El Carnaval veneciano es, sin duda, uno de los más famosos del mundo.

La gran fiesta pagana

En estos días en que volvemos a guardar el disfraz hasta nuevo aviso y se pone fin a la fiesta pagana por excelencia, sería interesante echar un vistazo al origen de una festividad con un largo recorrido histórico y cuyo origen se remonta prácticamente a la Antigüedad Clásica, de manera que su propio nombre podría derivar del latín. Carnaval proviene de carnevale, palabra italiana derivada de la expresión carnem levare (algo así como “guardar” o “quitar” la carne), que hace referencia a la prohibición de consumir carne durante el período posterior a éste cuando se da paso a la Cuaresma.

Aunque es cierto que en castellano teníamos otras expresiones para nombrar a esta fiesta, como “carnal” o “carnestoladas”, de lo que nos puede dar testimonio algún pasaje del Quijote o algunas de nuestras obras literarias, si bien con el paso del tiempo fue sustituida por el vocablo italiano, que se acabó generalizando.

El Carnaval veneciano es, sin duda, uno de los más famosos del mundo.
El Carnaval veneciano es, sin duda, uno de los más famosos del mundo.

Pero, ¿cuál es el origen de esta celebración y cómo ha ido evolucionando con el tiempo? Podríamos rastrear sus primeras manifestaciones en la antigua Roma, donde se celebrarían las Saturnales y otras fiestas en honor a dioses como Baco, de carácter orgiástico y desenfrenado, así como con un cierto componente agrícola, que tendrían mucho arraigo y que se mantendrían en el tiempo por su gran aceptación entre el pueblo.

Y es que ya en plena Edad Media, cuando la Iglesia se alzó con una posición social privilegiada y se hizo con el control del calendario y sus festividades, aún tuvo que otorgarse una pequeña concesión al paganismo con la celebración del carnaval, un periodo que contrastaría radicalmente con el tono sacro y religioso del resto de celebraciones. Aunque sólo fuera una vez al año, se subvertía el orden social, se dejaba a un lado por momentos el orden establecido y se admitirían las críticas, sátiras y burlas de personajes públicos y políticos importantes que el resto del año eran venerados y respetados bajo pena de graves represalias. Sin embargo, por una vez se rompe con la dinámica y la rutina habitual para dar lugar a un espacio en el que volcar todas las críticas y en el que permitir la libre expresión de las pasiones, deseos y sentimientos reprimidos por los ciudadanos.

Se trataba de una fiesta de raíces paganas y, como tal, no podían faltar los sacrificios animales o el vino y otras bebidas alcohólicas a raudales, así como los grandes festines, cuyo auge se producía justo antes de dar paso al periodo de Cuaresma.

Pero para profundizar en el tema, recomendamos además la lectura del siguiente artículo de National Geographic Historia: http://www.nationalgeographic.com.es/articulo/historia/actualidad/9018/los_origenes_del_carnaval.html

Escrito por
Miguel Vega Carrasco

Licenciado en Historia y Máster en Historia del Mundo.

Ver todos los artículos
Publicar un comentario

(Spamcheck Enabled)

Escrito por Miguel Vega Carrasco

Iniciar sesión

Suscríbete al boletín

Lee nuestra revista en papel y accede a todos los contenidos

Divulgación histórica independiente

España (20 €) ‧ UE (40 €) ‧ Digital (12 €)