Suárez, in memoriam

En estos días resulta ineludible una mención especial hacia una figura histórica que jugó un papel fundamental en la historia reciente de nuestro país.

Adolfo_Suárez_GonzálezAdolfo Suárez, primer presidente de la democracia y uno de los principales artífices del proceso político de la Transición, nos dejó recientemente,víctima de una  prolongada y dura enfermedad, pero queda para el recuerdo y la historia una intensa actividad política y una gran relevancia como personalidad histórica, que sin duda albergaría no poca controversia. El hecho de que se trate de un proceso tan reciente y sobre el que aún queda mucho que investigar y escribir, además del contexto tan complejo en el que llevó a cabo su labor, hacen que la obra de este político haya sido tan criticada como ensalzada, si bien es cierto que en su tiempo fue más frecuente la primera opción, y que con el tiempo se han reconocido sus méritos. Y es que no debemos olvidar que, pese a que comenzó su carrera política dentro del régimen franquista, también sería uno de los principales encargados de reformar el sistema desde dentro, de dar un cambio de rumbo político al país tras la muerte del dictador.

Aquí es donde surgen la mayoría de disputas y enfrentamientos en torno a su actuación, ya que hay quienes los consideran un tanto ventajista y plantean que su política reformista, así como su intento de conducir el tránsito hacia la democracia de una manera más moderada , responden al hecho de que no le quedaba otra opción, que veía cómo el barco se hundía y debía abandonarlo poco a poco, dando lugar a un cambio que sólo se llevaría a cabo porque las circunstancias lo obligaban. Por otra parte, también hay opiniones que sitúan su línea de actuación como un intento de mediación y moderación en un momento en que parecía que todo podría saltar por los aires en cualquier momento, que la tensión social consecuencia de 40 años de dictadura y represión hacía muy posible el estallido de importantes enfrentamientos. Y para ello, Suárez no vería otro camino que el del diálogo y la mediación, como medio para evitar el resurgimiento de la eterna pugna entre las “dos Españas”, que tan funestas consecuencias había tenido.

En este artículo, no pretendemos abrir el debate ni crear polémica, por lo que nos gustaría quedarnos con lo que verdaderamente importa para la Historia, como es el papel jugado por éste y la importancia y relevancia de su obra en la configuración del sistema político actual, con el que cada uno puede estar más o menos en consonancia.

Las medidas adoptadas por Suárez y su gobierno, buscaron ante todo asegurar un tránsito lo más pacífico posible hacia el sistema democrático, tratando de apaciguar los ánimos de grupos sociales, políticos e ideológicos muy diversos y enfrentados. Y, como suele suceder en estos casos, el hecho de no estar completamente de acuerdo con todos y cada uno de ellos, sino más bien intentar que cedieran un poco en beneficio del común, le valdría el rechazo y la enemistad de la mayor parte de ellos. Era el precio a pagar si quería llevar a buen puerto su objetivo, y fue de hecho lo que acabaría ocurriendo, cuando en 1981 proclama su dimisión, fruto del desgaste político al que había sido sometido, pero que finalmente conseguiría encauzar la política española hacia un sistema más democrático y participativo, dejando atrás de manera definitiva el largo reinado del poder dictatorial franquista.

D. E. P.

Escrito por
Miguel Vega Carrasco

Licenciado en Historia y Máster en Historia del Mundo.

Ver todos los artículos
Publicar un comentario

(Spamcheck Enabled)

Escrito por Miguel Vega Carrasco

Iniciar sesión

Suscríbete al boletín