Inicio Divulgación Conquistas y reconquistas de Menorca

Conquistas y reconquistas de Menorca

Con la firma del Tratado de Utrecht en 1713 se reconocía de manera oficial la soberanía británica de Menorca, territorio que fue moneda de cambio sujeto a los intereses de las grandes potencias.

Menorca es una de las islas del archipiélago balear, situado al este de la Península Ibérica. La Historia de esta isla ha estado marcada por las continuas conquistas, ya que se la disputaron diferentes pueblos y civilizaciones desde tiempos remotos, aunque en gran medida ha estado vinculada al devenir del resto de la Historia peninsular. En 1287 la Corona de Aragón conquista Menorca a los musulmanes.

Menorca: en el extremo oriental Mahón, y en el occidental Ciudadela.
Menorca: en el extremo oriental está Mahón (capital durante el dominio británic) y en el occidental Ciudadela (antigua capital).

Sin embargo, de uno de los acontecimientos más interesantes de Menorca fue la conquista y posterior dominio británico en la isla. En la Guerra de Sucesión Española, Reino Unido no solo conquistó Gibraltar (1704), sino también Menorca en 1708. Más tarde, con la firma del Tratado de Utrecht (1713) se reconocía de manera oficial la soberanía británica de ese territorio. Durante esos años de ocupación, la isla aumentó de población, se hicieron cambios agrícolas además de que aumentó la seguridad de los menorquines porque la guarnición británica acabó con las incursiones de piratas del norte de África.

Este artículo se titula conquista y reconquista. Esto es porque la isla, bajo dominio inglés, tuvo dos interrupciones antes de volver definitivamente a la soberanía española. La primera fue una ocupación francesa entre 1756 y 1763 en el contexto de la Guerra de los Siete Años que enfrentó, entre otros, a ingleses y franceses. La segunda fue una ocupación española entre 1782 y 1797, cuando una flota francoespañola consiguió recuperar la isla tras un asedio de seis meses, que se produjo aprovechando que Reino Unido estaba inmerso en la Guerra de la Independencia de sus colonias norteamericanas. Sin embargo los ingleses volvieron a conquistar Menorca en el contexto de las guerras contra la Francia revolucionaria para, finalmente, volver a soberanía española oficialmente en 1802 con el Tratado de Amiens.

Con este breve resumen de las conquistas y reconquistas de Menorca durante el siglo XVIII podemos concluir que los territorios en aquellos años eran monedas de cambio o estaban sujetos a los intereses de grandes potencias. Los años de soberanía inglesa fueron beneficiosos para los habitantes de la isla, que vieron cómo se les permitía la libertad religiosa, se les daba protección, además de que se introdujeron importantes reformas que impulsaron su economía. En ese sentido, el regreso en 1802 a soberanía española fue, en algunos términos, un retroceso para ellos: se retornó al castellano como lengua oficial (lo había sido el catalán), la isla se administraba de manera centralista desde Palma de Mallorca y se suprimió la libertad de comercio. También, al desaparecer la influyente marina inglesa, volvieron los piratas a hostigar a unos habitantes que, creemos, solo querían vivir tranquilos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

(Spamcheck Enabled)