El Arco del Triunfo cumple años

636px-Paris_July_2011-30Un día como hoy, en 1836, es inaugurado el Arco del Triunfo de París, uno de los más importantes y representativos monumentos de Francia, así como uno de los arcos más famosos del mundo. Una visita ineludible cuando se tiene la oportunidad de visitar la capital francesa, ya que supone un gran testimonio histórico de uno de sus más conocidos y estudiados períodos.

Si buceamos en su historia, vemos que se construcción se debe nada menos que a Napoleón Bonaparte, que ordenó la edificación de un monumento que inmortalizara la victoria militar en la batalla de Austerlitz, en 1805, contra los imperios Austriaco y Ruso. En un intento de lograr el reconocimiento de la labor llevada a cabo por sus tropas, parece ser que les prometió un regreso a casa lo más grandilocuente y fastuoso posible, «bajo arcos triunfales».

Representación escultórica de "El Triunfo"
Representación escultórica de “El Triunfo”

Y, efectivamente, así fue. Aunque bien es cierto que la primera idea del emperador fue la de edificarlo en la plaza de la Bastilla, por todo lo que ella representaba y la carga ideológica y simbólica de que la había dotado el estallido, años atrás, de la Revolución Francesa. Sin embargo, su emplazamiento final no fue otro que el extremo oeste de los Campos Elíseos, donde aún hoy se conserva tal y como lo diseñaron Jean Chalgrin y Jean-Arnaud Raymond, sus principales artífices, que según parece se inspiraron en el arco romano de Tito para su elaboración.

Su fachada está cargada de simbología, como demuestra el hecho de que cada pilar presente una gran estatua con un significado diverso, desde la “resistencia” hasta la “paz”, el “triunfo” o “la marsellesa”. Además, en él se pueden leer los nombres de los principales protagonistas del proceso revolucionario, así como referencias a las principales victorias militares cosechadas por el ejército comandado por Napoleón y los más de 550 generales que entregaron su vida a la gestación y expansión del Imperio francés, que vivía su auge en estos momentos en que se empieza a edificar el monumento.

Pero su historia no acaba aquí, ya que a sus pies descansan los restos del famoso “soldado desconocido”, una tumba en la que se encuentra el cuerpo de un anónimo soldado francés caído durante la I Guerra Mundial y junto a la cual se ubica una llama permanente como recuerdo y homenaje a todas las víctimas de la cruel contienda que agitó Europa y el resto del mundo entre 1914 y 1918. Hoy en día, cada año se llevan a cabo actos conmemorativos el 11 de noviembre, día en que se firmó el armisticio con Alemania.

"La Resistencia"
“La Resistencia”

Bajo esta enorme edificación han desfilado los restos de grandes personajes como el propio Napoleón o el escritor Víctor Hugo, además de protagonizar anécdotas como el paso de Charles Godefroy en avión entre sus pilares, gesta que fue imitada por otros pilotos posteriormente.

Además, desde hace unos años, se ubica en su interior una exposición permanente titulada «Entre guerras y paz», en la que el artista Maurice Benayoun y el arquitecto Christophe Girault tratan de ofrecer un análisis del monumento, contemplando su relevancia, significado y simbolismo a lo largo del tiempo hasta llegar a nuestros días.

Escrito por
Miguel Vega Carrasco

Licenciado en Historia y Máster en Historia del Mundo.

Ver todos los artículos
Publicar un comentario

(Spamcheck Enabled)

Escrito por Miguel Vega Carrasco

Iniciar sesión

Suscríbete al boletín

Lee nuestra revista en papel y accede a todos los contenidos

Divulgación histórica independiente

España (20 €) ‧ UE (40 €) ‧ Digital (12 €)