne y garza además de peces de agua dulce al sumar a los resultados del análisis químico la costumbre de la realeza de tomar este tipo de alimentos. Las investigaciones como esta son un buen ejemplo de la importancia de hacer equipos multidisciplinares de trabajo para el mejor conocimiento de la historia, uniendo a antropólogos, químicos e historiadores.

El rey Ricardo III ha aparecido estos días de nuevo en los medios de comunicación porque ya existe una fecha para su nuevo enterramiento. Ha sido una cuestión polémica ya que algunos de sus descendientes (muy lejanos, claro) propusieron que se le enterrara en York, donde él hubiera querido que fuera. Hay que tener en cuenta que fue enterrado apenas sin detenimiento ni honores, ya que fue derrotado en una guerra por el ascenso al trono de Inglaterra y el nuevo rey no dedicó a Ricardo III una tumba suntuosa. Finalmente será enterrado de nuevo en Leicester, donde murió, en marzo de 2015. Será un enterramiento con honor y dignidad, como afirmó en un comunicado David Monteith, Dean de la Catedral de Leicester.

El coste de su nuevo enterramiento será de 2,5 millones de libras (unos 3,1 millones de euros al cambio de hoy). Michael Ibsen, ebanista y descendiente de Anne, hermana de Ricardo III, será quien construirá el nuevo féretro. No tendrá un estilo medieval, porque no tratan de hacer un enterramiento original, sino un homenaje desde el siglo XXI al rey. Además de darle sepultura, se creará un museo sobre su figura, según informó el alcalde de Leicester.

Fuentes

Escrito por
Álvaro López Franco

Editor y director de Descubrir la Historia. Periodista. Doctorando en la Universidad de Málaga. Investigo sobre Historia de la Comunicación Social e Historia Contemporánea.

Ver todos los artículos
Publicar un comentario

(Spamcheck Enabled)

Escrito por Álvaro López Franco

Iniciar sesión

Suscríbete al boletín

Correspondencia

Recibe los exclusivos boletines de Descubrir la Historia. Enviamos sólo información relevante. Servicio gratuito.

Tus datos están protegidos. Consulta nuestra política de privacidad.