Divulgación

Para los amantes de la cerveza: la Ley de la pureza de 1516

Cerveza casera

Cerveza casera

Hoy hablamos de un tema que será conocimiento útil para los amantes de la cerveza: la Ley de la pureza de 1516 (Reinheitsgebot en alemán) decretada por el duque bávaro Guillermo IV un día como hoy de hace 498 años. Con esa regulación se ponía fin a la experimentación en la elaboración de la cerveza y se disponían los tres ingredientes que debía tener cualquier bebida que quisiera tener tal consideración. Esos ingredientes eran agua, malta de cebada y lúpulo.

La levadura aún no se conocía, y por eso no aparece entre esos ingredientes. Pero los cerveceros solían utilizar el sedimento de una fermentación anterior para agregarlo a una nueva. También ponían vasijas y en el proceso aparecía la levadura de manera natural. En el siglo XIX Louis Pasteur descubrió que ciertas levaduras eran las responsables del proceso de fermentación y por eso se agregó a los ingredientes.

Esta ley es la regulación sobre alimentos más antigua de la historia, pero no tenía como principales objetivos hacer una bebida más saludable o beneficiar a los consumidores de la misma. Había otros dos factores que influyeron en su promulgación.

Plantación de cebada

Plantación de cebada

En primer lugar había un interés personal y económico de Guillermo IV en ello. Él tenía el monopolio de la producción de cebada, y con esta ley impedía el uso de otros cereales. Con ello aumentaron sus beneficios por el incremento de las ventas y la subida de precio que experimentó la cebada al no existir competencia de otros cereales.

En segundo lugar los otros cereales con los que se elaboraba la cerveza, el trigo y el centeno, eran mejores para elaborar pan. Si los cerveceros controlaban la producción de trigo y centeno para elaborar la cerveza podían aumentar los precios del pan y, además, bajar la calidad del pan, un producto de primera necesidad.

Esta ley estuvo en vigor hasta 1986, cuando en Alemania se adoptaron las nuevas normativas de la Unión Europea.

Fuentes

Acerca del autor

Álvaro López Franco

Editor y director de Descubrir la Historia. Periodista. Doctorando en la Universidad de Málaga. Investigo sobre Historia de la Comunicación Social e Historia Contemporánea.

Comentar

(Spamcheck Enabled)