Tajo de Ronda
Tajo de Ronda

Ronda: historia y belleza

Muchas veces la historia y su conocimiento están más cerca de nosotros de lo que solemos creer. En todas partes, si miramos con interés y curiosidad, podemos encontrar rastros y restos de la historia. En mi caso, siempre que visito un nuevo lugar trato de imaginar cómo sería en otras épocas, cómo vivían sus habitantes y qué cosas sucedieron allí.

No hace falta que sean lugares con mucha historia como las capitales de los países. En cualquier parte se puede sentir esa emoción maravillosa de pisar el mismo suelo que otras culturas y personas de otros tiempos.

Tajo de Ronda
Tajo de Ronda

Esta reflexión me ha acompañado hace poco con ocasión de un breve, pero intenso, viaje a Ronda (Málaga). Esta ciudad destaca por el Tajo, ese espléndido desfiladero natural que impresiona a todos los visitantes. Sobre el Tajo de Ronda se ubica el Puente Nuevo (construido entre 1759 y 1793), el monumento más emblemático de la ciudad, que une la zona histórica y moderna de la ciudad. La garganta de 100 metros de altura excavada por el río Guadalevín provoca más de un suspiro y vértigo entre los que padecen acrofobia.

Esta ciudad es mucho más que barrancos. Su historia es fascinante. Ya en el Neolítico había asentamientos humanos en los alrededores de la ciudad actual. Una buena prueba son las pinturas rupestres de la cercana Cueva de la Pileta. El origen de Ronda está en el asentamiento celta de Arunda, creado en el siglo VI a.C. Los fenicios también se instalaron cerca en la aldea bautizada como Acinipo donde, más tarde, en época romana, se construyó el teatro que actualmente presenta un buen estado de conservación.

En el año 713, tras la invasión musulmana de la península, se produjo la rendición de la actual Ronda, que empezó a llamarse Izn-Rand Onda. Cuando se desvanece el Califato de Córdoba se creó la taifa independiente de Ronda. En ese periodo se construye la mayor parte del patrimonio monumental del casco antiguo de la ciudad.

Ronda sufrió especialmente la invasión napoleónica de la península y la Guerra de la Independencia. En ese momento se redujo la población de la ciudad por la organización de las guerrillas, lo que dio origen al bandolerismo, cuyas leyendas ya habían empezado a desarrollarse desde el siglo XVIII. De todos modos los bandoleros no solo existieron durante la guerra, sino que tras esta, y ante la falta de recursos, muchas personas tuvieron que dedicarse a asaltar en los caminos o al contrabando, sobre todo, de productos procedentes de Gibraltar.

En la ciudad existe un espacio dedicado a los escritores románticos que visitaron Ronda. En él hay algunos fragmentos de sus obras que hablan de la ciudad. Estos escritores quedaron fascinados con las peculiaridades de Ronda y su serranía, lo que ayudó a la exportación de las costumbres y la magia de la ciudad a los lectores de todo el mundo.

Este breve repaso de la historia de Ronda es, en realidad, un halago a su belleza, particularidad e historia. Para quien no la conozca, es una visita más que recomendable y obligada de Andalucía.

Escrito por
Álvaro López Franco

Director de 'Descubrir la Historia'. Mi ámbito de especialización es la historia contemporánea y la historia de la comunicación social. Vicedirector del Instituto de Estudios Campogibraltareños, entidad académica que promueve la investigación en el ámbito geográfico del Campo de Gibraltar.

Ver todos los artículos
Publicar un comentario

(Spamcheck Enabled)

Escrito por Álvaro López Franco

Iniciar sesión

Suscríbete al boletín

Lee nuestra revista en papel y accede a todos los contenidos

Divulgación histórica independiente

España (20 €) ‧ UE (40 €) ‧ Digital (12 €)