Divulgación

Las primeras plantas medicinales

Es muy común que cuando hablamos de Prehistoria, sobre todo de la más antigua, pensemos en grupos humanos que viven predominantemente de la caza y la recolección. Ese prototipo de cazadores que dedicaban gran parte de sus esfuerzos a buscar grandes presas con las que abastecer a su tribu, clan o grupo al que pertenecieran.

1273272178514212Evidentemente, la caza fue, junto con la recolección de frutos y la pesca, la gran actividad económica (entendida ésta en términos muy básicos) de los primeros tiempos de la humanidad, teniendo que esperar la agricultura y la ganadería unos cuantos milenios para poder comenzar su andadura. No obstante, recientes estudios han descubierto que mucho antes de la llamada “Revolución de los Productos Secundarios” y de la explotación de la tierra por parte del hombre, ya se empezaban a cultivar determinados productos.

Es el caso, por ejemplo, de la “castañuela” (cyperus rotondus), encontrada en grandes cantidades en el yacimiento de Al Khiday, en Sudán, donde se constata su presencia en épocas previas a la generalización de la agricultura como actividad predominante, y también con posterioridad a ella, de manera que se constituiría como un objeto muy relevante para esta población, algo que llama la atención si tenemos en cuenta que actualmente se considera una mala hierba difícil de erradicar y de escaso valor.

14055350008615Pero cabe preguntarse el porqué de su uso tan recurrente, máxime cuando nos movemos en una época de predominio de la caza. Pues bien, resulta que esta planta es muy beneficiosa para la salud dental, ya que dificulta la aparición de caries, motivo por el cual se han encontrado tantas mandíbulas intactas entre los restos de este yacimiento. Parece ser que, si bien no tenían el cuidado bucal que hoy tenemos, estas poblaciones ya conocían las propiedades de algunos productos y los beneficios que podían aportarle. Sin ir más lejos, se ha descubierto que en esta época ya se utilizaban otras plantas con un fin nutricional y curativo, como la aquilea o la camomila, cuyo uso se ha documentado en yacimientos de nuestro país, como El Sidrón, en la comunidad de Asturias.

Resulta realmente curioso cuántas cosas podemos conocer de nuestros antepasados gracias al estudios de los restos óseos (sobre todo, de los dentales) ya que podemos averiguar desde la dieta que seguían hasta si llevaban a cabo prácticas rituales o cultuales como la antropofagia o canibalismo, o la ingesta de determinados productos con fines simbólicos o religiosos.

Fuente

Tardón, Laura. «La dieta en la Prehistoria». En El Mundo. Disponible en: http://www.elmundo.es/salud/2014/07/17/53c6c35de2704e550b8b45aa.html

Acerca del autor

Miguel Vega Carrasco

Licenciado en Historia y Máster en Historia del Mundo.

2 comentarios

  • Descubrir la Historia, una pag. más que interesante, en muchos casos me resulta reveladora sobre varios temas, excelente, de esta forma es como ami me gusta conocer Historia,. Gracias!!!!

Comentar

(Spamcheck Enabled)