‘Born in the USA’, el controvertido himno del pueblo norteamericano

Corría el año 1984 cuando Bruce Springsteen, una de las más grandes y representativas figuras de la música estadounidense, publicaba su álbum “Born in the USA”, cuyo single homónimo se convertiría en todo un himno del pueblo norteamericano y sería considerada la canción más representativa del espíritu estadounidense.

Una canción que serviría para retratar el carácter y la forma de vida de todo un pueblo y de una sociedad. Sin embargo, cabe preguntarse ¿cuál exactamente? Y es que parece ser que el mensaje que Springsteen quiso transmitir con su canción no fue correctamente interpretado por todos.

2014-06-03-albumcovertspringsteenSi bien es cierto que sus más fieles seguidores supieron captar esa denuncia social que planteaban las estrofas de “Born in the USA”, muchos otros sectores llevaron a cabo una interpretación sensiblemente diferente. Quizás por la portada del álbum, en la que se ve a “The Boss” de espaldas con la bandera estadounidense de fondo y vestido con vaqueros, o el propio título de la canción, llevó a muchos a interpretarla como una exaltación de los valores patrióticos norteamericanos. Hasta tal punto que el Partido Republicano la tomó como himno en la campaña en la reelección del presidente Reagan.

Cartel del Reagan y el Partido Republicano
Cartel del Reagan y el Partido Republicano

Pero no tenemos más que echar un vistazo a su letra para ver cómo los valores e ideas que trata de expresar Bruce Springsteen eran muy diferentes, y poco tenían que ver con el fervor patriótico. Al contrario, se trataba de una crítica a la política llevada a cabo por el gobierno estadounidense, con referencias a conflictos como la Guerra de Vietnam, y sobre todo, una reivindicación del pueblo estadounidense, del ciudadano de a pie, luchador, sencillo y con sus tragedias personales. Un reflejo de la miseria de gran parte de su pueblo y de la sociedad, que fue malinterpretado por algunos pero cuyo mensaje queda bien claro en las líneas escritas por el mítico “The Boss”, quien desde un primer momento mostró su rechazo ante la idea de patrocinar con su canción la causa política a la que muchos la atribuyeron.

Born down in a dead man’s town
The first kick I took was
When I hit the ground
You end up like a dog
That’s been beat too much
Till you spend half your life
Just covering up

Born in the USA
I was born in the USA
I was born in the USA
Born in the USA

Got in a little hometown jam
So they put a rifle in my hand
Sent me off to a foreign land
To go and kill the yellow man

Born in the USA
I was born in the USA
I was born in the USA
I was born in the USA
Born in the USA

Come back home to the refinery
Hiring man says
“Son if it was up to me”
Went down to see my V.A. man
He said “Son, don’t you understand”

I had a brother at Khe Sahn
Fighting off the Viet Cong
They’re still there,
He’s all gone

He had a woman he loved in Saigon
I got a picture of him in her arms now

Down in the shadow of the penitentiary
Out by the gas fires of the refinery
I’m ten years burning down the road
Nowhere to run ain’t got nowhere to go

Born in the USA
I was born in the USA
Born in the USA
I’m a long gone Daddy in the USA
Born in the USA
Born in the USA
Born in the USA
I’m a cool rocking Daddy in the USA”

Hoy, 30 años después, rescatamos esta pieza musical considerada una de las más influyentes e icónicas del siglo pasado, y cuya controvertida historia no deja de resultar interesante e ilustrativa sobre cómo la música, el arte y la cultura en general pueden constituirse como importantes armas políticas, pero también de reivindicación social.

https://www.youtube.com/watch?v=EPhWR4d3FJQ

Escrito por
Miguel Vega Carrasco

Licenciado en Historia y Máster en Historia del Mundo.

Ver todos los artículos
Publicar un comentario

(Spamcheck Enabled)

Escrito por Miguel Vega Carrasco

Iniciar sesión

Suscríbete al boletín

Lee nuestra revista en papel y accede a todos los contenidos

Divulgación histórica independiente

España (20 €) ‧ UE (40 €) ‧ Digital (12 €)