Inicio Divulgación La historia del juego de pelota

La historia del juego de pelota


Estos últimos días están marcados por comienzo inminente del mundial de fútbol, uno de los grandes acontecimientos deportivos de nuestro tiempo, que cada cuatro años moviliza a gran parte de la población y cuyo éxito se extiende a casi todos los rincones del planeta. Sin embargo, ¿se trata del primer gran evento de la Historia en el que el protagonista es un balón? En absoluto. De hecho, podemos decir que éste es un deporte relativamente joven, al menos si tenemos en cuenta que los juegos y competiciones basados en el uso de la pelota se remontan casi a los inicios de la civilización.

Efectivamente, en la antigua China ya se practicaba hacia el siglo III a.C. el cuju, un juego en el que dos equipos competían por introducir el esférico, generalmente de cuero, en una red de unos diez metros de altura. Posteriormente, en Japón, allá por el siglo VI d.C., tenemos constancia del kemari, una especie de adaptación del primero aunque con ligeras variaciones en la indumentaria, reglas y otros detalles.

En esta estela se puede apreciar cómo vestía un jugador del "juego de pelota"
En esta estela se puede apreciar cómo vestía un jugador del “juego de pelota”

Sin embargo, podríamos decir que la práctica más antigua de un juego de pelota se da precisamente en la América precolombina, donde se encuentran restos que apuntan a su existencia hacia el 1400 a. C. Se trata del conocido como juego de pelota mesoamericano, aunque si lo analizamos en profundidad, este término puede resultar, a primera vista, un tanto engañoso. En primer lugar, porque tenía un carácter más bien ritual y religioso, aunque también se podía utilizar como medio para resolver diferentes pleitos y disputas de relevancia para el pueblo. Pero sobre todo, porque en numerosas ocasiones, la derrota en la cancha podía conllevar la pérdida de la vida en un sacrificio, de manera que lo que había en juego poco tiene que ver con las polémicas primas económicas de las que tanto se están hablando últimamente con respecto al mundial de fútbol.

Este aro de piedra se encuentra en Chichén Itzá
Este aro de piedra se encuentra en Chichén Itzá

Pero adentrémonos un poco más en esta práctica ritual, que nos muestra cómo aquello de golpear un balón no es algo nuevo, sino que su existencia se remonta a tiempos inmemoriales, aunque con un significado muy diferente, como podemos comprobar. En cualquier caso, si sabemos algo de su reglamento o de cómo se practicaba, es gracias a la existencia de un juego más moderno, que actualmente se practica en algunas regiones de México y Guatemala, como es el ulama, cuyo objetivo principal es el de mantener la pelota en juego utilizando únicamente la cadera, aunque también se pueden utilizar codos y rodillas según la versión. Sin embargo, uno de los rasgos principales de este juego de pelota era la presencia de un arco de piedra por el que introducir el esférico y que permitiría la victoria de manera automática.

De esta manera, se reunían dos equipos en la cancha en una dura pugna por ganarse el favor de los dioses y ser reconocidos como miembros de renombre en la sociedad, y por evitar una derrota que le conllevase la deshonra, la humillación y la muerte. En muchos casos, se podía recurrir a esta práctica para solucionar problemas personales o individuales, de manera que la disputa por un trozo de tierra cultivable podía ser argumento para que los pueblos mesoamericanos se reuniesen para contemplar este peculiar espectáculo, aunque también se podían celebrar por puro afán de diversión, como evento con el que unir y entretener a la sociedad.

Esta cancha en Monte Albán es una de las más importantes encontradas al respecto.
Esta cancha en Monte Albán es una de las más importantes encontradas hasta la fecha.

El juego de pelota, que dista mucho de lo que actualmente entendemos por deportes de equipo, supone una práctica muy interesante para conocer la vida cotidiana y los rituales de determinados pueblos precolombinos, así como el uso tan antiguo de la pelota como elemento lúdico, que se remonta a muchísimo tiempo antes de la invención del fútbol y el baloncesto. Además, ha dejado una huella arqueológica más que notable, con la presencia de numerosas canchas a lo largo de toda América, donde se han podido encontrar numerosos restos e importante información al respecto.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

(Spamcheck Enabled)