Maqueta de Baelo Claudia
Maqueta de Baelo Claudia

Esencia de teatro romano

El teatro romano comenzó a instalarse en la época de la República, y muchos de los amantes de este entretenimiento eran acusados de estar influidos por costumbres extranjeras, ya que el teatro era algo propio de la cultura griega. De hecho, los espacios donde se representaban las primeras obras en los territorios dominados por Roma no eran, ni de lejos, comparables a las edificaciones griegas; más bien eran construcciones temporales de madera donde escenificar, habitualmente, tragedias.

Poco a poco se fue asentando, y aunque no ha llegado a nuestros días como una de las principales atracciones para los romanos, sí que hubo grandes autores, entre los que se encuentra Tito Maccio Plauto. Vivió un periodo convulso de la república romana. Fue comerciante y también soldado en las filas de las legiones romanas después de llegar desde la región italiana de Umbría y combatió en ellas. Su recuerdo persiste por su producción teatral, entre cuyas obras más destacadas se encuentra Miles gloriosus o la que ha motivado este artículo: Amphitruo o Anfitrión.

Maqueta de Baelo Claudia
Maqueta de Baelo Claudia

La Consejería de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía, a través de su programa estival para los Teatros Romanos de Andalucía ha desarrollado un importante trabajo para que se puedan disfrutar obras de teatro clásico en verdaderos teatros romanos en Andalucía: Itálica, Baelo Claudia, Málaga y Cádiz. Hace solo unos días pude ir a Baelo Claudia a ver la representación de Amphitruo en el teatro romano de allí. Fue una experiencia única para mí, ya que me permitía vivir una obra de teatro que, probablemente, fuera representada allí mismo, y donde los romanos fueran a verla una tranquila tarde como la que permitieron los caprichosos vientos de la costa de la luz aquella noche de teatro.

El título de de este artículo es “Esencia de teatro romano” y es porque la obra, a pesar de no ser como esperaba, captó la esencia del teatro romano, y voy a explicar por qué. Anfitrión es una comedia, de hecho su importancia es que fue la primera comedia de Plauto en la que aparecían personajes de la mitología romana: Júpiter y Mercurio como personajes principales. Fue una apuesta arriesgada para él, ya que los dioses eran participantes de tragedias, y disponían a su antojo de los mortales, pero su aparición en una comedia podía hacer pensar en que se estaban riendo de los dioses. En cualquier caso, Producciones Imperdibles, responsable de la representación de Anfitrión hizo una apuesta aún más arriesgada.

A pesar de ser una comedia, esperaba un tono muy diferente en la trama. Esperaba que se utilizaría el texto original (al menos la parte que se conserva) y que nos reiríamos al estilo romano. Pero, muy al contrario, consiguieron que la obra se entendiera en su trama principal, sin alterar lo más mínimo el significado de la obra y toda la crítica social (a patricios, a cómo trataban a los esclavos, incluso a los caprichos de los dioses), pero con un humor perfectamente adaptado a la actualidad. Quiero decir que el argumento se mantenía, pero todas las bromas y comentarios hacían referencia a cosas que todos los que allí estaban podían conocer y comprender, algo fundamental para conectar con el público y que la obra tenga éxito. Pero, repito, sin alterar la obra ni tampoco las tradiciones del teatro romano.

Por ejemplo, era tradición que al comienzo de una representación uno de los actores explicara la trama en sus puntos más importantes para que ningún espectador se perdiera y, así, mantuviera el interés durante el transcurso de toda la obra. En este caso, hicieron lo propio a ritmo de carnaval de Cádiz. Puesto que era una comedia y estábamos en la provincia de Cádiz, creo que no había mejor manera de hacerlo. En lugar de que Anfitrión, el nombre del personaje protagonista, fuera general de las tropas tebanas en su campaña contra los teléboas, lo era en la lucha contra Gibraltarum, en clara alusión a Gibraltar. Y así continuos chistes siempre relacionados con la tierra en la que se estaba representando la obra. Probablemente en la representación que harán en Málaga en septiembre no se referirán a los hippies de los Cañus de Meca (los Caños de Meca es un lugar de la provincia de Cádiz conocido por haber muchas personas que se podrían considerar así) sino a lugares y costumbres de Málaga, no de Cádiz.

Quizá esto no convenciera a algunos asistentes, aunque los rostros reflejaban muchísima diversión. Pero, desde luego, más que ser una adaptación de la obra que produjera rechazo por no serlo en su pureza, realmente captaba en su profunda esencia cómo debe ser una comedia. La capacidad del reparto, su espontaneidad y su profundo respeto a la trama original son, sin lugar a dudas, virtudes admirables.

Escrito por
Álvaro López Franco

Director de 'Descubrir la Historia'. Mi ámbito de especialización es la historia contemporánea y la historia de la comunicación social. Vicedirector del Instituto de Estudios Campogibraltareños, entidad académica que promueve la investigación en el ámbito geográfico del Campo de Gibraltar.

Ver todos los artículos
Publicar un comentario

(Spamcheck Enabled)

Escrito por Álvaro López Franco

Iniciar sesión

Suscríbete al boletín

Lee nuestra revista en papel y accede a todos los contenidos

Divulgación histórica independiente

España (20 €) ‧ UE (40 €) ‧ Digital (12 €)