Divulgación

Howard Hughes, una vida por y para los cielos

Tal día como hoy, en 1938, el célebre multimillonario Howard Hughes batía el récord de tiempo en dar la vuelta al mundo, proeza que llevó a cabo en un total de 91 horas a bordo de su “Lockheed Model 14 Super Electra”, una nave dotada de las últimas tecnologías del momento.

the-aviator_650Sin embargo, la vida de este excéntrico y peculiar personaje, llevada al cine hace unos años por Martin Scorsese, nos dejaría otras anécdotas muy interesantes dado su carácter polifacético y emprendedor. En su faceta como director y productor de cine, alcanzó una gran fama gracias a películas como The Racket (1928) o Scarface (1932), sirviendo esta última de inspiración para la famosa versión realizada en los años 80 por Brian de Palma.

No obstante, su verdadera vocación y aquello a lo que dedicó la mayor parte de su esfuerzo y potencial económico sería, sin duda, la aviación. Un campo en el que introduciría grandes innovaciones a través del diseño de aviones de todo tipo, que llevó a cabo gracias a sus conocimientos en ingeniería, y entre cuyos principales resultados podemos destacar el “Hughes H-1” y el hidroavión “Hércules”. Su pasión por surcar los cielos lo llevaría a plantearse retos y desafíos como el que hoy recordamos, que a la postre le sirvieron para obtener un gran reconocimiento y que permitieron que pulverizara importantes récords tanto de velocidad como de distancia recorrida.

Claro que, si tenemos en cuenta su carácter competitivo, sumado al hecho de que la compañía estadounidense “Pan Am” contaba con prácticamente el monopolio de los vuelos transatlánticos, sus aspiraciones no tardarían en chocar y dar lugar a un gran enfrentamiento a nivel legal y político. Enfrentamiento que acabaría con una mayor apertura en este sentido y con la creación de una línea aérea propia llamada “Trans World Airlines”, que se serviría de muchos de los modelos diseñados por el propio Hughes.

640px-Howard_Hughes (1)Toda una vida y una gran suma de dinero dedicada al mundo de la aviación, junto con la gran inversión que realizó en otros muchos negocios le llevaron a convertirse en uno de los hombres más poderosos  de su época, tanto a nivel social como económico, convirtiéndose en el primer “billionaire” o milmillonario, y llegando a obtener una fortuna de, al menos, 2500 millones de dólares.

Un personaje muy controvertido por su carácter maniático y excéntrico, del que se cuenta que padecía una especie de TOC (trastorno obsesivo compulsivo) pero que, pese a todo, contaba con un genio y un talento indiscutibles, cualidades sin las cuales nunca hubiera podido llegar tan lejos y que lo catapultarían a la fama. Para redondear su idilio con la aviación, por casualidades de la vida, su muerte le llegó cuando volaba desde México a Houston, ya muy enfermo (se piensa que puede que ya hubiera fallecido antes de entrar al avión) en 1976. ¿Quién sabe si su último gran vuelo?

 

Acerca del autor

Miguel Vega Carrasco

Licenciado en Historia y Máster en Historia del Mundo.

Comentar

(Spamcheck Enabled)