Reseñas

Historia breve de Andalucía

Historia breve de AndalucíaLa historia de los pueblos nunca es breve, ni sencilla. Es difícil de recopilar, aunque hay obras magistrales que lo logran. Quizá sea tan complicado porque la ciencia funciona a la inversa: pequeñas aportaciones van sumándose a otras y, así, se va completando un rompecabezas. De todo esto sabe mucho Rafael Sánchez Mantero, ya que es catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Sevilla desde el año 1983. También por eso es de agradecer que un conocedor de la historia que ha realizado tantas aportaciones de calidad a la ciencia histórica haya escrito Historia breve de Andalucía (Sílex, 2001). Es una obra divulgativa de gran calidad y concreción que permite a los lectores, sea cual sea su grado de conocimiento en la materia, conocer la historia de Andalucía con garantías de credibilidad.

Esta obra debe ser entendida como una aportación general al conocimiento de Andalucía, ya que “el origen y la formación de un pueblo como el andaluz, cuyo nacimiento puede situarse a la más remota antigüedad y cuya evolución y desarrollo se ha realizado con las sucesivas aportaciones de hombres y mujeres muy diversos, requeriría de un número de páginas mucho mayor”, en palabras de la contraportada del libro.

Comienza con una ubicación espacio-temporal de Andalucía para, después, ir directamente a las primeras civilizaciones con referencias a los primeros pobladores humanos de Andalucía. En ese capítulo hay espacio para Tartesos, fnicios, griegos, iberos y cartagineses.

A ello le sigue un capítulo que comparten la Andalucía romana y visigoda. En él se explica la llegada de los primeros romanos a Andalucía a finales del siglo III a.C. a consecuencia de la Segunda Guerra Púnica. La península se organizó administrativamente en dos provincias: Hispania Ulterior (la más alejada de Roma) y la más próxima Hispania Citerior. Más tarde, Hispania Ulterior se dividió, a su vez, en dos provincias: Lusitania con capital en Emerita Augusta (Mérida) y la Bética con capital en Corduba (Córdoba). Esta última se corresponde prácticamente con todo el territorio andaluz.

La complejidad de la decadencia de Roma se resuelve en el libro con sencillez para facilitar la comprensión de la presencia visigoda. Esta fue seguida por la invasión musulmana de la península en el siglo VIII. Aunque al-Ándalus era la denominación que dieron a todo el territorio conquistado en la península, ese es el origen de la palabra Andalucía. También lo es de otras muchas, ya que la influencia de ocho siglos de dominación musulmana se han dejado ntar en muchas facetas de la cultura andaluza, tal y como señala Sánchez Mantero.

Tas un capítulo dedicado exclusivamente a sintetizar las características y diferentes organizaciones de ese periodo tan significativo de la historia de Andalucía, deja paso a la Reconquista, donde explica la configuración de los reinos cristianos y la conquista hacia el sur de los territorios de al-Ándalus. Hasta la unificación de las coronas de Castilla y Aragón y la conquista del Reino de Granada en 1492.

Mezquita-Catedral de Córdoba (Wikimedia)

Mezquita-Catedral de Córdoba (Wikimedia)

Entonces llega el momento de la España de los Austrias y la influencia de esta dinastía en la organización estamental de la sociedad andaluza. Además de, por supuesto, la importancia que comenzó a tener Andalucía debido a los intercambios comerciales con la recién descubierta América, cuyo epicentro estuvo en Sevilla y, más tarde, en Cádiz.

El repaso a la Historia de Andalucía en la Edad Moderna y Contemporánea no se deja atrás ningún acontecimiento importante. Describe las diferentes circunstancias que atravesó la agricultura y el reparto de la tierra. Sánchez Mantero da mucha importancia a explicar el desarrollo económico, el peso de la nobleza que tanto ha caracterizado a la región, las reformas administrativas y las artes y las letras.

Los dos últimos capítulos del libro están dedicados al liberalismo y la Andalucía del siglo XX, respectivamente. Incide en la falta de sensibilidad que el régimen de la Restauración mostró hacia, lo que llama, la cuestión social, lo que generó numerosas protestas obreras entre 1918 y 1920. También presta atención al andalucismo, con la figura de Blas Infante como teórico.

El apartado de la Guerra Civil deja ver que constituyó una auténtica tragedia para los andaluces, no tanto en la propia contienda, sino en la posguerra. Dedica algunas páginas a la creación de movimientos opositores al franquismo en Andalucía y al centralismo del régimen, lo que hacía perder los valores nacionalistas de Blas Infante.

En conclusión se trata de una obra muy recomendable, donde cualquier lector encontrará información rigurosa y de gran interés. Incluso para los estudiosos o investigadores, a quienes viene bien alejarse un poco del foco de su trabajo para obtener una perspectiva amplia como la que desarrolla Sánchez Mantero en Historia breve de Andalucía.


Editorial: Sílex

Título: Historia breve de Andalucía

Autor: Rafael Sánchez Mantero

Enlace: http://www.silexediciones.com/es/197-historia-breve-de-andalucia-9788477370963.html

Acerca del autor

Álvaro López Franco

Editor y director de Descubrir la Historia. Periodista. Doctorando en la Universidad de Málaga. Investigo sobre Historia de la Comunicación Social e Historia Contemporánea.

Comentar

(Spamcheck Enabled)