¿Una crisis sin precedentes?

Navegando por Internet hemos encontrado un artículo realmente interesante en el periódico Vozpópuli, en el que se habla de la crisis actual para matizar la creencia habitual de que se trata de una situación sin precedentes. Su argumento principal es que no sólo se han producido diferentes tipos de crisis en nuestro país a lo largo de su Historia, sino que algunas de ellas guardan muchos paralelismos y se asemejan bastante a la situación que vivimos hoy día.

De manera más concreta, habla de la crisis que se produjo en el siglo XIX, durante el periodo de reinado isabelino, en torno a 1860. Se trataba de una crisis económica y bancaria, con una fuerte caída del PIB y una quiebra del sistema bancario, algo que, desde luego, nos puede recordar mucho a la situación actual, y es por ello que el propio BCE ha decidido analizar este episodio en profundidad a fin de hacer ver que España ya ha sufrido reveses económicos de este tipo y que ha podido superarlos. Realmente, se trata de una visión optimista, una manera de intentar quitar un poco de hierro al asunto, para hacer ver que se puede salir de la crisis y que de hecho, se consiguió salir.

Los paralelismos son bastante significativos. Por ejemplo, en aquel momento también hubo un gran banco que quebró, dando lugar al efecto dominó, como era el caso de Overend, Gurney and Co., lo que podríamos llamar el “Lehman Brothers” de la época. También se señala la existencia de una actividad especulativa en los años anteriores, aunque el lugar del ladrillo lo ocuparían los proyectos ferroviarios, además de numerosos casos de corrupción.

Por otra parte, la mayor sociedad de crédito de España en aquellos momentos era  la Compañía General de Crédito, cuya inversión principal se producía en el sector ferroviario, y cuya quiebra produciría una reacción en cadena entre los distintos bancos de ámbito nacional, dando lugar a una caída del sistema bancario español

imagenY en cuanto a la solución que se daría, no sería otra que la intervención del banco central, ya que España se negaría a pedir préstamos al Banco de Inglaterra. De esta manera, se aumentó la emisión de fondos y se acudió al mercado internacional, además de emitir deuda con la que atraer capital de otros países.Y aquí es probablemente donde se encuentran las mayores diferencias con la actualidad, por la ausencia de un banco central propio y la reticencia del BCE a financiar operaciones, si bien se resalta la importancia de conocer la existencia y la actuación que se tomó frente a esta crisis para tomar ejemplo o al menos aprender de cara a la situación actual. Ese último capítulo es el que todavía no tiene paralelismo en el siglo XXI. Sin un banco central propio y con un BCE reticente a financiar operaciones, el calco de las situaciones puede no ser exacto.

No se trata de un artículo riguroso y estrictamente histórico, pero sí que puede resultar bastante útil para comprender una realidad como la actual y ponerla en comparación con momentos similares del pasado, de los que en muchas ocasiones se puede aprender.

Fuente: http://vozpopuli.com/actualidad/27788-espana-tiene-un-precedente-para-esta-crisis-sin-precedentes-ya-vivio-la-misma-situacion-en-1860

Escrito por
Miguel Vega Carrasco

Licenciado en Historia y Máster en Historia del Mundo.

Ver todos los artículos
Publicar un comentario

(Spamcheck Enabled)

Escrito por Miguel Vega Carrasco

Iniciar sesión

Suscríbete al boletín

Lee nuestra revista en papel y accede a todos los contenidos

Divulgación histórica independiente

España (20 €) ‧ UE (40 €) ‧ Digital (12 €)